viernes, 12 de marzo de 2010

Cosas de Soria


Soria es una provincia del centro de España, situada en la parte este de la comunidad autónoma de Castilla y León. Limita con La Rioja, Zaragoza, Guadalajara, Segovia y Burgos. Ocupa una superficie de 10.287 km2 y es la provincia española menos poblada.
La presa de Soria es el mayor embalse del archipiélago. Se enclava en el municipio de Mogán y puede almacenar hasta la friolera de 32 millones de metros cúbicos de agua.
José Manuel Soria López nació en Las Palmas de Gran Canaria el 5 de enero de 1958. Maravilloso regalo de Reyes para todos los que hemos tenido la oportunidad de disfrutarlo (políticamente). Milita en las filas del PP y es su presidente regional desde 1999. Ha sido alcalde de Las Palmas, presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, y ahora diputado autonómico desde 2003. Y para nuestra suerte, desde 2007, Vicepresidente del gobierno de Paulino y consejero de Economía y Hacienda. Fue seguidor de Adolfo Suárez, por quien votó en las primeras elecciones generales (1977 y 1979), luego de Felipe González (1982), pero no se afilió al PSOE pues no lo llegaron a convencer. Tras llevar lentillas durante 30 años, se le realizó un trasplante de córnea (se desconoce donante) y ahora ve perfectamente, fundamentalmente, cifras, números y cantidades varias. Me han soplado que su pescado favorito es el salmón (huevas incluidas).
En su condición de economista, que no de visionario, ha dicho: “Los indicadores señalan que la economía canaria está en la buena senda”. De ahí, añado yo, el escaso número de parados que pueblan bares y plazas de estos peñascos atlánticos ultraperiféricos. Eso, sí, la española (economía) va de culo y sin frenos. Ni comparancia con la nuestra. Aunque, indica por si acaso, nos queda mucho desierto por delante. Por lo visto quiere realizar los viajes a Madrid con la nueva línea de la Naviera Armas (Las Palmas- El Aaiún), para, seguidamente, en camello fundar la ‘ruta de la arena’. Se ignora si cruzará el Estrecho en patera. Tampoco se sabe si le esperará un don Rodrigo cualquiera en las orillas del Guadalete, como en el lejano 711.
Como Solchaga no fue capaz de atraerlo a las filas socialistas, ahora dispara, como Paulino, contra todo bicho viviente que lleve la mano un poco cerrada. No digamos nada si te trinca con un capullo. Manifestó nuestro hombre: “La presencia del PSOE en los informativos de la cadena pública en Canarias es un 800% más que la del PP y un 250% más que la de CC”. Y se quedó tan ancho. Subió al Roque de los Muchachos, chaleco sobre los hombros, y llamó a Rajoy. Parece que no se refería a La Nuestra (porque ya es de ellos). Un poco más tarde una auditoría vino a poner de relieve que esos datos no eran ciertos. Si estás pensando que algún día va a rectificar, espera sentado en la presa de Chira, en la de Las Niñas o en la Balsa de La Cruz Santa.
El diputado socialista (autonómico) Sergio Roque afirma que Soria “ha reconocido su incapacidad para facilitar la concesión de préstamos y créditos (100 millones de euros) a las pymes”.  Trampas no, señor Roque. Eso dice usted que ha dicho él, pero él no lo ha dicho. Es más, él no ha dicho nada. Es como el presidente que, por motivos de seguridad, no puede indicar al señor Alemán las rutas de los viajes en helicóptero. Son vuelos secretos, como los de la CIA.
De las cosas de Soria, de las que hoy he escrito, quédense con las que más se acomoden a sus intereses. Y sin por un casual no les apetece, vuelvan a leer las entradas de días anteriores.
¡Ah!, mis más cordiales saludos a un lector que se me ha sumado desde una población inglesa, Ipswich, al este de Londres. Allá se fue el bueno de Dani a trabajar. No te preocupes. Según Soria (José Manuel) en unas semanas va a sobrar el trabajo aquí en Canarias.
Hasta la próxima.