jueves, 14 de febrero de 2013

El debate sucesorio

O váyase, señor Rajoy, que ya empieza a escucharse. Bueno, ayer mismo Rubalcaba lo esgrimió en la sesión de control de los miércoles en el Congreso de los Diputados. Lo malo, para unos, y lo bueno, para otros, es que Alfredo no va sobrado. Y Mariano lo tiene demasiado fácil. Pero no quiero volver sobre los pasos de ayer. Me apropio de la expresión del que preside el cotarro en la Carrera de San Jerónimo y transcribo: “Procedan a su expulsión, coño”. De un lado y del otro, a ser posible.
Circula desde hace un tiempo un correo electrónico en el que se citan los ‘coños’ más famosos. Pues a este paso tendremos que inventar uno dedicado especialmente a lo que acontece en el Palacio de las Cortes. Y basta con remontarse a cuando Tejero entró con otros verdes uniformados. Chiquita tropa. Y en estos treinta y dos años, un extenso muestrario.
Pero no iban los tiros por ahí. No creo que los populares se hallen en condiciones para plantear el cambio de su presidente. Que no solo cobra pluses electorales sino que se permite el lujo de reconocer que ha incumplido su programa para hacer lo que tenía que hacer (consigna que cada mañana reza al levantarse –católico o no– durante al menos cuarenta y cinco minutos), sin despeinarse apenas.
Tampoco me apetece escribir de los aprovechados que pretenden sacar tajada de la desgracia habida con esa candidata a Reina del Carnaval santacrucero que sigue en Sevilla ingresada. Son cada vez más los que se suben al carro para poner de manifiesto todas las anomalías que no vieron antes del trágico accidente. Como la denuncia de un pasajero del Thomson Majesty, que debió echar más polvos de la cuenta el pasado lunes, quien denuncia que ese mismo bote (el que cayó al agua causando varios muertos y heridos) ya había dado serios problemas en otro simulacro. Como la gente huela dinero, aquí no se libra ni la madre que los parió. Sospecha y larga que algo queda.
La dimisión de Benedicto ha sido el bálsamo para que los populares llenaran El Vaticano de enviados especiales (televisivos) y soslayar desahucios, suicidios, papeles, fotocopias, comparecencias… Menudo cachondeo, verbigracia, con la admisión a trámite de la ILP. Otro botón más que me ratifica en que lo de Bárcenas es completamente veraz, en su totalidad, y no salvo en alguna cosa.
Volviendo a lo del Papa. Ya le han encontrado sucesores a porrillo. Un negro con moretón (por lo de cardenal), un sudamericano y hasta el propio Pepe Benavente (rebautizado Benavente XXVII; yo hubiese preferido Benavente XX). Por mí, como si quieren ascender a Rouco Varela.
La hospitalización de Isaac Valencia, quien sufrió un desvanecimiento la pasada semana, ha disparado, asimismo, todo tipo de conjeturas. Algún mal intencionado medio sentencia que ya Linares ejerce de alcalde accidental. Por supuesto, qué otra cosa podría esperarse en una situación como esta. ¿O no es Francisco el primer teniente de alcalde? ¿Van a nombrar a Eduardo? Al que hace tiempo que no veo, por cierto.
Y emito mi opinión al respecto. Entiendo que la ocasión es bastante propicia para que Isaac vaya pensando en disfrutar de la jubilación y no esperar a que los nietos se le vayan de las manos. Le cursé la invitación para realizar un viaje con Mundo Senior. Ya abrió sus puertas la universidad en La Villa y ahora toca dejar paso. Espero que los médicos le hagan ver que ha llegado el momento de echarle horas a la familia y a otros menesteres más caseros.
Me llevas once años justamente y si ya he entrado en el cuarto curso que no aparezco por el instituto, a qué demonios estás esperando. Me dijiste en varias ocasiones que tenía que haber seguido (me refiero a la política), a pesar de que militábamos en formaciones diferentes (los supuestos míos… otro día te lo cuento) y maldito caso que te hice (y bastante que me alegro). Así que, aunque sea para sentar un precedente, sigue mis ‘sabios’ consejos. No ves que de no ser así, el día que tú te retires ya Paco y Juan van a ser viejos también.
Bueno, como dentro de bien poco presentaremos un libro por esos lares (no, yo colaboro solamente), me imagino que podré saludarte y si todavía no has dado el paso, te lo recordaré. Hasta entonces.
Y a ustedes, hasta mañana. Esperen un fisquito: ya se habrán enterado de que en SJR bajó el paro. Chiquitos livianos.