lunes, 22 de febrero de 2010

Cinismo


Escuché hace tiempo a cierto encumbrado de los ‘mass media’ alegar que sentía profunda admiración por otro que, miren ustedes por donde, escribió la siguiente perla: “Lo cual me lleva a dos conclusiones: una, los medios de comunicación sufren un castigo económico que no se merecen y que van a pagar a medio y largo plazo quienes inconscientemente lo están causando; dos, quizá el castigo no sea tan malo si logran barrer a muchos charlatanes con un micrófono en la mano que viven de esparcir la alarma social apenas caen cuatro gotas, o a tipos caducos que se ponen a escribir de las cualidades de una encuesta sin tener ni puta idea de lo que es, verbigracia, la teoría de muestras”.
Los esquemas se te cortocircuitan cuando el primero peca mortalmente cada vez que abre la boca –bueno, la tiene abierta siempre porque cierto tic nervioso le impide cerrarla–, pues cumple a rajatabla lo de ‘muchos charlatanes que con micrófono en mano y bla, bla, bla’. Y este último señala lo de ‘tipos caducos’ sin ruborizarse lo más mínimo. Debe ser que en su entorno los espejos reproducen imágenes distorsionadas. Ignoro a quién verá cuando él mismamente se contempla. ¿Se denominará cinismo tal hecho?
Cuando escucho a José Manuel Soria, fiel seguidor de las enseñanzas de Aznar, que hay que arrimar más el hombro para que se ubique en La Palma el Telescopio Extremadamente Largo (E-EEL), me entran tremendas ganas de… ¿Tendrá cara el sujeto? Si lo que tú quieres realmente es que se lo lleven a Chile para luego contar con otro activo a sumar de cara a las próximas elecciones. ¿Acaso es creíble que Rajoy esté preocupado porque el paro aumente en el país? ¿Va a mover un dedo para que se alcance un pacto de Estado que pueda reconducir la situación de crisis que vivimos? Y un churro, con lo fácil que nos lo dibujan. Zapatero lo único que pretende es ganar tiempo. ¿Y tú, criatura, que te lo están poniendo a huevo y ni siquiera así despegas en las encuestas que aludía el encumbrado del primer párrafo?
E inmersos en todo este maremagno, surge la figura de Paulino exigiendo a Unelco-Endesa que o se ponen derechitos o los manda a freír chuchangas. Que vengan otros, si estos no saben cumplir con su cometido. Así, en plan currito, a sabiendas que el gobierno de estos peñascos no tiene competencias para tal menester. Igualito que cuando nosotros indicamos a los políticos que sigan el mismo camino. Es decir, ni caso. Y el consejero abunda en que han puesto jugosas multas al suministrador por los apagones anteriores. Pues para el caso que hicieron, pregunto: ¿las pagaron o las tienen recurridas? Porque si las cantidades publicadas son las correctas, a la compañía le hubiera salido más rentable poner papel impermeabilizante en la azotea de Las Caletillas. Échense un higo pico sin pelar.
Cinismo deberá ser el ofrecimiento del mismo Paulino a los damnificados de Madeira. ¿Qué, le vas a exponer el magnífico plan que tenemos en Santa Cruz o le vas a remitir los vídeos de los atascamientos del tranvía? Cojan un fisco de vergüenza. ¿Y lo de Pérez Camacho, el gallito de pelea, qué? Chiquito circo.
Ya me he sumado a la petición de otro premio para el responsable de los panfletos independentistas. Y me he agenciado un trozo de cueva en Las Cañadas donde pienso cuidar una cabra morisca que me dé leche merengada y todo eso, que diría otro Pepe. Pero en mi solicitud pienso agregar a otro egregio, y camaleonístico, espécimen periodístico. Ese, el del mono. ¿Cómo? ¡Ah!, repasa. Las hemerotecas están ahí, a disposición de cada cual.
Hasta la próxima, si las borrascas nos dejan.