miércoles, 21 de noviembre de 2012

Certificado de residencia

Tuve que ir hace unos días a sacar un certificado de residencia al ayuntamiento de mi pueblo. No para mí, pues cuando uno está jubilado, aparte de convertirse en agente de bolsa (del pan, la basura, de la compra…), debe estar a disposición de hijos y allegados para encargos varios. Así que me fui al PIAC –ahí tienes el folleto informativo de cuando se implantó–, le dije a Martín cuál era el motivo de mi visita, me dio un numerito y a esperar. Bastante, no te vayas a creer. Éramos tantos que alguno tuvo que quedarse de pie, pues no había asientos para todos. Solo dos empleadas atendían en ese instante. No sé si debido a los recortes o que podía ser la hora del desayuno. Lo cierto es que casi media hora estuve saludando a los funcionarios que deben estar a punto de jubilarse. Yo sé lo que me digo. Porque no todos acudimos a un trámite sencillo como era mi caso. Algunos se pegaban buen rato palicando.
Cuando desde la mesa 2 reclamaron mi presencia –mejor, la del número que llevaba en la mano–, le expuse a la gentil moza cuál era mi solicitud y en un pispás, tras el abono de la minuta correspondiente, ya tenía el papelito en mi poder. Aproveché la ocasión, por supuesto, para reiterar la pregunta que hice en el pasado mes de agosto –tuve que ir a buscar uno para mí– y que no era otra que cuándo se podría hacer el trámite a través de Internet. La respuesta fue idéntica a la de aquel entonces: ‘Estamos en ello’.
Ayer leí en Diario de Avisos que de los 31 municipios tinerfeños solo 13 ofrecen la posibilidad esbozada en el párrafo anterior, ocho de los cuales utilizan la herramienta puesta en marcha por el Cabildo. La consejera de la institución insular, Magaliz López, señala que existen otros 11 consistorios que cuentan también con la aplicación informática en sus webs, pero que aún no han brindado a los ciudadanos dicha opción. La consejera explicó que “todos los municipios podrían estar ya integrados en este dispositivo” y apuntó que uno de los requisitos es la gratuidad, “algo que no todos han entendido”.
Dado que los padrones se hallan informatizados, no me cabe pensar otra cosa que aquellos que nos hacen acudir a la cola pertinente es porque no quieren dejar pasar la oportunidad de seguir recaudando los euros, siquiera sea para hacer un tenderete de vez en cuando.
Como realejero me causa cierta hilaridad el que seamos uno de los siete municipios que andamos sin sede electrónica y sin posibilidad alguna de efectuar el trámite. Por lo que aquella campaña pionera –la del PIAC– de bien poco ha valido. O dicho de otra manera: tanto revuelo para nada. Si al menos estuviéramos en el cupo de esas 11 poblaciones que cuentan con la aplicación, aunque no la hayan puesto todavía a disposición del ciudadano, podríamos tener un atisbo de esperanza. Pero estamos en la cola, algo que no me cuadra con los discursos que pregona el equipo de gobierno. Como tampoco comprendo que La Orotava se halle en las mismas condiciones. Tendremos que cambiar el domicilio hacia La Guancha o San Juan de la Rambla.
Son asuntos inexplicables. Y si a uno se le ocurre preguntar el porqué, y lo hace, por ejemplo, en una red social, salen disparados los amigos del alcalde a comentar de qué demonios nos quejamos. Pues de eso, de no poder efectuar un trámite de lo más sencillo desde casa. Y si tan fastidiados de perras andan, inventen otra aplicación que exija el abono previo del 1,60 que marca la ordenanza.
Tengo el presentimiento de que al PP realejero le está pasando lo que a sus jefes nacionales. Creen que la mayoría absoluta les redime de culpas, pecados y errores y no son capaces de escuchar alguna alternativa de vez en cuando. Porque a los grupos de la oposición, bajo el paraguas de ‘estamos en ello’, se les margina hasta el extremo de hacer caso omiso a cualquier propuesta que hasta el más tonto de los mortales –yo mismo– la ve como altamente positiva.
Mi certificado caduca en febrero próximo. ¿Tú quieres ver como tengo que ir a sacar otro? ¿No le estarás dedicando demasiado tiempo a la presidencia insular del partido (Cho Vito incluido), Manolo, y por eso desatiendes los negocios del pueblo? ¿Cómo es posible que con casi todos los concejales liberados no hayan podido echar pa´lante este asunto que ayuntamientos chiquititos ya tienen resuelto desde hace varios meses?
No, no hace falta que me contestes. Con arreglarlo me doy por satisfecho. Somos muchos los que te lo agradeceríamos.