sábado, 9 de junio de 2012

Muchas pes

Manifiesta el diccionario que pe es nombre de letra. Y he venido observando que en las últimas encuestas que se han realizado por diferentes organismos se destaca sobremanera el pesimismo que nos invade. Amén del paro y la política (mejor, los políticos). Pero como de todo ello has podido leer y escuchar mucho más que los cuatro renglones (y cambados) que yo pueda expresar en este comentario, permíteme la licencia de añadir otro factor: el periodismo (mejor, los periodistas). Destacadas plumas ya se han encargado de poner el dedo en la llaga y han señalado abiertamente que la relajación se ha apoderado de la profesión. Se tenía por máxima, hasta hace bien poco, que existían tres profesiones, las de las tres pes (policías, prostitutas y periodistas) que no tenían horario fijo. Lo que viene a significar que la dedicación era plena hacia el quehacer escogido. Hoy hemos cambiado radicalmente y esperamos cómodamente sentados a que nos llegue la información. Y vaya que sí llega. Y sesgada. Y repetida.
Cuando uno tuvo la oportunidad de estudiar algunas materias relacionadas con este oficio, aprendió (aunque no creo imprescindible el tránsito universitario) que existía el concepto de la inmediatez. Y el mismo se plasmaba, en este orden, con las presencias radiofónicas, televisivas y prensa escrita. La arribada de Internet y la comodidad (antes aludida) nos ha conducido a situaciones grotescas. Me imagino que conoces a la perfección varias emisoras, tanto de radio como de televisión, que abren sus informativos dando a conocer los titulares de prensa. El mundo al revés. Y lo que es peor, puede que a lo largo del día lo repitan hasta la saciedad. Con lo que es cuando menos chocante que allá a media tarde te vuelvan a leer lo que ya estás cansado de escuchar. Porque la fórmula del Canal 24 horas de Televisión Española, que ya estableció Radio 5 hace algunos lustros, ha sido copiada de manera flagrante. Si crees que puedo estar pensando en la tele de Willy, acertaste de pleno. En la que, por si fuere poco (no te gusta la sopa, toma el plato lleno), vamos a estrenar el “Ños, qué noticias” (¿Te acuerdas del “ños, qué precios”?). Estos portentos del periodismo canario, no satisfechos con revoltosas, claves, galas y los dibujos animados de Jonás, siguen subidos al carro de los despropósitos y no solo se gastan el dinero que bien podría dedicarse a otros más nobles menesteres, sino que arriba se ríen de nosotros miserablemente. Ya que Eloísa y su tropa no tenían bastante que duplicaron sus emolumentos, Jaime Marrero será nuestro hombre del tiempo (le queda ídem entre gala y gala). Quiero suponerme que Pepe Benavente llevará la sección deportiva. Todo bajo la supervisión de ese otro portento (otra pe) que es Roberto Kamphoff (el cómico de Los Llanos de la Pez y a la sombra del Nublo y tal y cual).
Me he preguntado varias veces a quién se le ocurrió la idea de bautizar como Jonás al protagonista de esa serie horrorosa de dibujos animados. Porque todos los que se llamen así se estarán acordando de los familiares más directos de tales lumbreras a todas las horas del día. Y ya puestos, ¿por qué no pensaron en Guillermo, o en Paulino, o en José Miguel?  Ponemos el grito en la Montaña de Guajara e imprecamos a lo largo y ancho de La Cañadas del Teide por esta crisis que nos asola (y azota). Y buscamos culpables en todos los sectores, cuando sería cuestión de que nos cuestionáramos si todos no arrastramos una cuota (alta) de responsabilidad.
El disponer del tiempo suficiente para dedicarte a lo que te gusta, y sin estar sujeto a estrictos horarios que te condicionan, me ha hecho pensar que debemos dar pasos para ir acabando con tanta miseria y desfachatez. Por ello creo sentirme en la obligación de comunicarles a mis escasos, pero bien avenidos, lectores (no he logrado aún sumar al círculo a la cúpula que dice representarnos) que pienso fundar una formación vecinal (hay que comenzar desde abajo) que también contiene muchas pes. Porque permite posibilitar políticas positivas, pergeñando pequeños pasos (puede provocar profundas pasiones). Y, para no ser menos, tendrá sus propias siglas: PPPPP, PPP, PPPPP (P). PPPPPPPP.
Basaremos nuestro Programa en la Popularidad. Seremos más Populares que nadie. Y actuaremos siempre por Poderes (legitimados por sus votos). Una característica Primordial será no disponer de gabinete de Prensa. Nosotros, directamente, seremos nuestros Portavoces. Sobran Martines, Marreros y Personajillos (Presuntos). Caducaron los instantes del Performance. Se requieren Protuberancias (eso, marcando imPronta).
Ños, casi me olvido, va la traducción de las muchas pes: Plataforma Política Platanera Para Protestar, Porque Podemos Permitírnoslo, Por Padecer Prácticas Panfletarias Perniciosas (Paranoicas). Pensamos Pletóricos Poder Popularizar Propuestas Positivas Previamente Postuladas.
Fíjate tú si esto es o no un mundo de locos que en la ilustración que acompaño puedes contemplar un calendario de este año 2012. Mira con detenimiento. Me alegro por los que cojan las vacaciones en septiembre. Hasta otra.