jueves, 22 de octubre de 2009

Señalética

Esto de la Internet tiene sus ventajas. Muchas. Aunque haya demasiada golfería agazapada. Me entero que la señalética es una actividad perteneciente al diseño gráfico que estudia y desarrolla un sistema de comunicación visual sintetizado en un conjunto de señales o símbolos que cumplen la función de guiar, orientar u organizar a una persona o conjunto de personas en aquellos puntos del espacio que planteen dilemas de comportamiento, como por ejemplo dentro de una gran superficie (centros comerciales, fábricas, polígonos industriales, parques tecnológicos, aeropuertos, etcétera).
Uno se aprovecha de lo que le interesa y como en el etcétera cabe de todo, por ejemplo las calles, lanzo un cariñoso aviso al ayuntamiento realejero para que ‘eche una visual’ a los letreros que indican el nombre de las susodichas en la Urbanización Los Príncipes: un cacho soporte metálico (oxidado), en cuyo extremo superior hállase un rectángulo, color azul (más oxidado), en el que parece estar signada (letras blancas) la identificación de la vía pública… Oswaldo, que tú vives al principio de la zona. Y por arriba de mi calle, otro concejal. Y dos o tres más abajo, otro edil. Ustedes no ven o qué.
Hace unos años, algún ente supramunicipal colocó señales a mansalva a las entradas y salidas de cada uno de los núcleos poblacionales de todos los municipios tinerfeños. Con graves errores, por cierto, como el que indiqué hace unos días con la que muestra que Los Realejos finaliza en la Travesía El Pino, en Realejo Alto. A buen seguro que ahí se gastó una generosa dotación de euros. Y uno se pregunta si tanto para una cosa y nada para otra. Gobernar debe significar el ser capaz de administrar adecuadamente los dineros públicos. Y en tiempos de crisis –vocablo que bien explotan para lo que interesa–, mucho más.
Ilustro el presente con unas fotografías, como casi siempre. Yo puedo retocarlas con el Photoshop, pero lo intenté en las reales y no me fue posible. Entiendo que esta pléyade de periodistas y escritores merece un poco de mejor trato. Sí, ya sé que son muchas las necesidades, que hay que atender innumerables demandas. Ante la respuesta que siempre los políticos tienen preparada, el planteamiento ingenuo de un servidor: ¿Y cómo hay presupuesto para los puestos de libre designación? Ahí tienen, sin ir más lejos, al ‘pibe de Ofra’ (quien lo bautizó que se lo quite), el ínclito Ángel Llanos. Zerolo le dio una patada en cierto sitio y ya está colocado como asesor del Grupo Popular en el Parlamento canario. Eso significa 3000 euros mensuales. ¿Estaban libres o los guardaban en una alcancía?
Mañana, si nada se tercia, les diré algo de entrevistas y entrevistadores. Hay cada uno… O, también: ¡ay!, a algunos hay que echarles de comer aparte.
Mis más cordiales y afectuosos saludos.