miércoles, 16 de noviembre de 2016

Populachero

¿Para qué ir a buscarlos allende los mares teniéndolo aquí? No es menester estrujarse los sesos para poner un ejemplo muy práctico de lo que es la populachería. Sí, porque Manuel Domínguez, alcalde realejero cuando sus otras ocupaciones se lo permiten, ha subido un escalón. Hasta hace dos días era populista, practicante acérrimo de ese popularismo rancio a base de las fotos del bien quedar y declaraciones tan vacuas como el cerebro de algunos mosquitos. Pero asciende con sus medias verdades –las peores mentiras– y adula al pueblo para que lo estime hasta el infinito, y unos metros más allá, con la venta de más humo en botellas de 8 litros, tipo Fonteide. Familiar, o en familia. Convirtiéndonos, de paso, en vulgo redomado con los clásicos halagos pasionales. Y yo, que ya estoy en edad de no merecer, persisto reacio al besuqueo y la palmadita. Viejo idiota del Imserso.
El malvado Fondo Canario de Compensación nos vuelve a castigar con el detraimiento (sí, porque para él es una infamia que nos denigra) de algo más de 157.000 euros. Cantidad un tanto superior a la del pasado año en la que, asimismo, fuimos mermados en los ingresos. Y algo inferior a la del próximo ejercicio porque esto tiene visos de perpetuarse.
Yo, exclamó Manolo, que trato al contribuyente con una exquisitez jamás contemplada por estos mis vastos dominios. Y a todos igual, tabla rasa. Pagamos menos de lo que debemos porque “este ayuntamiento no tiene necesidad ni posibilidad de incremento en sus ingresos”. Que me desvivo por hacer cumplir las obligaciones fiscales aunque deba comprar la propiedad de un amigo que adeuda a la hacienda municipal un buen pastón. Eso, hay que favorecer al que más tiene que para eso es el que menos paga.
El ignorante ciudadano, aunque disponga de blog y haga sus pinitos en el mundo de la Internet (te juro que no se trata de un servidor, que ya lo estabas pensando), da fuerte brinco y acude presto al ordenador para escribir ‘Cosas de locos’. Cómo va a ser posible que nos castiguen por escasa presión fiscal. Con lo bueno que es no tener que pagar ni una peseta. Dejen a mis votantes tranquilos y sustancien el giro de cada mes. Que paguen los otros. Mejor, abonen solo unos y beneficiémonos todos, incluso los incumplidores.
Me callaré –los periodistas tampoco van a preguntar– de dónde proceden las directrices y baremos, porque la racionalización y sostenibilidad de la administración local es tema bastante engorroso. Y ni uno fue capaz de plantear esta duda: Si Los Realejos no tiene necesidad de incrementar sus ingresos, ¿para qué estas comparecencias, por no escribir montadas populares? ¿No tiene el gremio reportero cosa mejor que hacer? ¿Les basta a los plumillas con estas revelaciones para dar por cumplido su cometido? ¿No se ponen, siquiera una vez, en el pellejo del atónito administrado? ¿O es que acaso piensan, como parece hacerlo este equipo de gobierno, que los contribuyentes solo somos un mero número estadístico y, además, idiota de remate?
Convoca, Manolo, varias ruedas de prensa para hablar de los aparcamientos de Realejo Alto y San Agustín. Del estado de calles y carreteras del pueblo, sean o no competencia municipal. Porque de no serlo, bastante tono te das por este territorio fragmentado como para no encontrarte, y demandarle (cara a cara, sin cámaras ni micrófonos) a los responsables; salvo que también estén actuando con tu misma ligereza. De cómo existiendo dos concejales de patrimonio se halla el ídem por los suelos, a pesar de promesas, estudios, anteproyectos y parabienes de entidades privadas. Tantos asesores que se requieren para que los ediles sepan caminar y en otros supuestos nos basta con ideas estudiantiles (con todos mis respetos) que incluyen en los bosquejos hasta las propiedades privadas cuando las fuentes de financiación se encuentran en el limbo. De cuándo unas salidas hacia la autopista que permita mayor fluidez en el tráfico. Ya me dirás de Los Barros y Los Cuartos. ¡Ah!, que estás en la TF-5, vale. De cómo eras partidario de dos mandatos… ¿Cómo? ¿Te has olvidado? Me lo imaginaba. De cómo los que vivimos en Los Príncipes no pagamos la tasa de saneamiento (o como se denomine) y en otros lugares la abonan hasta los que no están conectados. Y podríamos hacer reuniones para comentar el maravilloso estado del alumbrado público. Y de cuánto nos cuestas cada año a pesar de los anuncios de ausencias que se plasman en el BOP…
Te podría seguir detallando infinidad de cuestiones. Pero soy consciente de que ni el más mínimo caso. Idéntico trato que a los grupos de la oposición. Porque a ellos los votaron los de Valsequillo. A ti solo te encantan los me gusta y los comentarios laudatorios. Pero ni un atisbo de autocrítica. El populacho se conforma con bien poco. Somos, me incluyo, bien lo sabes, la parte ínfima de la plebe. Y nos satisface el circo. Por ese motivo agradecemos tus desvelos. Como ya no se permite el uso de animales, debemos refugiarnos en las actuaciones de los payasos. Que no son marca exclusiva de Telecinco.
Y… 1980. Restan 20.