viernes, 30 de marzo de 2012

Salvad a Willy

Sé que la película era Liberad a Willy, pero no me negarán que el sinónimo salvad también nos vale para la presente. Pues sí, allá por 1993 nos pusimos del lado de la orca, y ahora el PSOE, mucho mejor acomodado que hace unos meses apenas, sale en defensa de otro Willy, por mucho que él se empeñe en vendernos lo de Guillermo.
Si días atrás incidíamos en la oportunidad política de Lola Padrón, presidenta de los socialistas canarios, justificando una subida de impuestos –cuando en Madrid el discurso va en sentido contrario–, me pregunto qué tiene que ocurrir para que alguno deba esconderse en el punto más profundo de la Fosa de las Marianas, pero sin la ayuda del batiscafo de James Cameron. Porque cuando la diputada Belinda Ramírez hacía caso omiso a la propuesta del PP para que fuera el Parlamento el órgano que nombrara al director general del ente público Radiotelevisión Canaria, argumentando que debería ser una reforma más profunda que incida en ampliar el "pluralismo" del ente, no llego a comprender cómo a Gloria Gutiérrez Arteaga y a Francisco Hernández Spínola no se les cayó la cara de vergüenza al recordar lo que dijeron en el mandato anterior. Les invito a probar DeMemory (un complemento alimenticio formulado con nutrientes específicos, vitaminas v minerales que ayudan a disminuir la fatiga mental, reforzar la capacidad de concentración y la memoria, recuperar la agilidad mental y así alcanzar un óptimo rendimiento intelectual).
No son, precisamente, los populares un dechado de virtudes con respecto a la congruencia de sus actuaciones y propuestas, aunque en la presente ocasión sí debo coincidir plenamente con su disertación (a través de su diputado Víctor Moreno) en la que tilda de sectarios los servicios informativos. Y como lo vengo sosteniendo en este foro desde hace bastantes meses, no me duelen prendas en reconocer mi total identificación. Máxime en estos momentos en que el controvertido tema de las prospecciones petrolíferas se ha convertido en un elemento propagandístico de primer orden de los aprovechamientos obscenos de Paulino Rivero (amigo íntimo de Willy), al que, incluso, se le promociona su blog en una utilización descarada de los recursos públicos. Y ahí están los socialistas para ratificarlo, son como los “estacones” de la platanera. ¿Que no sabes lo que es un estacón? No me extraña, los diputados están para otros asuntos de mayor enjundia.
Añadió doña Belinda que los socialistas esperarán a conocer la propuesta del Gobierno y han pedido que en el futuro se fortalezca el valor de lo público "con contenidos de calidad, sociales, educativos y culturales que primen sobre la audiencia". Y, asimismo, se mostró a favor de que los informativos sean "neutrales" y se reduzcan los fondos públicos y la participación política. Para ello, defienden la creación de un Consejo Audiovisual donde tengan cabida profesionales de distintos sectores y "reconocido prestigio".
Le rogaría al grupo socialista en el parlamento canario que guardara bien el contenido del párrafo anterior. Porque, como le importa un pimiento en sostener dentro de un ratito lo contrario, lo mismo cuando vuelvan a su lugar natural (la oposición) deben rescatarlo para solicitar lo que ahora deniegan. Que sí, o quieren que tiremos de hemeroteca y reproduzcamos las intervenciones furibundas de los diputados aludidos unos párrafos más arriba en contra de los tejemanejes del director general al que ahora tanto adoran y sostienen.
Además, si reclaman informativos neutrales con un cambio de contenidos, se me ocurren un par de preguntas ingenuas. ¿Reconocen, entonces, que los de ahora son bastante sesgados, como sustenta un servidor? ¿Por qué esperar a más adelante si ahora es el momento adecuado por formar parte del Gobierno? De ahí que no entienda lo de esperar, que dice, doña Belinda, a que presente una propuesta. ¿No será, acaso, que los tiempos los sigue marcando Rivero, per sécula seculórum, no sea que la semana próxima cambie de parecer y le pegue cuatro abrazos al hoy denostado Soria?
Huelga decirlo, pero lo digo: ustedes dan lástima. Los unos y los otros. Son veletas que mece el viento al compás de cada ráfaga. Nos toman por idiotas. Y cuando hacen algo de fundamento (por ejemplo, la intervención de Patricia Hernández en San Jerónimo), viene a resultar que tienen muy pocos de originales. Pero ahí está Twitter y Facebook para copiarnos. Ya me extrañaba. Que para eso tenemos mucho tiempo y podemos distraernos con los aparatitos que nos regalan al inicio de la legislatura y que son (de ustedes) para siempre jamás.  Es la misma crisis por la que el retrato de Bono nos va a salir por más de ochenta mil euros, pero eso entra dentro de la más absoluta normalidad. Como los más de trescientos mil de los muebles del sindicalista en su juventud Alberto Núñez Feijóo.
Ya rayamos la sinvergonzonería, sin paliativos. Pero qué les voy a decir yo, si soy un privilegiado. Tengan un feliz fin de semana. Y descansen, que ya está aquí abril; sí, el de las aguas mil. Ojalá. Ya sé que a ustedes, mis estimados diputados, no les hace falta, pero a los campos sí.