sábado, 14 de diciembre de 2013

Carrión de los Condes

Carrión de los Condes es un municipio y ciudad de España, en la comarca natural de Tierra de Campos, provincia de Palencia, comunidad autónoma de Castilla y León.
El municipio de Carrión de los Condes está formado por el núcleo principal de población de Carrión de los Condes y por la pedanía de Torre de los Molinos. La localidad dista 42 km de la ciudad de Palencia, 80 km de Burgos, 95 km de Valladolid, 95 km de León y 275 km de Madrid. La población, situada en el Camino de Santiago, es conocida por sus monumentos románicos y góticos, entre los que destaca el Pantocrátor de la iglesia de Santiago, una de las cumbres de la escultura románica. La ruta jacobea conocida como Camino de Santiago del Norte: Ruta del Besaya empalma en Carrión con el Camino Francés.
Diversos hallazgos arqueológicos muestran que el lugar ya estaba poblado en tiempos prerromanos. En concreto parece ser que la parte alta de la ciudad, donde actualmente se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de Belén, se correspondería con la ciudad vaccea de Lacobriga, posteriormente romanizada y parada importante en la vía romana Aquitania que iba desde de Burdeos a Astorga.
Tradicionalmente se afirma que el nombre de los Condes se refiere a los condes Gómez Díaz, del linaje de los Banu Gómez, y su mujer Teresa Peláez, quienes construyeron en 1047 el convento benedictino de San Zoilo, el puente sobre el río Carrión y un hospital de peregrinos. Sin embargo, no consta el nombre completo Carrión de los Condes hasta el año 1522, en el testamento de Aldonza Manrique. Tuvieron gran importancia para Carrión los marqueses de Aguilar de Campoo condes de Castañeda, descendientes del linaje real de castilla por el conde Tello de Castilla y de los linajes de la Vega, Girón y Cisneros. De la primera condesa de Castañeda, Aldonza de Castilla y de su esposo Garci Fernández Manrique, que fundaron y dotaron el hospital de la Trinidad, fueron hijos Juan Fernández Manrique, marqués de Aguilar y conde de Castañeda, y Gabriel Manrique, conde de Osorno, quienes fundaron una hermandad con el conde de Treviño y duque de Nájera, su primo, para evitar que la villa de Carrión saliera del patrimonio de la Corona real (realengo) y pudiera llegar a poder del conde de Benavente, Rodrigo Alonso Pimentel (1419-1474), que la pretendía. El Concejo de Carrión renovó este pacto en 1462. A esta hermandad se debe el apellido de los Condes que lleva la ciudad, y no a los renombrados condes Gómez Díaz y Teresa Peláez, como equivocadamente se cree…