lunes, 14 de diciembre de 2009

Periodismo de hace un siglo

Esta entrada de hoy quiero ‘dedicársela’ a mi amigo Salvador García Llanos. Porque de Puerto de la Cruz (del Puerto) él sabe mucho más que yo. Y seguro que los lugares que se mentan le son harto conocidos. Asimismo, un consejo a los ‘profes’ en activo: no se agobien, hace cien años también había chicos atravesados. La cabecera que aparece en la ilustración (1911) no se corresponde al año que se alude en el comentario (1908), pero nos vale de referencia. Por cierto, en este ejemplar de la fotocopia, los concejales D. Felipe Machado del Hoyo, D. Melchor Luz Lima, D. Adolfo Pérez Carballo, D. Agustín Estrada Madan, D. Andrés Torrents Solá, D. Marcos Baeza Carrillo, D. Pedro Cruzart Espinosa, D. Vicente Cartaya Cairós y D. Juan Carrillo Carrillo, elevan escrito al Gobernador Civil de la provincia (General Eulate), reclamando su intervención y adjuntando el contenido de dos mociones que elevan al pleno del ayuntamiento, ante las disposiciones arbitrarias que adopta D. José de Arroyo, “alcalde de este Puerto” (si les parece, ampliaremos en otra ocasión. Se dicen –se escriben– cosas interesantes).
Lo normal era que los periódicos de aquel entonces requiriesen la intervención de la guardia municipal para frenar los desmanes de chiquillos y jóvenes que provocaban destrozos en plazas y jardines u originaban escándalos en horas intempestivas. Aunque no siempre el resultado era positivo. Comprobémoslo en este suelto de “Información”, del portuense El Teide (Puerto de la Cruz, 9-septiembre-1908, año I, número 2, página 3):
Persona que nos merece buen concepto nos dice que el lunes á la noche en la plaza de Pérez Galdós, un joven de corta edad desafiaba á pelear á otro mayor, y que un policía que se hallaba por aquellas inmediaciones para evitar que la cosa tomara importancia, y al ordenar al joven que se marchara, éste se negó á ello, y entonces el guardia quiso conducirlo á la prevención.
El joven le siguió, pero una multitud de muchachos de su edad, sin el guardia darse cuenta de ello, intentó agredir al policía. Cuando éste lo creyó oportuno dio libertad al joven, y esto le valió para no verse en un conflicto con la pollería irreflexiva.
Señor Alcalde, si la guardia municipal no ha de tener fuerza moral bastante para imponerse en casos semejantes, más vale que no exista.
Esta otra solicitud o demanda de intervención policial no es para un aspecto muy agradable: Llamamos la atención de la policía para que vigile secretamente la fuente de Martiánez, á ver si puede pescar al cochino que tiene el atrevimiento de ir á hacer sus necesidades en aquel sitio (El Teide, Puerto de la Cruz, 31-octubre-1908, año I, número 17, página 2)
Y del mismo periódico, otros ejemplos:
Tenemos entendido que todas las noches se promueven fuertes alborotos por los chicuelos en la plaza de Mequinez, por lo cual llamamos la atención de la policía. (El Teide, Puerto de la Cruz, 7-noviembre-1908, año I, número 19, página 3)
Varios vecinos de la calle Pérez Zamora, personas que nos merecen el más elevado concepto, se han acercado á nuestra redacción para rogarnos llamemos la atención del señor Alcalde y del jefe de la policía sobre los grandes escándalos que allí arman los niños de ambos sexos, profiriendo palabras deshonestas é insultando á cuantos por allí transitan. Algo semejante, si no peor, acontece en la calle de Mequinez y otras de aquel barrio, á todo lo cual es preciso poner término prontamente en bien de la cultura de este Puerto. (El Teide, Puerto de la Cruz, 14-noviembre-1908, año I, número 21, página 3)
¿No se podría evitar que los niños anden jugando en nuestras calles en las horas de escuela? Creemos que sí y que los padres de familia y las autoridades deben ponerlo por obra. (El Teide, Puerto de la Cruz, 14-noviembre-1908, año I, número 21, página 3)
Es conveniente que por quien corresponda se ordene que por el muelle ó sus inmediaciones se encuentre siempre un guardia municipal, á fin de evitar que penetren allí los niños, pues el día menos pensado puede ocurrir alguna desgracia. (El Teide, Puerto de la Cruz, 14-noviembre-1908, año I, número 21, página 3)
Dícennos que en el barrio de San Felipe, allá por la calle de Mazaroco y otras suelen producirse frecuentes escandaleras, por lo cual llamamos la atención de la policía. (El Teide, Puerto de la Cruz, 2-diciembre-1908, año I, número 26, página 3)