martes, 19 de abril de 2011

Realejos de ayer mismo (2)

Proseguimos:
En la Revista de Historia Canaria, editada por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de La Laguna, en la publicación de 1 de julio de 1943, páginas 13 a 20, aparece una ‘Descripción de las Islas Canarias hecha en virtud de mandato de S.M. por un tío del Licenciado Valcárcel’, de Enrique Marco Dorta.
En su introducción aclara: Esta interesante relación, acompañada de un rudimentario diseño que no reproducimos, se halla en el Archivo de Indias, de Sevilla, sección Indiferente General, núm. 1528. Y añade:  No es fácil identificar a su autor, pues el Licenciado Valcárcel que se menciona como sobrino suyo no es la persona conocida del mismo grado y apellido, Cristóbal de Valcárcel, que vino en 1514 a Tenerife como Lugarteniente del primer Adelantado, casó en 1517 con la famosa "Ricahembra" Isabel de Lugo, y murió en 1536. Nuestra relación tiene que ser muy posterior, de fines del siglo, pues conoce el marquesado de Lanzarote; pero tampoco debe ser más reciente ya que menciona al "Emperador nuestro señor que esté en el cielo", términos impropios de un recuerdo personal. Mientras los datos demográficos y administrativos parecen de primera mano, la relación histórica que incluye es puramente de memoria y muy deficiente.
Por lo que respecta a nuestra modesta aportación, relacionada con aquellos Realejos próximos a su fusión, en la página 18 se describe: Yendo por la mesma parte del norte a vna legua deste lugar del orotava estan dos pueblos casi juntos que se llaman el Realejo de abaxo y el Realexo de arriba el de abaxo tendra mas de 300 vecinos y el de arriba pocos menos, tiene cada vno muy buen templo y sus beneficiados, son lugares de mucha labranza y de muchas viñas, ay desde alli al lugar de san joan legua y media ques vn lugar de mas de 100 vezinos y toda la distancia que ay destos Realejos al lugar de san joan llaman la Rambla es todo viñas de rriego y donde se cojen exelentissimos vinos, y mas adelante poco trecho esta otro lugar que llaman de santa catalina (/y asta Ycode de los vinos que dizen/) y encima deste lugar que llaman santa Catalina están muchas tierras de pan ques vna campiña grande y es todo cortijos y tierra de labor abra mas de 100 vezinos…
En Falange (2 de julio de 1943, página 2), sección de Sociedad, y apartado de Viajeros: “Anoche embarcaron para sus posiciones de Realejo, en Tenerife, el general don Guillermo Camacho González, y sus hijos don Guillermo y señora”.
En el número 64, correspondiente al trimestre octubre-diciembre de 1943 (tomo IX, año XVI), de la Revista de Historia Canaria (ya indica que su director es el decano don Elías Serra Rafols), se incluye un trabajo de Jesús Hernández Perera titulado La parroquia de la Concepción de la Orotava, que comienza: “Allá por 1503, siete años después de la fecha que la tradición ha impuesto para la famosa rendición de los Menceyes guanches, acaudillados por el gran Bencomo, ante los reales –hoy Villa del Realejo Alto– del primer Adelantado de Tenerife, D. Alonso Fernández de Lugo, el Ilmo. Sr. D. Diego de Muros, Obispo de Canarias, hallándose en santa pastoral visita a los nuevos territorios incorporados a la Corona de Castilla, erigía tres iglesias: la del Apóstol Santiago, en dicho lugar del Realejo Alto, donde fueron bautizados los rendidos Menceyes; la de la Concepción en la Orotava, que dio en beneficio a Pedro de Parce, y la de San Pedro, en Daute o Garachico.
El nuevo Beneficio creado en la Orotava no pudo contar con un templo terminado hasta 1516 probablemente. Al ser declarado Parroquia, filial de la de Santiago del Realejo, así como la de San Marcos de Icod y San Pedro de Daute, por el Ilmo. Sr. D. Fernando de Arce en su visita del año 1514, estaba aún en construcción, como se cita en las Constituciones Sinodales del Obispado. Pero ya en 1516 estaría abierta al culto, ya que en ‘ella se celebraron las fiestas de la proclamación de Carlos V, a 22 de junio de 1516’, como nos dice Viera y Clavijo. (Noticias... Libro XVIII, pf. 34)”.
En el número 7 (se publicaba los lunes y costaba 30 céntimos, ver la ilustración) de Aire Libre, 18 de octubre de 1943, página 5, con respecto a los campeonatos de segunda y tercera categoría, la siguiente crónica del partido entre el Unión Portuense y el realejero Viera:
“La primera parte fué bastante entretenida, con avances alternos. Presionó más el Viera, causando buena impresión su juego de conjunto. No se marcó en esta parte.
En el segundo tiempo continuó la presión del equipo del Realejo, que a los 10 minutos se anotaba el goal de la victoria, por mediación del extremo izquierdo, Torres. Se animó el partido, sucediéndose buenas jugadas por uno y otro bando. Los 20 minutos finales fueron de dominio portuense, que estuvo a punto de lograr el empate, malogrado unas veces por mala suerte y otras por la excelente defensa que hizo de su marco la retaguardia del Viera”.
Luego, una pincelada de publicidad con este lema: “Los dos equipos jugaban con zapatos Rementería”.
Y en el mismo periódico deportivo del 15 de noviembre de ese mismo año (1943), en su página 6, nos encontramos con esta información titulada: El Viera, del Realejo Alto. Y un subtítulo: La ventajosa posición del Viera no es obra de la casualidad.
“El joven equipo del Realejo Alto ha terminado la primera vuelta del campeonato, líder e imbatido. Sorpresa grata para todos sus admiradores y para los que no lo son.
Calladamente se fué formando el conjunto. El nuevo centro medio y entrenador, Ignacio, que en la pasada temporada jugaba en el Tenerife es un entusiasta del deporte, y un entrenador que se ha ganado el afecto de todos los demás jugadores del equipo. Otros dos muchachos, esforzados y batalladores, procedentes del San Pablo y del Icod, son todas las nuevas adquisiciones. Los titulares de la temporada pasada renovaron sus fichas. Nazario y Salvador Marrero, excelentes chutadores; el inteligente extremo izquierdo, Leopoldo; Marrerín, tenaz defensa; Sierra, ágil y valiente; Acevedo, Luciano y Hernández. Estos son los once titulares del equipo actualmente.
¿A qué se debe el puesto alcanzado siendo tan pocas las innovaciones? Yo creo que es a la inteligente y modesta actuación de Ignacio, que más que a la condición física de sus jugadores –que cuida eficientemente– atiende a mantener despierto el entusiasmo de los mismos, supeditando a esto, siempre su propio interés. Y esto es importante cualidad que debe tener todo entrenador, saber crear entre sus hombres la más completa armonía y saber ganarse la simpatía y confianza de los mismos. Desengáñese el que crea que es la suerte quien ha empujado al Viera hasta el primer puesto. A mi ver, nada tiene que envidiar el joven equipo del Realejo Alto a los demás de su categoría. Pinto Talavera”.
En la reunión del Comité de Competición de ese entonces, se puede leer en el mismo ejemplar del periódico (Aire Libre), y a raíz de unos incidentes habidos en el partido de este equipo (El Viera) contra Los Silos, y bajo el epígrafe de Felicitación al Viera, hallamos: La Federación Tinerfeña se complace en hacer público su felicitación al C. D. Viera, por la conducta de sus jugadores en el partido de referencia, que no sólo no repelieron la agresión de que fué objeto uno de ellos, sino que la actitud del equipo hizo que el incidente terminara, rápidamente.
Y como no hay nada mejor que un buen cigarrillo para la práctica del deporte, esta era la publicidad inserta en dicha página:
“El buen fumador busca la calidad. OVAL LUCHA: El decano de los cigarrillos de Canarias. Mantiene su prestigio utilizando únicamente tabaco de primera calidad”.
Por último, el 27 de diciembre de ese año 1943, también Aire Libre, en su página 3, da cuenta de haberse proclamado el Viera campeón de la zona Norte, con cuatro partidos ganados, uno empatado y una derrota, dieciséis goles a favor y 5 en contra. Y destaca: En el cuadro descuella nítidamente la figura de Ignacio, extremo que perteneció al CD Tenerife, y que en el Viera ocupa el puesto de medio centro. Felicitamos cordialmente al Viera por el honroso título que por sus propios méritos se ha ganado.
Hasta mañana que incluiremos la tercera entrega. En ella, y contando siempre con el auxilio de la prensa, rememoraremos la figura de don Guillermo Camacho y Pérez-Galdós.