miércoles, 27 de enero de 2010

¡Qué tropa!


Mis antiguos –o viejos– compañeros del PSC-PSOE merecen estar donde mismo están: en la oposición para siempre jamás. Lo malo es que ahí se lo pasan bien, sin mucho trabajo, sin responsabilidades de ningún tipo y cobrando a fin de mes. Porque a todas estas viene a resultar que aquellos que nos fuimos años ha, hemos sido capaces de guardar silencios, a veces cómplices, y no intentar dañar imágenes, al menos no más de lo que lo hacen los que aún siguen en la brecha (es un decir).
Uno puede ser capaz de entender que un momento de arrebato se le pueda ir la lengua a alguien. Un ejemplo sería Santiago Pérez, a quien se le escapa el baifo con demasiada frecuencia. Pero que Juan Carlos Alemán, anterior secretario general, salga ahora con esta cantinela, es de juzgado de guardia. Ni siquiera ya son capaces de practicar aquello de los trapos sucios se lavan en casa. No, van a los lavaderos públicos. Cuanto más públicos, mejor. Luego dirán que si el periodista me malinterpretó o puso en mi boca algo que yo jamás menté.
Está claro que el discurso de Juanfer caló en la sociedad canaria en un principio –a pesar de la burda copia programática–, y el resultado de las pasadas elecciones así lo ratificó. Pero a partir de ahí, el cúmulo de despropósitos se ha ido incrementando día a día. Tanto que Paulino y José Manuel se frotan las manos, van juntos a correr y se envían mensajes cada media hora. Tan contentos se hallan que piensan hacer juntos (con sus respectivas) un viaje a Noruega, porque los salmones también están allá dando saltos de alegría por esos bellos y caudalosos ríos.
Sí, los enemigos están en casa. Se disparan con la misma bala –atada a un hilo, estilo Gila– y parece que no les escuece. Es más, les gusta. Y Saavedra, amparado en lo de la edad y su glorioso pasado, siembra más cizaña. Sandra y Gloria saltan como quícaras. Y el todavía jefe, allá en la Europa. El resto, agazapado, pero con el machete a punto.
Por mi pueblo, Los Realejos, no creas que la cosa va mejor. Parece que es la única agrupación que ya nos ha adelantado quién será el candidato. Algunos de la propia ejecutiva local van a misa todos los domingos y ruegan para que lo arropen sin fisuras. Se plantea dura la batalla para confeccionar la lista electoral. Me atrevo a darles el pertinente consejo: estudien con detenimiento el descenso lastimoso de los porcentajes en determinadas –muchas– zonas del municipio. Lo que ha hecho posible el vertiginoso decremento habido (llegaron a tener 15 y van por 6).
Ya he hablado con mi mujer en varias ocasiones en previsión de lo que vamos a hacer en 2011, ahí a la vuelta de la esquina. Hemos desechado, por lo pronto, la formación de una agrupación electoral. Mientras, hay movimientos de acercamiento para atraer a Juan Borges, porque con un poco de apoyo al menos él sale. Y el hombre lleva casi cuatro años entrenándose para el enésimo intento.
No escribí de piches, baches y socavones, pero sí de remiendos. ¡Ay, PSOE, quién te ha visto y quién te ve! Hasta mañana.