miércoles, 22 de diciembre de 2010

Plaga de langosta (4)

Se inicia el mes de noviembre y la plaga sigue activa. El cambio de tiempo favorece, no obstante, el ataque al invasor. Eso, el contraataque. La Vanguardia Española y ABC, 3 de noviembre de 1954 (miércoles), páginas 4 y 36, respectivamente, siempre citando a Cifra como fuente de información, nos dan norte de haber aparecido las lluvias.
Las Palmas, 2. Las condiciones meteorológicas continúan siendo favorables para la extinción de la plaga de langosta. El régimen de lluvias ha colaborado en varios sectores de la isla para que la langosta no evolucione sobre las plantaciones de tomates y otros cultivos. Esta madrugada, en el término de Telde, se ha efectuado una acción combativa contra la langosta radicada en los pueblos de Jinamar, La Mareta, Salinetas, Hoya del Pozo y Barranco de Silva, utilizándose el dispositivo empleado más al sur días pasados. En esta batida han intervenido 150 hombres que se distribuyeron 15 toneladas de cebos insecticidas, obteniéndose resultados halagüeños. Se han utilizado también lanzallamas con profusión, principalmente en la zona de Jinamar. La langosta viva elevó el vuelo y toda la zona del término de Telde quedó limpia totalmente del voraz insecto.
Dan cuenta también de la aparición de nuevas nubes de langosta en Lanzarote y Fuerteventura:
Arrecife de Lanzarote. 2. Al sur de Lanzarote se presentó hoy una nube de langosta. Esta tarde se ha desplazado a dicha zona personal técnico de la Delegación Agronómica con el fin de estudiar la situación. La langosta se ha presentado también en ciertos lugares de Fuerteventura, al parecer en cantidades grandes. Desde Las Palmas se ha enviado a Fuerteventura 20 toneladas de cebos insecticidas, así como personal técnico.
Pasan los días y el 6 de noviembre (sábado), ABC en su página 23, informa de que la situación ha mejorado en Tenerife y aunque la impresión es optimista, aún no ha desaparecido la amenaza del voraz insecto. Las avionetas continúan la labor de exterminio, especialmente en las zonas de Tacoronte, El Sauzal y La Matanza, que han sido las comarcas más afectadas los últimos días. Se efectuaron once vuelos y se arrojaron 4.500 kilos de insecticidas. Las avionetas tienen que hacer vuelos muy bajos, ya que los insectos, debido quizás al descenso de las temperaturas, van casi a ras de tierra en sus desplazamientos. Se insiste en que los núcleos más importantes de langosta se dirigen hacia la zona de Anaga y existe la posibilidad de que mueran allí, por no encontrar clima favorable o que abandonen la isla impulsadas por el fuerte viento suroeste. En la vertiente Norte, los daños en el famoso valle de La Orotava no han sido graves en lo referente a las plantaciones de plátanos. En cambio, en la zona de Tacoronte y demás pueblos hasta Santa Úrsula, las pérdidas son importantísimas, pues la langosta arrasó fincas enteras. También son importantes los daños en los valles de Guerra y Tejina.
Y el 10 del mismo mes (miércoles), La Vanguardia Española, página 6, comienza una extensa reseña con ‘Presencia de una gran nube de insectos en Adeje’. Santa Cruz de Tenerife, 9. En Adeje se ha registrado de nuevo la presencia de una gran nube de langosta que atacó los cultivos de una manera esporádica. Las avionetas realizaron continuos desplazamientos arrojando gran cantidad de insecticida. La matanza fue enorme y el principal núcleo de concentración de la langosta está centrado en la costa de El Sauzal. Los insectos encajan los efectos de la eficaz campaña de extinción que contra ellos se desencadena. 56 años después uno piensa que el baile geográfico (desde Adeje hasta El Sauzal) puede ser algo más que ligeros despistes.
En Lanzarote se persiste en la lucha y destacamos estas dos pinceladas: Notándose que éstos se encuentran extenuados por la constante acción de cebos e insecticidas. Y esta otra: La langosta ocupa también la zona volcánica, pero sin causar daños. Pues menos mal que no se zamparon la obsidiana.
El ingeniero de la Jefatura Provincial Agronómica, don Juan Valladares, visita diferentes pueblos de la isla para conocer directamente la situación y los desperfectos y daños ocasionados en las zonas agrícolas. Y manifiesta que el núcleo más importante se hallaba concentrado en el término municipal de Adeje, donde se la ha combatido con cebo envenenado, insecticidas y máquinas espolvoreadoras, originando muchas bajas. El alcalde había ofrecido a los vecinos abonarles tres pesetas por cada kilo de insectos capturados y cuando llegó el citado ingeniero a Adeje se procedía a enterrar ml quinientos kilos de langosta, que fueron pagados con fondos de los agricultores de aquella zona, mediante derrama entre los mismos. En otras poblaciones se llegaron a ofrecer hasta seis pesetas por kilo de langosta muerta.
El grueso de la plaga levantó e1 vuelo de Adeje y, haciendo un recorrido de treinta kilómetros, atravesó el valle de Arona y la parte baja de Granadilla, para dirigirse después a Arico, quedando concentrada entre esta villa y la del Porís de Abona. Desde Santa Cruz de Tenerife salieron con dirección a aquellas zonas varios convoyes con un importante cargamento de insecticidas y, momentos después, se realizó una intensa campaña de extinción que duró cinco horas, con la que se logró eliminar una extraordinaria cantidad de estos insectos. Los aviadores que intervienen en esta campaña estuvieron, en unión del señor Valladares, en El Médano y reconocieron el terreno para poder utilizarlo como campo auxiliar de aterrizaje.
Y con respecto al Norte de la isla: Las noticias que se reciben de las zonas de Icod, Garachico, Los Silos y Buenavista dan cuenta de que han desaparecido por completo los núcleos que allí existían, que se cree se refugiaron de nuevo en los macizos montañosos de Anaga, aunque también en aquel lugar decrece mucho el número de insectos, debido a los continuos ataques de que fue objeto la plaga en sus anteriores desplazamientos a las zonas combatidas así como por los efectos de la baja temperatura.
(continuaremos)