domingo, 22 de noviembre de 2009

Triste suceso

Hace unos días ocurrió en la zona de Toscal-Longuera un hecho luctuoso. Y cuando suceden esas desgracias, los amigos y conocidos hablamos de infinidad de cuestiones. Y salen a relucir acontecimientos de temática bien dispar. Y ya que ayer inserté un recorte con información de la avalancha o riada de 1968, traigo hoy a esta tribuna –qué cursi me quedó– una nueva reseña de la hemeroteca de “La Vanguardia”, que hallé hace cierto tiempo como resultado de un ejercicio de mera curiosidad. Apareció el 23 de marzo de 1950 (jueves), página 6, y hace referencia a un trágico suceso acaecido en El Sauzal y del cual tenía conocimiento por ser uno de los tristemente implicados el padre de unos buenos amigos. Que quedaron, como yo, sorprendidos por el exhaustivo tratamiento que se le dio a la noticia en un periódico editado a varios centenares de kilómetros.
Ahí inserto la imagen (pinchen, amplíen y ojalá salga mejor que la de ayer), y les propongo el mismo ejercicio que realicé cuando este rotativo catalán subió a la red su digitalizada hemeroteca desde el ya lejano 1881. Pongan, por ejemplo, Realejo (recuerden que fuimos Los Realejos el otro día mismo) en el buscador y, a buen seguro, se sorprenderán.
Hagan la prueba. Y si les queda tiempo, acudan a la Biblioteca Municipal de La Orotava, donde otra prolija hemeroteca está a la espera para rescatar multitud de hechos que merecieron el ‘honor’ de figurar en páginas impresas.
Acabo con una pregunta: ¿no vieron imágenes el viernes (día 20) por la noche del consejo de gobierno celebrado en el terrero de Tao (Villa de Teguise-Lanzarote)? Creo que a Paulino ya lo consideran Destacado A. Aunque para puntal, hors catégorie, Rita Martín.
Saludos cordiales.