miércoles, 1 de agosto de 2012

Bienvenido, agosto

Entre las manías –bastantes–, echar una visual cada día al Boletín Oficial de Canarias (BOC). Y como vivimos a velocidad de vértigo, ya nadie tiene tiempo para hacer números, que decía mi padre. Compruebo, a mi manera de entender, que se destacan dos aspectos en el contenido que las diferentes consejerías gubernamentales, cabildos, ayuntamientos, juzgados, universidades… nos plasman cada día (salvo sábados y domingos). El más llamativo, sin lugar a dudas, la corrección de errores detectados en publicaciones anteriores. Ese se lleva la palma. Y con diferencia. Lo que me hace pensar que para qué demonios queremos tantos asesores, si tenemos que esperar la publicación y que algún interesado reclame para darnos cuenta de que la redacción no fue la más brillante. ¿De todos esos que cobran por estar cómodamente sentados, no hay uno siquiera que tenga un mínimo de luces y se pueda poner a leer con un bolígrafo rojo en la mano? Y quizás alguno de esos lumbreras que confecciona la composición escrita vuelve un día –difícil, pero posible– a pisar un aula (docentes en esos puestos, a la patada) y le exige a sus alumnos seriedad en lo que plasman en un papel.
El segundo tema es el de la convocatoria de puestos de libre designación. Raro el día en que no aparezca un anuncio de tales características. Y cada vez que lo leo me hago la misma pregunta: ¿No estamos en crisis? Porque son ellos mismos, los gobernantes, los que nos sermonean con tal estribillo un día sí y el otro también. Para todo, porque es la excusa perfecta para no poder atender ni escuchar. Si yo fuera profesor universitario (me ofrecieron ir a Méjico pero dije que era algo lejos para mi edad), me convertiría en asesor de los doctorandos para señalarles posibles temas a investigar para sus tesis. Porque en demasiadas ocasiones nos rompemos los sesos para intentar descubrir el sexo de los cangrejos ermitaños y obviamos asuntos de mayor enjundia. En fin, ópticas.
Creo que ‘Tierra de lobos’ fue –o es– una serie de televisión (perdón por mi escasa adicción a géneros tales). Pues aquí en las islas, más concretamente en Las Palmas, el señor Bravo de Laguna (el de Londres) pretende convertir el cabildo insular en algo parecido. Es la manera particular que tienen de entender el transfuguismo, cuestión a la que tanto bombo y platillo le dan en otros foros estatutarios. No conforme el veterano político con tener a un tal Domínguez en su selecto conglomerado, incorpora ahora un nuevo Lobo a la manada. Es la manera, o la consecuencia, que tiene de entender la cosa pública un tinerfeño de pro, un tal Nacho González (el de la foto comiendo con una indigente en un centro asistencial). Dan asco. Tanto como los detritus nauseabundos que han provocado, en más de una ocasión, el cierre de La Garita, en Telde, ciudad en la que suelen producirse estos mimetismos. Con tal podredumbre tenemos que desayunar cada día. Penoso.
Me da la impresión de que a Vázquez Figueroa se le fue la olla en unas declaraciones efectuadas a San Borondón. Lo mismo pensó en un nuevo guion o esquema para una futura novela, y creyó que sus palabras desaparecerían como la isla misteriosa en cuestión. Vino a declarar que hasta que no matemos a 20 políticos y 20 banqueros, este país no tenía solución. Y que no entendía cómo no habíamos salido aún a la calle a pegar tiros. Y no lo dijo en sentido figurado (como añade en sus coletillas don José Rodríguez). No, al estilo de cualquier república bananera de las que tanto ha retratado en los capítulos de sus libros. Te pasaste, Alberto. Combatir la violencia con más de esa medicina, malo. Hay otras vías, otras ‘armas’.
Llevo unos días invadido por este titular: “El PP se desploma en un mes”. Y cada vez que lo leo, la misma pregunta: ¿Y? ¿Se ‘aprovecha’ algún otro partido de la debacle de la derecha recortadora? Unos brotes apenas en IU y otros tantos en UPyD, es decir, una migajas a la izquierda del PSOE y otras tantas a la derecha del PP. Porque los discursos fáciles, y de cara a la galería, de los correligionarios de Rosa Díez (no olvidemos andanzas del pasado) son armas de manejo harto cómodos y de escasos compromisos.
Lo que sí ignoro es qué planteamientos rondarán por los magines de los dirigentes socialistas. Porque si triste es el panorama que vislumbran los populares, con un líder teledirigido, más negro porvenir tiene el PSOE que ni siquiera levanta cabeza con desgracias ajenas, algo que sí aprovechó, y bien, el PP para barrer en noviembre del pasado año. ¿No será, insisto, que la imagen de Rubalcaba es captada por el electorado al menos tan patética, y más de lo mismo, que la de Rajoy? A ‘Bambi’ le funcionó el talante. Pero está meridianamente claro que idéntico esquema de oposición no le está carburando a don Alfredo. ¿Qué falla entonces?
Cuidado con los desplazamientos y tomen el sol con mesura en estos primeros días. Sean felices.