viernes, 29 de noviembre de 2013

Rigor y seriedad

Concluye la última semana de este nono mes de año y no mejora el panorama. Toca ya en la puerta el 2014, año de elecciones europeas, y los partidos políticos –¿o los políticos?– siguen sin tener claro qué cometido deben cumplir. Los electores sufrimos cada vez que se asoman para realizar algún tipo de declaración y lo peor es que no hay visos de que mejore la situación.
Te ilustro el planteamiento del párrafo precedente con unas muestras apenas:
El PP advierte al PSOE que más temprano que tarde se arrepentirá por no apoyar la Ley de Transparencia. Eso ocurre en el contexto nacional. Y el partido socialista, todavía dirigido por Rubalcaba, se lleva de maravilla con Coalición Canaria, con la que se halla muy cómodo en el gobierno regional (o de la nacionalidad). La negativa en Madrid choca sobremanera con el entusiasmo que desde la consejería del señor Hernández Spínola (al que le deseo se haya recuperado del todo) se nos vende cada tres por dos. Bien con hilo directo del propio consejero, bien desde las diferentes direcciones generales. Debe ser otro botón más que añadir a esa larga lista de “coherencias” a las que tanto aludo en este blog. Siguen todos empeñados en no querer darse cuenta de lo importante que consideramos los votantes que se actúe con rigor y siendo en todo momento consecuentes. No se puede estar con un discurso en las islas y con otros bien diferente, cuando no contrario, de Cádiz para arriba. A no ser que Alfredo piense seriamente ganar la elecciones en 2015 (de ilusiones también se vive) y pretenda adoptar el modelo de ley canario.
Esperanza Aguirre (que viene a ser a Mariano lo que Gómez al secretario general de PSOE) ha dejado caer otra de sus guindas: Ya va siendo hora de que el PP cumpla su programa. Eso significa reconocer que hasta ahora no se ha hecho. ¿O no? Lo mismo soy yo el equivocado. Aunque habría que hacerse la siguiente pregunta: ¿Qué programa? Este año 2013 el paro no ha sufrido incremento alguno, no se ha destruido ni un solo puesto de trabajo. La crisis ha finalizado. Las pensiones han subido de manera significativa. La prima de riesgo ya ni es familiar ni entraña peligro alguno. El Índice de Precios al Consumo se comporta de maravilla. Los bancos, felizmente rescatados y saneados, hacen circular sus caudales y las empresas no dan abasto en vaciar las oficinas de empleo. ¿Por qué, entonces, se empecina la expresidenta madrileña en aplicar el programa, si todo va sobre ruedas? No le encuentro otra explicación que no sea la de “joder la batata”. Lo mismo funda otro partido con Tomás.
Cansado, hastiado, aburrido estoy con la diaria monserga de las excarcelaciones debidas a la derogación de la llamada doctrina Parot. Y más molesto el que los telediarios abran cada día con las imágenes de los que salen de prisión. Pero alcanza mi estado de ánimo su punto culminante cuando escucho a mucho dicharachero decir tremendas boberías. ¿Por qué no se aclara a la ciudadanía cuáles son los plazos máximos que se pueden cumplir en la cárcel? ¿Por qué ese alarmismo ante terroristas, asesinos, violadores y especimenes de igual o peor calaña, si no hemos escuchado a un diputado (los que tienen la capacidad de legislar) proponer soluciones para que esos elementos indeseables no puedan acogerse a ningún tipo de redención? Todos los que abandonan los recintos penitenciarios lo hacen porque la ley se lo permite. Y de nada vale el lamento a posteriori. Haya cometido uno o diez delitos. Qué fácil es rasgarse las vestiduras. Lo más penoso es escuchar a todo un presidente del Gobierno alegar que no está de acuerdo con el dictamen reciente del Tribunal de Estrasburgo. ¿Acaso le quedaba al citado órgano la posibilidad de adoptar otra resolución? La justicia entiende de leyes, no de sentimientos, por muy duro que nos parezca. Pero las leyes pueden estar sujetas a modificaciones. En conclusión: ¿Dónde está el legislador? Supeditado, por supuesto, a dictados partidarios y sujeto a infinidad de condicionantes, pensando más en posibles rentabilidades que en sustentar “un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular”.
Te supongo enterado del desplome de parte de la cobertura del estadio que albergará el partido inaugural de mundial de fútbol Brasil 2014. Que ha caído sobre las gradas y ha provocado la muerte de dos operarios. ¿Te imaginas que esta desgracia hubiese acontecido en el transcurso de un partido con el aforo al completo? Los romanos no conocían el cemento. ¿Cuántas de sus realizaciones siguen en pie numerosos siglos después, miles de años después? Y mira que habrán soportado tifones, temporales, huracanes, rayos y truenos. Viva el vino, que diría el gallego.
Y concluyo. Aprovecharé los fines de semana o los días en que me encuentre aburrido y no tenga ganas de escribir para dejarte con unas presentaciones de fotografías. Estas de ahora (empiezo mañana) se corresponden con el primer viaje de la temporada 2013-2014 del programa de Mundo Senior. Un grupo de 54 viejitos de Tenerife nos dimos un salto a tierras castellanas a pasar algo de frío. Pero nos culturizamos un montón.
Hasta la próxima.