lunes, 23 de noviembre de 2015

Libertad sin ira

Libertad, libertad sin ira, libertad, guárdate tu miedo y tu ira porque hay libertad… (Jarcha, 1976). ¿Y tú puedes creer que aún hay gentes que me cuestionan el contenido de mis comentarios en este blog? Creo, eso espero, que no tanto por las posibles opiniones críticas vertidas, cuanto por el hecho de haber sido. Sí, parece que te estigmatizan porque tuve la infeliz ocurrencia de participar en la vida política allá por los ochenta. Pues te digo una cosa, ojalá vuelva aquel espíritu de cooperación en la cosa pública. Porque la posterior profesionalización solo ha venido a enturbiar, cuando no a distanciar, las relaciones ciudadanas. Son muchas las ocasiones en las que pienso si vamos en marcha atrás. La pobreza, también intelectual, por qué no, de la dirigencia en formaciones políticas y de los que se hallan al frente de instituciones públicas, que deben rodearse de una pléyade de asesores casi tan pobres, o más, que ellos, no me da muy buena sensación.
Escrito lo cual, arranquemos la semana. Ni Madrid, ni Barça, ni Benítez, ni Luis Enrique. ¡Ah!, al final te dejo dos décimas (o una reformada) para demostrarte mi cada vez más alejado sentimiento futbolístico. No, más cerca y asuntos de más enjundia. Bueno, perdón, las valoraciones corren de tu cuenta.
Me causa tremenda gracia que desde el ayuntamiento (Los Realejos) se promocione la igualdad en el municipio. La concejalía de Educación (e Igualdad; espero, de verdad, que no sea por el mero hecho de la foto de rigor) realiza campañas entre todos los colectivos. Algo que aplaudo cuando observo jóvenes implicados. No tanto cuando se trata de asociaciones de mayores, porque el PP, después que le robó los votos a CC en mi pueblo, debió copiar sus procederes proselitistas. En ese aspecto no se me diferencia demasiado Sandra Pérez de Cristina Valido. Quizás permuten mortadela por chorizo.
Cuando estos escolares de hoy, objetos y sujetos de las campañas, sean adultos y ejerzan labores políticas, no deberán parecerse a los que ahora las organizan y patrocinan, porque maldito ejemplo ofrecen los populares en las sesiones plenarias cuando no admiten ni una propuesta, siquiera una sugerencia, de los grupos de la oposición. Todos iguales si yo lo ordeno, de lo contrario –van mis excusas–, te jodiste. ¿Cinismo?, no, lo siguiente. Puede que me quede corto cuando aludo a pura fachada. Y deberé suprimir alguna sílaba.
Libertad de movimientos es la premisa del señor alcalde. Al que le seguimos pagando religiosamente los 60.000 del ala. Con un Boletín Oficial de la Provincia (BOP) plagado de anuncios en los que delega la alcaldía (lo de las firmas ya es historia) al segundo de a bordo como recurso de promoción interna importante. Lo malo es cuando llegue el cansancio del lado económico. Que sí, que ya se comenta en mentideros. Y en los pueblos todo se corre. Máxime cuando se habla en presencia de lenguas no muy bien sujetas.
A lo mejor mañana comentamos asuntos presupuestarios. Los mayores de la historia. No, el colmo sería que los más importantes hubiesen sido aprobados en la época de Santiago. O mía. Cuando con cien millones de pesetas… Quién vería a estos modernos estrategas con semejante ridiculez. Para empezar, Manolo tendría que trabajar en sus empresas para poder llegar a fin de mes. Adolfo, a las aulas. Y los demás… No seas abusador, me dice mi mujer. Coño, y nosotros ¿cómo escapamos?
Uno que ha solicitado aumento de sueldo es el que hace las fotos. Chacho, lo tienen como la caja del turrón. Regalan unos sacos de papas de semilla o entregan un cheque de unos miles de euros a cualquier entramado social y acuden como a un panal de rica miel. Ahí te ilustro el presente con dos ejemplos. En ambas, cuatro personas. El 75% (3/4) para la donación. El 25% (1/4) para la recepción. Tengo la duda razonable de si el de los pantalones deportivos es agricultor o el que vendió las papas.
Libertad de acción, mucha, tienen los dirigentes regionales para reubicar desplazados. No, sirios, no. Haroldo Martín y Faustino Alegría, entre otros. Ambos exalcaldes. Han pasado a ser asesores. ¿Que qué asesoran? Aconsejan, recomiendan, sugieren, advierten, ayudan, proponen, orientan… y cobran. Porque o son alcaldes o no se les reconoce otro oficio. Si antes eran maestros, verbigracia, como Paulino, la alergia a tizas, aulas y alumnos es tal que los escozores cuando pasan por las afueras de un centro docente le producen unas urticarias que los rascones… Quita, quita, eso no se lo deseo a nadie.
Gran libertad de movimientos para la dicharachera Ana Oramas. Cómo se menea cantando isas y malagueñas. Y Carlos la acompaña (¿el Cabildo?, ya se verá) en los estribillos. Somos los únicos y auténticos nacionalistas, salta Linares en un arrebato de rascar la caña, muy al estilo Isaac en la romerías. “Cuando defiendo los temas de Canarias pienso en la gente de aquí”. Y fue en busca de Elfidio para que le recordara aquella copla del intermediario.
Ya está. Perdón, perdón, la décima; o las décimas. ¿Aficionado yo? Lo era al ciclismo. Después de la Operación Puerto, ya no lo tengo tan claro. Deportes quedan pocos. Negocios, trapicheos y componendas, abundan en exceso.

Debemos vender el oso
cuando esté cazado y muerto,
de no ser así te alerto
de un ridículo espantoso.
Te creíste muy gracioso
con la victoria merengue,
por mucho que el blanco arengue
no valen excusas vanas,
te dieron con buenas ganas,
ante el Barça, bien blandengue.

Debemos vender el oso
cuando esté cazado y muerto,
de no ser así te alerto
de un ridículo espantoso.
Te creíste muy gracioso
con la victoria del Barça,
y aunque digas que era farsa
no valen excusas vanas,
te dieron con buenas ganas,
del Madrid fuiste comparsa.

Hasta mañana.