viernes, 20 de mayo de 2011

Último revoltigrama (electoral)

Una larga aclaración previa:
Cuando estaba ya dispuesto a colgar la entrada que hallarán a continuación de la presente (observen en su final que comento lo de si no me sorprenden con cualquier detalle de última hora), en la consabida vuelta o pateo me percato de la última jugada de CC en Los Realejos. Y estuve seriamente pensando si estas líneas no merecían ser colocadas mañana –día de reflexión– en este blog, para jugar tan sucio como ellos practican cada tres por dos. Pero me contuve, porque todos no podemos ser iguales. Y aunque este limitado medio no alcance, ni por asomo, las altas capacidades de quienes nos han (mal)gobernado en nuestro pueblo durante los últimos ocho años, al menos en estilo nos corresponde darle una lección.
Debió hablar Oswaldo, y su grupo, con Isaac en estos días atrás. Y probablemente aquel le recomendó tuviera en cuenta la importancia del piche. Recuérdese que el alcalde villero es destacado especialista en sacar de la chistera los asfaltados postreros. Tanto que tengo la impresión de que una de estas obras en La Perdoma lo mismo valió para atraer a un candidato a la ‘santa causa’. Pero son meras suposiciones.
He valorado aquí, hace un tiempo, el nuevo enfoque que la actual Junta de Gobierno estaba dando a la Asociación de Vecinos Cañaveral, en La Carrera. Y felicité su constante preocupación por demandar al ayuntamiento una serie de acciones que el barrio necesitaba de manera urgente. Basta con echar una visual a su Vecinos y Ciudadanos en:  http://canaveral1981.blogspot.com/.  Por tal motivo sé de cuáles han sido, y son, sus reivindicaciones. Entre las que destaca el acondicionamiento del Callejón de los Cuartos, en el tramo comprendido entre el pabellón de deportes y la conexión con la antigua carretera del Norte (creo que era, tiempo ha, la C-820).
Todos los realejeros sabemos, y sufrimos, las consecuencias que las lluvias (no es necesario que sean torrenciales) ocasionan en ese segmento final de la precitada vía. Hemos escuchado los debates habidos en diferentes sesiones plenarias acerca de tal particular y la cabezonería del alcalde, y acólitos, por mezclarlo con otro proyecto en La Cruz Santa.
No creo que haya sido la presión mediática de una pancarta colocada por el PSOE, pues me temo que Amaro, y los suyos, todavía estiman que a los realejeros (y especialmente a los vecinos de La Carrera) se les puede tomar el pelo hasta el extremo de acometer este lavado de cara en los tres últimos días de la campaña. Y yo a eso lo califico, llana y simplemente, de caraduras elevados a la enésima potencia.
Hace un mes, más o menos, se acordaron de pintar el paso de peatones. Pero estaban, por lo visto, fabricando el aglomerado. Y el pasado sábado, bien avanzada la noche, cuando ya el baile de magos estaba en su punto más álgido, recibió Oswaldo Amaro una llamada telefónica para señalarle que, por fin, el piche estaba listo. El lunes a primera hora, todos los papeles que llevaban tal estado de abandono en su despacho que ya los cubrían una considerable capa de polvo, fueron rápidamente ordenados y, por arte de la magia electoral, se desatascaron todas las trabas burocráticas, y etc., etc., etc.
El resultado de todos es harto sabido. Me resta indicar que me avergüenza este tipo de actitudes. Y siento pena y lástima de que me traten como a un idiota. Lo mismo debemos pensar en el pueblo que la diosa fortuna nos ha tocado con su varita mágica y nos ha concedido todos los décimos premiados. Solo me falta por ver al club de los tramposos bañándose en la fuente de la Avenida de Canarias (también hubo zafarrancho de combate ayer jueves, otra casualidad) para celebrar la campaña publicitaria de Paulino (sin contraprestaciones, ja, ja, ja) en el circuito de Montmeló con unas pegatinas de tales dimensiones que caben unas quinientas mil en cualquiera de los caretos que vacilan (moverse de manera poco definida) en las farolas de nuestras calles. Y nada mejor, para ilustrar la presente, que recordar la película protagonizada por Burt Reynolds. Porque este esperpento es de película. Más que de médico es de veterinario.
Perdón (a los lectores) por la extensión. A los otros, más se merecen aún. Y ahora, lo que estaba programado. Gracias por la comprensión.
--------------
Aunque mi amiga Esther (la candidata del PP realejero, no; otra) me señale una vez más que si lo mío es obsesión, no puedo, en manera alguna, en este postrer día de campaña, dejar de mencionar a quien es el espejo en el que suelo mirarme cada día cuando recuerdo mis andanzas en aquellos años difíciles de la platanera en La Gorvorana, en la docencia, en la política y en el arduo trabajo de sacar una casa adelante a base de sacrificios, restricciones y alguna que otra carrera o pateo. Ño, me quedó bonito.
Cada vez que escucho hablar a Paulino Rivero llego a la conclusión de que él vive en una Canarias que no coincide con aquella en la que habito. Por una razón bien simple: si fuera verdad lo que el presidente manifiesta, sería materialmente imposible que tuviésemos los problemas que el resto de ciudadanos (también canarios, porque semos como semos) percibimos cada día cuando nos movemos. No en helicóptero, porque nuestras posibilidades son bien distintas, pero en cualquier otro medio, incluido el footing. Estoy cansado de leer que la cifra del paro está disparada (el porcentaje en Canarias supera con creces al de cualquier otro territorio del país), que no se cubren las bajas del profesorado, que siguen existiendo graves conflictos en la sanidad, que la justicia no funciona adecuadamente, que caen cuatro gotas y se nos inundan hasta las calles en pendiente… Sigue tú, porfa.
Ante cualquier pregunta que se le plantea siempre responde que ya se acometen las acciones pertinentes. Y añade y recalca que lo sabía desde tiempos inmemoriales. Como dicen los magos, siempre tiene vuelta para el duro. Pues si debo darle la razón en sus planteamientos, ¿para qué demonios me pide el voto si no hay nada más que hacer? ¿Para estar cuatro años rascándose el ombligo? Va a ser que no. Como tiene bien merecido un buen descanso después de tanto esfuerzo, nada mejor que se vaya a su casa. Así que, estimado colega (de profesión), conmigo no cuentes. Y no es por fastidiarte, bien lo sabes, es por tu salud. No te preocupes, si queda algún detallito ya nos iremos arreglando. Sí, ya sé, son simples flecos. Soy consciente de que tu privilegiada cabeza no dejó nada al albur. Que no, ni me pasa por el magín dudar de tus capacidades organizativas. Insisto, descansa. De nada, hombre, diré a los conocidos que me secunden la postura. Por tu bien, faltaría más. Oye, ¿no podrías llevarte a Milagros contigo? No, por nada, pero me dicen los colegas que requieren un fisco más de sosiego. El estrés de la acogida temprana, las clases de refuerzo, el aprendizaje exprés del segundo y tercer idiomas… Eso, deja otros milagros para que santifiquen a Juan Pablo II. Que sí, se lo diremos al Ratzinger, sí, el pastor alemán (el chiste me lo contó el entonces cura de Realejo Bajo); de tu parte, mérito tuyo, of course (te das cuenta como ya domino el tercero; si quieres te lo silbo); oui, oui, d´accord. ¡Ay, Rivero, no me jeringues más!
Se han creado siete mil puestos de trabajo ligados a la Ley de la Dependencia, alcanzaremos otros tres mil en los tres parques tecnológicos, conseguiremos hasta ciento veinte mil empleos más en la construcción (rehabilitación hotelera), dice uno. Reduciremos las consejerías a la mitad, lo mismo haremos con los coches oficiales y los cargos de confianza, dice el otro. Los dos han estado gobernando juntos como hermanos y, qué casualidad, no lo han puesto en práctica. Qué olvidadizos.
El CD Tenerife confeccionó una plantilla para ascender. No solo lo dije, también lo escribí. Por supuesto, Paulino dixit. Este hombre es un portento. ¡Ah!, y perdón por el tótum revolútum, la plancha realejera de CC debe ser también anulada por falta de tildes. A lo peor creyeron que las mayúsculas no la llevan. De ser así, fallo por meter a tanto licenciado (en ciencias). Y otro (fallo): ¿qué hace el PP proponiendo un terrero de luchas? ¿Van a resucitar al Atlante? ¿Sabrán de lo que estoy hablando (escribiendo)?
Cuántas nuevas propuestas con la dichosa X. Por esto, por lo otro, por menos te damos más (en realidad piensan lo contrario), por Tenerife, por el Puerto, por El Realejo, por la corrupción (perdón, contra eso), por la honradez, por la esperanza (y El Rosario… de la aurora), por el futuro. Un año de estos voy a hablar con otro montón de ex y montamos un chiringuito que tenga por lema: Somos el pasado. Lo mismo tamiza. Y a colación:
Me extrañó una carta que me vino de un tal Santiago Pérez. No, no era de XTF, estaba firmada por él. ¿De dónde habrán sacado las perras? Aparece una foto de aquellos que no están en la política por los cargos. ¿Lo cogiste? Echo en falta a una conocida. Candidaturas conjuntas y un programa común (lo afirmo, y firmo, yo, es decir, él) con IU y Los Verdes (cuál de ellos). En Tenerife, no te pases, nada tenemos que ver con lo de Lanzarote. ¿Corrupción, especulación? Sí, hombre, di más (Martín) ¿Lo trincaste?
Por cierto, te voy a contar algo que ocurrió hace unos cuantos años. Hablaba yo en aquel entonces con Carmelo Méndez (coincidimos en eso de la política cuando teníamos buena mata de pelo ambos dos) en el CEP de Icod de los Vinos. Y me felicitó por un artículo periodístico en el que un servidor ponía a caer de un burro a los maestros que habiéndose jubilado por incompatibilidad manifiesta con las aulas y los alumnos (léase enfermedad de fácil diagnóstico y complicado tratamiento), mataban el tiempo dando clases particulares en sus casas y aceptando sobres con papeles pintados dentro. Monedas no, que abultan. ¿Lo volviste a coger? Como en la población del drago han resucitado las (mejor, los) viejas glorias, se me ocurre preguntar –por lo de la honradez y esas cosas–, si es consecuente que una de las docentes jubiladas por lo que antes se mencionó, pretenda acceder a un ayuntamiento de esta isla. Porque si no se estaba en condiciones para lidiar chicos, este descomunal esfuerzo de más de 24 horas diarias no va en consonancia con el cobro de la pensión. Y dos sueldos no parece ir en la línea del ‘programa’. Y renunciar, por ejemplo, a la asignación por clases pasivas, significaría estar en condiciones de retornar a las aulas. En fin, es un lío, no te creas.
Mañana es sábado y reflexionaremos. Pero vayamos a votar (el domingo). Y si te apetece, a botar. Como dice Pedro Lasso, no dejen de ir. También se puede manifestar en las urnas nuestro desencanto. La postura de la abstención debo aceptarla, pero jamás podré compartirla. Aunque ya tengo claro por quien no voy a votar, me daré un garbeo esta tarde para refrescarme las ideas un fisco. Lo mismo me sorprenden con cualquier detalle de última hora.
Que tengan un feliz y divertido fin de semana. Descansen y reflexionen.