jueves, 19 de noviembre de 2009

Jalea de menta

Estoy preocupado porque me dijeron, fuentes bien informadas y dignas de todo crédito, que Paulino Rivero también va a correr en Fórmula Uno el próximo año. Ya estuvo haciendo prácticas en Fuerteventura con una yunta de burros (por si el prototipo se le mete en la gravilla y no le pase lo que a Hamilton). Y ha participado en muchas carreras (pedestres), por lo que debe estar en buena forma física. Hombre, a decir verdad, por este Norte ya lo están criticando porque con tanto ajetreo no ha tenido tiempo para echar una visual a los desastres de las lluvias. Pero yo estimo que si existiesen diez gobernantes como él, diez jueces estilo Garzón y diez abogados a lo Felipe Campos, otro quíquere nos cantaría cada madrugada.
El hombre –Paulino– debió recuperarse rápido de su hemorragia nasal, porque ya nada se habla del asunto. Creo que fue el resultado, pienso, de mandarse un buen pámpano con vinagreta de lapas en el sauzalero Jalea de Menta, bien acomodado en una de las sillas que ocupa un espacio público sin licencia –pero eso no importa–, y bien acompañado por sus cinco escoltas –tres y dos– en un instante en que Ángela tuvo un acto oficial con Zerolo. Cuidado, malpensado, las lapas guardaban las medidas mínimas exigidas. Parecían más chicas porque se encogieron con el frío, pero fueron atrapadas legalmente, que yo lo vi, en la Garañona en una tarde noche de marea larga. Estaban los riscos atestaditos hasta los topes. Un laperío que te cambas.
Mariano, mientras, hace lo que puede. Sustituir a un todoterreno tienen muchísimos inconvenientes y el hombre no está para demasiados trotes (físicos). Lo más, subir por las tardes a Ravelo para echar una partidita de dominó y regar el gaznate con un vasito de vino de la zona. Y entre revuelta y revuelta (de las fichas), pensar en qué postura tomamos con varios establecimientos que funcionan sin permisos (lo dijo él). Más jaleo –no jalea– tiene Hermógenes en Tacoronte con Cristian, que le tumbó el Plan General, y ahí está haciendo declaraciones y poniendo al Cristo por testigo de su buen hacer. Un Cristo lo ayuda y un Cristian se lo carga, paradojas de la vida.
Bueno, hasta mañana. Voy a lavar un fisco el coche. El pobre está de lodo que parece la rotonda de El Castillo.
Aclaración pertinente: Una vez escrito el presente, me entero de que Paulino giró visita ayer tarde a las zona afectadas. Bastante que me alegro. Espero que no les haya dicho a los damnificados que se echen una menta, perdón, una tila (en qué estaría yo pensando).