lunes, 5 de marzo de 2012

Una carta

No sé qué puede tener de cierto. Me temo que haya podido haber algún tipo de manipulación. Y lo pienso en el convencimiento de que estos hechos no pueden seguir ocurriendo. Puesto que si así fuese, estaríamos ya rayando el límite de los despropósitos. No solo que estuviésemos siendo gobernados por una pandilla de inútiles, sino que en los escalones siguientes hubiese otra caterva de indocumentados. Y todo cuerpo –el de los sufridos ciudadanos de a pie– tiene un límite razonable. Máxime cuando las medidas para salvar los desaguisados bancarios y las deudas políticas siempre afectan al sector que menos culpa tuvo en el invento.
Pues bien, la directora general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa de la Consejería que dirige José Miguel Pérez, ha remitido una carta a los centros docentes para ‘enseñarles’ qué hacer con las Competencias Básicas (lo pongo en mayúscula para darle cierto postín y realce). Tuve la ocasión de leerla y, muy bien. Una teoría maravillosa elaborada, como siempre, por los que jamás han pisado un aula habiendo chicos dentro. Pero hete aquí que al funcionario que le correspondió redactar la nota que acompañaría al documento en cuestión, debió írsele el baifo a tenor de lo que puedes leer seguidamente (y que te pongo en cursiva, no sea que pienses que el loco soy yo):
Información sobre la evaluación de las Competencias Básicas
Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad
Envío masivo de correos
Servicio o Unidad que lo remite: Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa
Dirigido a: Directores y Directoras de los Centros Educativos de Educación Infantil, Primaria y Secundaria, públicos y concertados
Estimado Director o Directora
Siguiendo intrucciones de la Directora General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa, adjunto le remito una carta como la finalidad de hacerles llegar una información sobre las líneas de trabajo de esta Dirección General para lograr la consolidación de las Competencias Básica.
Ruego que haga llegar esta información al Claustro del Profesorado.
Resiva un cordial saludos
Aparte de las buenas “intrucciones” y devolverle el “cordial saludos”, debo poner en su conocimiento que “resivido”, lo que se dice “resivido”, parece ser que lo “resivieron” bastante bien. Algún centro de Los Realejos pensó acudir a comprar unas docenas de cañones, pero la crisis no se lo permitió. Y tuvieron que conformarse con el comentario pertinente en el Departamento de Lengua.
Al rato, casualidades o no de la vida, pude leer esto otro: El hombre que ha intentado ponerse en contacto con vise-concejero del gobierno de Canarias no ha tenido suerte y le han negado esa visita que quería realizar.
No, no estés pensando lo que estás pensando. No fue el mismo. Si lo sabré yo. Conclusión: vivimos en un país de locos y aquí medra el más rebenque. Tanto que los periódicos de este pasado domingo aludían al desgaste de Rajoy debido a la reforma laboral, pero que el PP no solo conservaba el tirón electoral sino que obtendría una mayoría absoluta más contundente que la del 20-N. En Asturias y Andalucía se sigue frotando las manos. Y no es que haya cambiado gran cosa el ambiente con los amagos sindicales y las protestas en las calles. El único salvador, y valedor, de la sostenibilidad (como la consejería canaria, en manos  socialistas, antes aludida) es ese partido, aún llamado PSOE, que persiste en su caída, y con una valoración personal de Rubalcaba que se halla bastante cerca de los cero grados centígrados (ni frío ni calor). También este domingo han ‘renovado’ en Madrid, para general regocijo de Esperanza Aguirre. Y seguirán metiendo la gamba en los futuros congresos (ya lo verán), con lo que los descontentos –inclúyanme– seguirán incrementándose. El resultado será el normal en estos casos: nueva debacle en instituciones locales, autonómicas y nacionales.
En este pueblo foguetero por excelencia algo se sabe del particular desde las elecciones municipales de 2003. Pero hay que reconocerle a los cada vez menos militantes socialistas su alta fiabilidad en agarrarse a cualquier teta que quede disponible para compartir con aquello de los pactos. Ahí tienen a Lanzarote como adalid de las buenas prácticas y paradigma de la fiabilidad que nos inspiran los susodichos.
Las Juventudes Socialistas han elaborado un vídeo para reprochar a Javier Arenas (Bocanegra), eterno aspirante popular andaluz, el que lleve treinta y tantos años viviendo de la cosa pública. Les propongo que hagan otro para Pepe Segura. ¡Ah!, y si quieren puedo aumentar la lista. ¿No lo crees así, Yeyo? Lo que tendrían que hacer, también por estos lares, es pegar un par de moquetes en la mesa y dar un paso adelante, hacia la tan necesaria renovación: sustitución de una cosa por otra equivalente, pero más nueva, más moderna o que sea válida; también, reanudación o restablecimiento de la fuerza, de la vitalidad o de la intensidad de algo.
Chacho, empecé bravo la semana. Que no decaiga.