miércoles, 30 de noviembre de 2011

Un viejo acontecer

La pasada semana, tras la presentación de un libro en el Salón de Plenos del ayuntamiento realejero, estuve hablando un rato con varias personas. A una de ellas, José Hernández, conocedor de la vida de monaguillos y sacristanes, y coleccionista de programas de fiestas, le comentaba que volviera a repasar la salutación del correspondiente a las Fiestas de Mayo de nuestro pueblo allá por el año de 1987. Y es que, ahora te lo cuento, fue copiada íntegramente años más tarde por el de Arafo. Ello dio lugar a un escrito de un servidor que el entonces periódico en el que colaboraba (El Día) no quiso publicar. Y como su editor-director estuvo también presente en el acto que dejo al principio reseñado, pues me acordé, qué quieres que te diga o escriba.
Este fue aquel escrito:
«El alcalde de Arafo me ha copiado
Un día del pasado mes de agosto, al observar los diferentes periódicos de esta isla, me llevé tremenda sorpresa. En todos ellos, y sin reparar en gastos, es decir, ocupando varias páginas, apareció una exhaustiva información sobre las fiestas de Arafo. Pero lo que realmente llamó mi atención fue el observar una hermosa fotografía de Domingo Calzadilla, alcalde de la villa sureña, y, bajo ella, un gran titular: SALUDO Y BRINDIS A MIS ARAFEROS. Comienzo a leer y mi asombro va en aumento a medida que las líneas avanzan. Aclaro de antemano que la lectura vino determinada por lo de "mis araferos". El Sr. Calzadilla, que lleva ostentando el cargo desde hace muchísimos años, debe considerar a los ciudadanos de aquella Villa como hijos suyos, a los que quiere proteger de todos los infortunios que en la vida acechan. Si no, lean las salutaciones de las Fiestas Patronales de todos estos años atrás. Y no crean que ello me parece malo. Ni bueno. Tal vez, todo lo contrario.
Domingo Calzadilla, que yo sepa, es maestro, al igual que quien este comentario suscribe. Como debe llevar mucho tiempo sin pisar las aulas, y no ha tenido tiempo para reciclarse, le diré que el copiar sigue mal visto. Desconozco, obviamente, si el saludo de las fiestas de este año lo redactó él directamente, o se lo confeccionaron antes de las rúbrica pertinente; me inclino por la segunda opción. Sea de una u otra manera, debo aclarar, sin mayor dilación, que la sorpresa aludida anteriormente venía dada  porque la lectura me era conocida. Me alegra que el Programa de las Fiestas de Mayo de Los Realejos, año de 1987, todavía esté circulando. Por lo menos en Arafo está. Como estoy seguro que más de un realejero, y algún coleccionista, que los hay en abundancia, lo debe tener, les recomiendo que lean la salutación del alcalde realejero en aquel entonces, es decir, un servidor de ustedes.
No sería lógico que transcribiese lo que el alcalde de Arafo ha tenido a bien firmar, porque lo tienen ustedes en todos y cada uno de los periódicos de Tenerife, según lo referenciado anteriormente. Seguro que aún conservan esos ejemplares por ser relativamente recientes. De no ser así, les queda el recurso de acudir a la hemeroteca municipal, cita en la Casa de la Cultura. También, cómo no, les resta la opción de conseguir el programa de las Fiestas de Arafo de este año, al que yo asimismo acudí para salir de dudas. Por cierto, ¡vaya programa, compañero!  Entre la publicidad de la prensa, el derroche tipográfico a todo color del referenciado programa –continuo canto de alabanza a la labor de don Domingo– y el importe de los actos festivos, muy buena cantidad de "kilos" ha invertido el ayuntamiento –¿alcalde?– sureño en la  –¿su?– promoción de la villa arafera.
Bien saben los que bien me conocen, incluidos los políticos, que si la salutación del programa de las Fiestas de Mayo 1987, llevaba la firma del alcalde de Los Realejos, es porque él lo había escrito. No me va a quedar más remedio que proceder a recopilar y pasar por el Registro de la Propiedad Intelectual.
Cuando se pierde la originalidad, procede un reciclaje. Alguien lo está necesitando. Espero que ese alguien, a pesar de los meses transcurridos –seguro que este Boletín también le llega–, pueda dar una explicación lógica a esta copia que se me ha hecho. Por cierto, ¿qué hace en la fotografía? ¿Me está revisando? Lo siento por los araferos. Han tenido que pagar un buen "pastón" por algo que, con todo el derecho del mundo, me pertenece. ¡Qué ilusión!
Si les parece bien, transcribo solamente unos párrafos:
Y sin darnos cuenta, tal vez, tornamos la vista atrás y exclamamos: ¡Pero si parece que fue ayer! (Fiestas de Mayo, 1987. Los Realejos)
Sin darnos cuenta, tal vez, tornamos la vista atrás y exclamamos: ¡Pero si parece que fue ayer!  (Fiestas de San Juan Degollado, 1994. Arafo)
Así es. Cuando aún resuenan los ecos de los voladores, que con gran profusión son lanzados a nuestro limpio cielo realejero, trazando caminos de fuego, cegados por el ronco estampido de su final de viaje; cuando aún nuestras retinas conservan casi intactas las imágenes de los bellos fuegos de artificio, que cada tres de mayo iluminan plazas y rincones en el más impresionante espectáculo pirotécnico jamás contado; cuando aún parece oírse en lontananza los suaves versos de los aires de nuestra tierra... (Fiestas de 1987, Los Realejos)
Así es, cuando aún resuenan los ecos de los voladores que con gran profusión son lanzados a nuestro limpio cielo arafero, trazando caminos de fuego, de ilusión, cegados por el ronco estampido de su final de viaje; cuando aún nuestras retinas conservan casi intactas la belleza de nuestros festejos, que cada final de agosto iluminan plazas y rincones, en un impresionante espectáculo jamás contado; cuando aún parece oírse en lontananza los suaves versos de los aires de nuestra Tierra... (Fiestas de 1994, Arafo)
Y es de esta suerte como vienen a configurarse una serie de eventos que, cual piezas de puzzle, va componiendo el mágico cuadro de las Fiestas que, por una parte viven del recuerdo con actos que se repiten año tras año... (Fiestas de 1987, Los Realejos)
Y es de esta suerte, como vienen a configurarse una serie de eventos, que cual piezas de puzzle, va componiendo el mágico cuadro de las Fiestas, que por una parte vive del recuerdo con actos que se repiten año tras año... (Fiestas de 1994, Arafo)
¿Para qué seguir? Si ya han hecho la comparación, ¿qué les parece? No se puede uno fiar ni de los alcaldes. O quizás el alcalde de Arafo, Domingo Calzadilla, se ha fiado de alguien y éste le ha jugado una mala pasada. Espero –lo vengo haciendo desde agosto– que haya algún tipo de rectificación. Los araferos –y yo, por supuesto– esperamos una explicación convincente.
Me gustaría que el nuevo Comité de ATI en mi pueblo, que con tantos bríos ha comenzado su período preelectoral, me sirviera de intermediario ante el alcalde-maestro-copiador de Arafo, que, por ahora –como le sigue dando "perras"–, es de ese partido.
El horizonte que se otea desde La Corona (Los Realejos), se ha ampliado considerablemente. Hoy, por mor de Domingo Calzadilla, me siento más realejero que nunca, pero también arafero. Y ello no me ha apenado. Ni mucho menos. Saludos a las nobles gentes del Sur. Ahora, a seguir esperando».
Un día de estos me liaré la manta, echaré mano de muchos centenares de artículos que se publicaron en prensa, haré una selección y me iré en busca de generosos patrocinadores. Ustedes me entienden, ¿no? Algunas cosas peores se han visto. ¿Mejores? Ni te cuento.