sábado, 7 de noviembre de 2009

Apareció la 'x'

Propuse, hace unos días, la creación de una agrupación electoral que desde Los Realejos tuviera por objetivo cambiar el mundo. Finalidad sin mayores pretensiones, como fácilmente puede deducirse. Pero mi gozo en un pozo. Se me ha adelantado Domingo Medina. El lagunero, con muchos más ‘ex’ que yo a sus espaldas, ha aprovechado su dilatada trayectoria y ha bautizado el invento con una sugerente ‘x’. No sé si es que va Domingo de incógnito, algo difícil a estas alturas de la vida, o es que su futuro vuelve a ser otra interrogación, otra variable a despejar. Le auguro el mismo éxito que tuvo Félix Real en este Puerto cercano, cuando desembarcó del PSOE –igual que Domingo– y no se le ocurre, para iniciar su nueva singladura, otra cosa que agarrar el barco por el Penitente en vez de hacerlo por el muelle pesquero de toda la vida. El estampido que le dio la primera ola casi lo saca por la Punta del Viento. Menos mal que su tripulación, más avezada en las travesías difíciles, pudo poner a buen recaudo a los maltrechos náufragos por el Complejo de Martiánez.
Miren ustedes, cada uno es cada uno y, por consiguiente, puede hacer lo que mejor crea conveniente. Pero mal síntoma me parece el que alardeen de que ya tenemos con nosotros a fulanito de tal, menganito de cual y zutanito del otro lado. Y que suelen ser, casualidades de la vida, ejemplares que ostentan, asimismo, bastantes ‘ex’ a sus espaldas. A saber, tienen en su haber una amplísima trayectoria política. Y creo tener la impresión de que el electorado si de algo está cansado es precisamente de eso. Y quiere caras nuevas. Porque, insisto, gente joven y sobradamente preparada hay para dar y tomar. Que ya está bien de Pepes, Santiagos, Domingos, Paulinos, Antonios y Manueles. Entiendo que se imponen unas vueltas de tuerca para que accedan los Yerais, los Raycos, las Andamanas y las Acosaidas. Y lo manifiesta quien también estuvo y que a sus sesenta piensa que es completamente imposible que venga alguien, por joven e inexperto que sea, que lo haga peor que ustedes. Lo dicho, imposible.
Lo malo es que los corifeos, para mayor desgracia, escarnio y vergüenza, inician una información diciendo que el gobierno de estas ínsulas no tendrán que abonar un euro por Tebeto (foto). Eso no es lo que expresa el auto del TSJC, que viene a confirmar íntegramente las actuaciones anteriores, salvo que el propietario de los terrenos valutos (o casi) debe adecuar el aval. Pero el banco en cuestión las está pasando canutas. Lo mismo quiebra y nos salvemos. Chacho, busca por ahí más acantilados que se estén cayendo. La gente entiende lo menudo, lo cotidiano. Manda sucesos por un tubo. ¿Un aval, Tebeto, una fianza, Bittini, Tindaya, proyecto monumental, Chillida? Por cierto, si la parte propietaria del montón de tierra presentó en su momento una valoración (interesada, por supuesto), ¿por qué no lo hizo en aquel mismo instante nuestro queridísimo gobierno sino que es ahora cuando se dio cuenta de que querían meterle gato por liebre? Como no me he caracterizado por meterme en esta vida en berenjenales judiciales, mi ignorancia es más bien supina, pero tengo la impresión de que las pruebas deben aportarse en el momento procesal adecuado y no cuando se le encienda la bombilla al gerifalte de turno (si es que llega a prender).
Lo dejo porque me estoy enrollando. Además, tengo que ir a la puerta. Hay un tío envuelto en una piel de macho cabrío y tocando el bucio… Me da la impresión de que no le quitó los cuernos al susodicho. Será animal.
¡Ah!, Domingo no esperó a que lo designaran cabeza de lista al ayuntamiento de Aguere. Ya está escarmentado de antes. Me nombro yo mismo mismamente sin ir más lejos, se dijo, e ipso facto.
Bueno, perdonen, pero la política es así como este comentario, enrevesada a más no poder. Hasta la próxima.