domingo, 8 de noviembre de 2009

Ópticas

Reconozco cierta habilidad para la observación. Y merced a esa capacidad, cada vez estoy más convencido de que la clase política (ejemplares humanos que cobran durante décadas del erario público, pagan con cargo al erario público, viven –y bien– con cargo al erario público…) está, a su vez, más convencida de que el resto de mortales, humanos o no, es subnormal perdido y profundo. Por lo tanto, con esta premisa, teniendo constancia de que no doy más de sí, sino mucho más de no, atentamente, expongo:
Desde esa óptica, y sólo desde ésa, manifiesto mi total incredulidad ante la sapiencia del, mero ejemplo, nuevo equipo de gobierno de Puerto de la Cruz. Y le pregunto al superviviente Luis Miguel cómo demonios no se dio cuenta antes. ¿Tú no estuviste también gobernando con los impresentables socialistas? Los dislates urbanísticos a los que Meca alude, ¿no ocurrían en los tiempos de Eva? Pero lo mejor de lo mejor es que en un mes escaso la ciudad ha cambiado radicalmente: ya no hay botellones (alguno ya no podrá ir a sacar la foto bien tempranito), se erradicó la venta ambulante, salieron proyectos por todos los sumideros (¿no estaba el equipo técnico de la mano de Dios?) y, a día de hoy, todo, absolutamente todo, está desbloqueado. Ricardo Melchior ya se descargó (del trípode teideano) y se ha sentado con Marcos para hablar de lo divino y de lo humano. Paulino Rivero (siguiendo los doctos consejos del que lo ha llamado ‘godo’ –¿hay quién dé más?–) ha tomado el helicóptero y se ha plantado en La Vera con el ánimo bien dispuesto: platicar cuanto menester fuere con Isaac, Oswaldo y Marcos. Porque yo quiero seguir y me hacen falta los votos del Valle (ni alternancia ni ocho cuartos; ¿no fui al Pino, a La Peña y a Los Dolores; no veraneo en tierras conejeras, como Zapatero, no ordeño las cabras de La Aldea y aro con los burros de Tetir?)…
Hoy, 40 millones de deuda; mañana, 96 millones. ¿Ustedes creen que esto es serio? Desde luego, nos toman por idiotas. Y como tales actuamos.
Aquellos realejeros que vivimos intensamente el periodo de las primeras elecciones municipales (democráticas), estamos asombrados con el actual discurso del PP de nuestro pueblo. Asombrados, agradablemente, porque todo lo que dicen y sostienen por escrito bien lo pudo suscribir el PSOE del 79 o del 83. Que lo cumplan o no, si los electores le otorgaran tareas de gobierno, es otro cantar. Pero en el papel, en su revista, queda muy bien, viste muy bien.
Por todo lo manifestado anteriormente, solicito muy encarecidamente… Y bla, bla, bla.
Suyo afectísimo, un posible votante en 2011 (a la vuelta de la esquina).
Si nada se tercia, hasta mañana.