lunes, 17 de agosto de 2009

En ello estamos

Domingo, 16 de agosto de 2009.

Ya les contaré quiénes fueron Pepillo y Juanillo. He recordado sus andanzas en esta tarde gris y plomiza -apanzaburrada-, porque me han brindado la oportunidad de alongarme a una futura publicación. En la que se darán cita aconteceres de años idos para siempre. También lo contaré. Tiempo al tiempo. Estén atentos. Pero déjenme que primero vaya pergeñando este vehículo transmisor del que desconozco casi todo. Echaré mano de las "ayudas". Ahora mismo ignoro si tiene "punto muerto". Espero que sí. À bientôt.