sábado, 7 de noviembre de 2009

Perlas informativas

Podrán comprobar que es 7 de noviembre de 2009 (sábado). Y que hace unas horas colgué mi habitual comentario. Pero como es sábado, puedo leer la prensa con mayor profundidad. El resultado, estas perlas informativas que no me resisto a trasladar a mis posibles lectores (?), por si no han tenido tanto tiempo libre como el menda y no disponen sino lo justo para entrar en mi “Pepillo y Juanillo”. Vamos allá:
Lo acontecido ayer en el ayuntamiento de Tacoronte es digno de enmarcar. Que todo un pueblo haya tenido que indicarle al alcalde (y a su concejal de urbanismo) que los temas importantes –y el PGO lo es en grado sumo– no se pueden hacer ‘estilo compadreo’, es tema para subir nota. Pero entiendo que con alcanzar tan sonora cachetada no puede quedarse el equipo gobernante tan ancho. Eso ocurre en cualquier otro lugar, y la dimisión es inmediata. Aquí no dimite nadie, porque el planteamiento es menos de ocho años no estoy yo en un cargo (Ana Oramas, dixit). Pensaba yo, cuando el desaguisado que armó el precitado consistorio con los premios Alhóndiga, que algo raro ocurría. Mas esto excede todo límite de la normalidad. Y por vergüenza torera, alguien tendría que dar un paso hacia un lado. Porque, Hermógenes, no todo en la vida es verborrea fácil y encendidas loas al Cristo en el programa Tenderete. Por muy a gustito que uno esté en el burro, malo es cuando no vislumbra la gravedad de un asunto que moviliza a tanta gente.
Y ya puestos con jumentos y pollinos, chiquita sorpresa cuando leo en La Provincia el siguiente titular: ‘Burros contra la desertización’. La ilustración gráfica que acompañaba esta noticia era una fotografía con una yunta de borricos. Detrás de ella (vuelvan a leer el titular), otro ejemplar que se me pareció, pero de manera tremendamente exagerada, a Paulino Rivero. Volví a leer: ‘Burros contra la desertización’. Pues sí, mi presidente había ido a Tetir para recuperar unas gavias abandonadas y estaba predicando con el ejemplo a toda Canarias. No sé qué dirá a todo esto un indeterminado medio (¿o cuarto?) de comunicación en el que hace unos días apenas se metieron con los calzoncillos del pobre hombre (Paulino). Amigo, cuando uno se arriesga, debe estar debidamente informado. De ahí esta segunda entrega en el día de hoy, para que puedas presumir ante tus amistades de las increíbles giras del presidente autonómico. Novelero que está el hombre. Le harán descuentos por residente.
Isaac Valencia quiere resucitar la Mancomunidad del Valle. Es el undécimo intento, más o menos. Este muerto está bien muerto. Aunque con tres alcaldes áticos (no es la primera vez), a lo peor tampoco respira. Y me temo que los ombliguismos seguirán haciendo acto de presencia. La otra, la del Norte, se murió ella sola. Le cayeron encima las deudas y pereció aplastada. No sé, déjame unos días para pensar, pero este Valle de Taoro cada vez se me parece más a La Gomera (políticamente hablando), porque la intensidad del fragor, de la batalla (política) excede todo límite de la normalidad (ya lo escribiste antes).
Bueno ahí te dejo el adelanto a modo de reflexión. Y meditar es bueno casi siempre. Mañana domingo, si me levanto con ánimos –la gripe (ignoro grupo) me tiene frito–, me alongaré otro fisco.
Reitero mis más cordiales y afectuosos saludos.