miércoles, 28 de septiembre de 2016

Caos

¿Está Pedro?
Sí, pero habla por la otra línea con Susana.
Bueno, no importa, espero; si hay algo que me caracteriza es la paciencia, o la pachorra.
¿Usted que desea? Puedo pasarle una nota.
Bueno, sí, verá, es que yo quería informarme del proceso de primarias, que deben ser antes que las secundarias; es decir, unas primero y las otras después. Porque no me gustaría hablar sin saber de qué hablo, que sería lo mismo que no decir nada…
¿A qué federación socialista pertenece?
Bueno, sí, verá usted, o mejor, vamos a ver, yo, en realidad, soy más bien aficionado y tengo buenos amigos en la federación de ciclismo, porque es deporte que sigo con sumo interés, aunque, si le digo verdad, que es manera de…
Dígame al menos su nombre, compañero.
Soy el señor Ano, Mari…Ano.
Esto será una broma, ¿no?
Jamás, bueno, mi carácter, en realidad, tiene idas y venidas, andares y desencuentros, vueltas y revueltas…
Mire, señor Rajoy, que le cogí el tranquillo silbador de las eses (sin hache y con la susodicha), ya tenemos repleto el cupo de cachondeo y nos parece de muy mal gusto que venga con sus monsergas en el vano intento de ahondar en las supuestas heridas que los medios afines a sus corruptos han difundido alevosamente.
─Pero es que yo quiero presentarme como candidato del PSOE para dotar al partido de la estabilidad necesaria y que alcance, por fin, el tan ansiado sosiego. Vamos, que sea capaz de una vez por todas de pensar en España como bien supremo y cumplir fielmente los principios fundamentales de todo manual de instrucciones que se precie.
─No estará de recochineo, ¿no?
─Qué va, jamás he hablado con más seriedad; y admitiendo su constante interpelación, algo infrecuente en mí dadas mis tendencias al plasma.
─… Ring, ring, ring.
─¡Biiiip! ¡Biiiiiiiiiip!
─Chacho, Barri, que me parece haber escuchado al mismísimo Mariano.
─No me jorobes, Julito…
─Qué Julito ni qué narices…¡Crac!
─Oiga, Ferraz, aquí se entremezcla otra gente. Bla, bla, bla. Esto ya huele a gallinero.
─Toc, toc, toc. ¿Estás ahí, Nico?
─Si ya la palabra carece de valor alguno, lo plasmado en este documento importa menos que el coste de este folio, rasssss.
─Jaime, por Dios, contente.
─De San Vicente, no, de Realejo Bajo. Y también ha maquinado entre bambalinas. Quiere el ascenso y la vicepresidencia como mínimo. Si tu abuelo levantara la cabeza se desmoronaría El Castillo.
─Sí, ¿me escucha? Ssssssh. Zzzzzzzz. Plop.
─De hoy no pasa, me cambio a Movistar desde ya. Cuánto galimatías. La que me espera de aquí al Comité. Y después, en caso de haberlo. Snif, snif.
─Señor Sánchez no sea tan irresponsable…
─Soy Cejas, no Sánchez, ¿y con quién estoy yo hablando?
─Hazme caso, este acuerdo te va a saber a pastillas; bueno, a chuches.
─Granadilla, te dije Granadilla. Sí, en el Sur de Tenerife.
─Y te podría invitar a un finde en Amadores.
─Dolores, pásame el móvil que lo dejé sobre la mesa del despacho.
─Tic-tac, tic-tac, tac-tic, tac-tic.
─Mañana nos reuniremos en Las Palmas. Mándame un whatsapp antes de irte a Costa Calma.
─Fuiiiiii. Fuuiii. Fuuuii. Fuuuui. Joder, ni el silbido me sale. Tanto tiempo sin pisar La Gomera, me he anquilosado.
─Mira, Pedro, déjalo. No solo te has instalado en el no es no, sino que tu negativa ha cortocircuitado las telecomunicaciones. O haces unas reformas como nosotros en Génova o no me junto más contigo, más contigo, más contigo. Jolines con la reverberación, debe ser cosa de la impedancia.
─Sí, Susana; sí, baronesa; que sí, lo que tú digas. ¿Dónde? ¿En Pozoblanco o en Riotinto?
─De acuerdo, entonces. En El Médano echamos la conversa.
─O el teléfono está pinchado o las interferencias señalan que el encuentro interplanetario se aproxima.
─Oé, oé, oé, oé; campeones, campeones.
─Lantano, cerio, praseodimio, neodimio, promecio, samario, europio…
─Gadolinio, terbio, disprosio, holmio…
─Somos tierras raras.
─Qué va. Yo te llamo mañana.
─¿Me oyes? Déjalo y yo te llamo mañana.
─¿La próxima semana?
─Ños, esto está tupido.
─Voy a dejarle un recado porque la línea se cruzó. Inserte su mensaje después de oír la señal. Pi, pi, pi, piiiiiii. Jaime, mañana hablamos.
─Voy a dejarle un recado porque la línea se cruzó. Inserte su mensaje después de oír la señal. Pi, pi, pi, piiiiiii. Nico, mañana hablamos.
─Voy a dejarle un recado porque la línea se cruzó. Inserte su mensaje después de oír la señal. Pi, pi, pi, piiiiiii. Julio, mañana hablamos.
─Voy a dejarle un recado porque la línea se cruzó. Inserte su mensaje después de oír la señal. Pi, pi, pi, piiiiiii. José Miguel, mañana hablamos.
─Voy a dejarle un recado porque la línea se cruzó. Inserte su mensaje después de oír la señal. Pi, pi, pi, piiiiiii. Pedro, mañana hablamos.
─Voy a dejarle un recado porque la línea se cruzó. Inserte su mensaje después de oír la señal. Pi, pi, pi, piiiiiii. Mariano, mañana hablamos.
Y mañana será otro día.