lunes, 2 de noviembre de 2009

Sondeos electorales

Ya empezamos. No se les ocurre preguntarme si me interesa presentarme como candidato en las próximas elecciones, sino que me interrogan para que yo les diga por qué partido voy a votar. Porque todo dependerá del personal que se exponga. ¿O no? Por ejemplo: si el aspirante es Rajoy, un hombre ‘gallardo’ en el que podemos depositar toda nuestra ‘esperanza’, a lo mejor me lo pienso y lo mismo me quedo en casa. Pero, otro ejemplo, si el cabeza de lista es Segura, tenga usted la completa ‘seguridad’ de que ese día (el de las votaciones) no me levanto de la cama. Por mucho que me llame Juanfer (donde esté), Jerónimo (el de los ‘hermosos’ pactos) o Santiago (‘amigo’ de otro Pepe).
Ayer domingo publicó (Pepe) otra de las suyas (ahora nos bombardeará hasta 2011), en la que agradecía al alcalde lagunero el que se hubiera acordado de él para rendirle los honores que bien se merece por treinta años de servicio a… Le gusta más un lucimiento que el móvil a un tolete de mi pueblo (¡Ah!, yo no tengo).
A mi casa llamaron para eso de la encuesta, para el sondeo. Y nadie quiso contestar. Le pasamos el teléfono a las tortugas, pero siguieron haciendo acopio de calor. Estaban las dos estiradas que daba gusto verlas. Y el pájaro continuó cantando folías cuando le insinué la posibilidad de que diera a conocer sus preferencias. Esa de diez versos que puse a la derecha en este incipiente blog, ya la entona como el más versado solista del más prestigioso grupo folclórico de las siete Islas Canarias (incluyendo La Graciosa). ¿Gran Canaria? No caigo, no me suena (bajito, bajito, estoy haciendo méritos por si tengo que resucitar aquel “Desde La Corona”). ¿Más claro? Sí, el agua de Caramujo.
Luego tenemos a Melchior bajando del Teide con un trípode a cuestas. Parece que el susodicho era de Manolo (Artiles). O a Paulino haciendo que silba con Casimiro en lo alto de Garajonay. O en El Pajarito; mejor, en El Pajarito. Es más canario. Milagros, experta en educación medioambiental, será el repuesto de Marcos en el supuesto de que éste se desinfle. No lo creo, pero por si acaso. El incombustible Isaac seguirá hasta que tenga tres hoteles en La Boruga y seis campos de golf en Las Cañadas. Ya cuenta con el apoyo de Cristina. Valido no, Tavío.
Como no se manden a mudar varios ‘cienes’ de la palestra actual, me parece que el elevadísimo índice de los que no lo tenemos claro, se va a convertir en un porcentaje abrumador de votos nulos, votos en blanco o, directamente, no votantes. Con lo cual, leche cacharro, seguirá los mismos. ¡Chiquito porvenir! Acabaremos todos chiflados, o séase, en condiciones óptimas para acceder a Teobaldo Power. No, en La Villa, no. En Alcampo tampoco. A ver si entre todos nos cargamos los bichos (del techo).
Qué pena que no pudieran conocer La Gomera los muchos turistas que iban en ese barco tan hermoso. ¿Pero no sería mejor medir bien antes? Si de eso se dio cuenta aquel medio parado de La Dehesa, que le dijo al maestro: e digo e no cabe, e mete, coño. El maestro (albañil) debía ser operario de cualquier ayuntamiento. Bobos y listos, a la patada. En todas partes. Está usted leyendo ahora mismo a uno de ellos. Ponme donde te apetezca.
Hasta más ver, que son señas…