jueves, 12 de noviembre de 2009

Period...istmo

Ayer escribí algo de periodismo y de periodistas. Tras ‘colgar’ la nueva entrada me puse a leer la prensa. Esa que tú ya tienes seleccionada para el sano ejercicio diario. Y en esa lista, como no podía ser de otra manera, están incluidas las versiones digitales de los que hallamos por estas islas ultraperiféricas. Asimismo los independentistas, porque debemos ser receptivos a todo tipo de tendencias, por muy tendenciosos que sean (o puedan parecerlo).
Quiere imaginarse uno que en todas las redacciones hay gentes sensatas (cuerdas) y otras que no lo son tanto. Como en todos los gremios, ni más ni menos. Pero si tú tienes un patrón (el jefe) que está loco (como mínimo), lo tienes que pasar jodido. Y eso debe estar ocurriendo con los buenos profesionales que aguantan en Buenos Aires, que no en Argentina, las diatribas monocordes que un periódico publica bajo el paraguas del editorial.
No me vengas con rollos, eso no son cosas de viejo, eso no lo escribe ningún viejo, eso lo escribe alguien más joven que tú y que yo. ¿Al dictado? Por supuesto: poderoso caballero… ¿Tú crees que un viejo, a su edad, puede ser tan torpe (por lo de las carencias) como para hablar (escribir) de las dos cabezas humanas que a todo ser varón se le presupone? Y bien aclarado que quedó: la de arriba y la de abajo. Por cierto, las dos funcionando a la perfección (qué otra cosa podría esperarse), aunque ninguna sirva para pensar. ¿Estamos o no locos? El gran, la tercera, los secarrales, los godos jediondos… Y los corifeos norteños tendiendo y extendiendo la alfombra a sus pies. Ño, qué buenas están las lentejas. Prepara dos chapas, Marcos. Intercambio de cromos.
Yo no te nombro, yo no te mento, pero te llamo borracho sucio, o maltratador (de palabra u obra). Yo no te llamo cochino, pero digo que no te lavas. Menos mal que los perros (de la ira) no comen carne de sus congéneres, que si no. Y qué mal lo deberá pasar el redactor encargado de informar de la golfería que está sucediendo en Telde cuando debe situar la ciudad en (Gran) Canaria.
Hoy he llevado a la práctica algo que debía haber hecho hace varios meses (¿o años?). Pero que se mantenía ahí porque, entre otras cosas, uno fue colaborador. Y el Desde La Corona de aquel entonces me ha acompañado hasta ahora. Pero hoy, insisto, ya no tragué más saliva y eliminé la URL (siglas de Localizador de Recurso Uniforme [en inglés Uniform Resource Locator], la dirección global de documentos y de otros recursos en la web). Lo que está entre paréntesis me lo copié. He aguantado estoicamente, pero debo confesar, y confieso solemnemente, que han perdido un lector para siempre jamás. Ya lo sé: qué significa una mierda de nada (yo mismo). Ya lo sé (otra vez), pero ojalá que se sumen a mi iniciativa otras y otros cuantos mierdas más y podamos hacer un lodazal de mucho cuidado, una jediondada de tomo y lomo. De tal suerte que cuando nos sequemos y ya no demos mal olor, a ver en qué chiquero van a nadar el viejito y sus acólitos. Eso, llamadme godo. Tú también lo eres, Paulino, ¿ya te enteraste?
Presiento que hoy para mí puede ser un gran DÍA. Y se acabó. A rey muerto, que vivan Pepillo y Juanillo. A nobleza y canariedad… ¡Vete a limpiar gomilla! Aclaración: también conocida por longo.