viernes, 6 de noviembre de 2009

Radio Ecca (y II)

Y hoy, sin más preámbulo, el segundo:
No reúne el comentarista mayor crédito que le avale. Si acaso unos centenares de articulillos en la prensa que, en la mayoría de los casos, dan norte de un quehacer paralelo al del ente para el que reclamo la concesión del Príncipe de Asturias. Periodismo y educación, comunicación e instrucción. Aun así, siendo, quizás, el menos indicado, de una parte, por los escasos méritos del proponedor, pero, de la otra, por entender cuán difíciles son las actuaciones en estos ámbitos, no sólo me adhiero a la propuesta del Gobierno de Canarias, sino que invito a quien tenga la capacidad de decisión al respecto que sea capaz de votar (?) en conciencia. Que, si la edad se lo permite, cierre los ojos y se sitúe en un ambiente rural cuatro décadas atrás. Y hecha la reflexión pertinente, puede que se haya quedado corto en el baremo de los méritos de este peculiar sistema. Es probable que un servidor tenga un mucho de aquellos Pepillos y Juanillos cuyo campo visual no excedía los límites de las inmensas plataneras en las que buscaba el sustento de los animales de la casa y de la propia familia, pero que tuvo la tremenda suerte de poder acudir a la escuela del lugar. Por lo que estima que cualquier tributo se antoja escaso ante tan ingente labor.
Radio ECCA ha recibido innumerables muestras de reconocimiento público por sus actuaciones en las diversas esferas en las que actúa. Han sido muchos los premios y distinciones, tanto en el campo propio de la radiodifusión como en el del objetivo trazado. Siguen, no obstante, con los pies en la tierra. Y con la humildad que les caracteriza reconocen que “el mejor premio para los que trabajan en esta empresa de formación es ver cómo la población adulta revalida día a día y año a año su confianza en esta Institución”.
He aquí algunos de sus avales: más de dos millones de alumnos en Canarias entre 1965 y 2004; una oferta formativa básica amén de enseñanzas medias, contabilidad, idiomas, aula abierta y rama de FP (FP Ocupacional, Formación Continua, Familia, Formación del Profesorado, Habilidades Educativas básicas, Informática, Intervención Social, Medio Ambiente, Mujer, Ocio y Tiempo Libre, Salud, Trabajo...); presencia en Andalucía, Baleares, Extremadura, Galicia, Madrid, Murcia, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-León, Euskadi, Valencia; cooperación en Marruecos, Mauritania, Cabo Verde y en diversos países del continente americano: Argentina, Colombia, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú, Uruguay, Panamá, República Dominicana, Venezuela...
Pero las nuevas tecnologías han posibilitado que ECCA actualice su operatividad. Y así, a través de Internet, es posible el seguimiento de algunos cursos: Economía y Empresa, Formación del Profesorado, Idiomas, Intervención Social. Otra alternativa consiste en “bajarse” las clases radiofónicas para adaptarse mejor así a las disponibilidades de horarios del alumnado, por ejemplo, Bachillerato.
Concordia: conformidad, unión o buena relación. Qué más puede aportar este escribidor que sólo presume de sus ignorancias. Y siendo consecuente con tal argumento, se me ocurre solicitar que se sumen a este carro todos aquellos que hayan sido capaces de alcanzar esta línea del escrito. En tiempos migratorios difíciles recurrimos a la estampa del éxodo hacia la salvación venezolana. Animo a cuantos deambularon por las aulas etéreas de Radio ECCA a establecer el pertinente símil. Se lo merece, ¿no? La institución debe lograr este broche de oro, que no será final feliz y brillante, porque goza de buena salud como para otras tantas singladuras. Juntemos, pues, todas las manos, que la muralla ya fue cimentada por ECCA. Suerte y éxitos.
Para las buenas gentes de Ecca, y de manera muy especial al amigo José Manuel Barroso Gámez, mi admiración y respeto.