lunes, 1 de diciembre de 2014

Atardeceres y animales

Tras muchos kilómetros de tierra (la pista está aceptable), de nuevo en Morrojable para el tentempié de rigor en la cafetería del muelle. Antes de llegar a Costa Calma se halla Butihondo, con un Mercadona enorme. Y para mí Costa Calma es un verdadero oasis. Lo que hace el agua. Concluimos con un atardecer de cielo rojizo en la finca.
Y la última. Valle Santa Inés tiene su playa y una de esas urbanizaciones (Aguas Verdes) que yo denomino de retiro. A las que acuden los extranjeros para aislarse lo más posible. ¡Ah!, y las cabras siempre presentes. Otra vez a Puerto del Rosario, que ya se quitó ese sambenito de zona militar y se nos muestra como una población coqueta y bien cuidada. A los aviones hay que cazarlos al vuelo. Y ahí están. Como las lisas en El Castillo (Caleta de Fuste).
Bueno, hemos acabado la excursión. Si alguna fotografía te convenció, quedas autorizado para divulgarla. Y al que no, a la basura.
Mañana volveremos a la política. ¿Ya Rajoy se habrá explicado mejor con lo de Cataluña? ¡Qué dilema!