lunes, 14 de abril de 2014

Un combinado

Comienza la católica Semana Santa y en este país seguimos sin enterarnos de que somos un estado aconfesional. Si los partidos políticos se mostraran menos timoratos a la hora de apostar por una laicidad total, puede que aprendamos de una vez a deslindar las cuestiones terrenales de los misterios divinos. Pero como no es así, porque el PP sigue bien atado a sus principios apostólico-romanos y el PSOE está más interesado en ocupar ese espacio denominado centro en lugar de mostrarse como una formación que se dice de izquierdas, nos tropezamos, verbigracia, con los indultos de estas fechas. Medida arbitraria y sujeta al dictado del ministro de turno por mucho que pretendan disimularlo con informes, dictámenes y papeles. Ya me estoy imaginando que el agraciado deberá cumplir penitencia durante la semana de marras y asistir a tres o cuatro procesiones. Aunque es probable que en el caso del banquero que hemos podido leer en los periódicos, habrá acudido devoto al cepillo de la iglesia más cercana para depositar un buen fajo de billetes de 500 euros y así ganarse la tranquilidad en el más allá. Ya los rescatará.
Menudo semental tienen los holandeses a buen recaudo. Es más prolífico que la mayor plantación de tulipanes. Y no te vayas a creer que se trata de un toro que pueda tener regocijado el conglomerado vacuno de las frisonas. Qué va. Es un ciudadano cuarentón que presume de tener los espermatozoides más juguetones de Los Países Bajos (vaya bajos) y en cantidad tan asombrosa que cuadriplica los de cualquier paisano normal. Tanto es así que, propagada la fama por las naciones civilizadas, el caballero recibe propuestas a cientos. Y él, dado que el cuerpo es débil, se presta, sin remuneración alguna, a servir a las desconsoladas. Eso sí, de la manera tradicional, a la vieja usanza. Con lo que ya ronda el centenar de hijos. No obstante, ha tenido que aflojar la pata, o lo otro, pues el cansancio de tanto ejercicio le ha obnubilado la visión. Y no es del polvo sahariano.
Como los diputados no tienen nada mejor que hacer, se dedican a fabricar leyes (la mayoría no se cumplen) o a cambiar las existentes. Con el pretexto de adaptarse a los tiempos, solo consiguen que los infractores vayan siempre un par de kilómetros por delante. Yo lo comparo con la actividad de la Real Academia, que acaba por incorporar al diccionario un término que se viene usando desde tiempos remotos y cuando lo hace es como si le expidiera su certificado de defunción. Son los desfases, se dice. En la Ley Hipotecaria existe un vocablo, inmatricular, que no recoge el DRAE. Y por lo que he consultado, un servidor opina que es sinónimo de registrar. Como nuestra lengua es singularmente rica en este fenómeno de la sinonimia, me pregunto si es necesario seguir complicándose la vida con estos palabros. Oye, que esta sí existe.
Y va el cuarto componente del combinado. Nueva Canarias, ese partido que creó Román Rodríguez cuando se percató de que con Paulino no había nada que rascar, acudirá en solitario a las elecciones de 2015. Con el ánimo de acabar, de una vez por todas, con el juego de la silla a que nos tienen acostumbrados PP, PSOE y CC. Diversión en la que Coalición Canaria siempre ocupa una. Eso también se lo hemos escuchado al singular Nacho González. Que ha reinventado su CCN tantas veces que ya no le quedan sendas que recorrer. El médico de La Aldea alardeó antes sus trescientos seguidores que la independencia es total. Luego, cuando tocó el turno de los periodistas, vino a decir que había contactos avanzados con xTF y que había ofertado a Santiago Pérez que eligiera él la fórmula a seguir. Que en La Palma se habían iniciado conversaciones con los escindidos de CC (Perestelo lo medita). Y que en La Gomera hay buen entendimiento con el aludido CCN. Parece que en El Hierro el asunto está más chungo, o verde, porque de todos es sabido que no hay tanto herreño para ocupar todas las camas disponibles. En conclusión, y a sus declaraciones me remito, independencia total. Si obtuvieran varios diputados y  ese número fuera indispensable para la cuenta, ya intuyo que la cacareada autonomía partidaria iría a tomar viento fresco más antes que después. Que procesionan más que cualquier paso que se precie.
Descansen y hasta la próxima.