martes, 2 de febrero de 2010

La 111


No me refiero a la línea de Titsa que hace el recorrido desde Santa Cruz a Playa de las Américas, pasando por el aeropuerto Reina Sofía y Los Cristianos. Y no, porque me reconozco poco usuario de las guaguas. Tanto que hace unos años debí coger una hasta La Perdoma y me tuve que fijar atentamente en otros pasajeros para comprobar dónde demonios estaba el timbre. No te rías, pero yo todavía lo asociaba con aquel cordón, sobado y sucio, que recorría el vehículo desde la parte trasera hasta una campanilla situada al lado del conductor. ¿Te acuerdas? ¿Sí? Entonces debes tener unos cuantos (años).
Esa cantidad del título son las entradas que hice ayer, 1 de febrero, en este blog. Y dejé pasar –se me olvidó– este interesante número sin indicarles al menos una tontería. Parece una broma, pero ya van unas cuantas en este medio que uno comienza como un juego y que luego te va enganchando hasta convertirse en una necesidad, en un desahogo. En el que uno, incluso, se pone a prueba en esos ratos de indecisión ante lo que pondré mañana. Cuando por tu mente transitan miles de argumentos, pero ninguno te llama poderosamente la atención. Porque lo del retraso de la jubilación, las encuestas, el PGO de Santa Cruz, las batallas internas en el PSOE canario… son aconteceres tan manidos que no te sugieren gran cosa, ni te incitan a sentarte ante el teclado para aporrear caracteres. Y entonces surgen otros contenidos. Como este de hoy.
Me remitieron hace unas semanas una de las ya clásicas presentaciones en PowerPoint. Hay algunas preciosas, no me lo discutirás. Deben ser las que realizan los funcionarios en sus horas de trabajo. Porque me imagino que en sus horas libres se cultivarán con asuntillos más profanos. Y esta que te quería comentar versaba sobre las curiosidades de los números. Y hallé detalles como:
1x9+2=11
12x9+3=111
123x9+4=1111
Sigue tú. O, quizás, esta otra:
1x1=1
11x11=121
111x111=12321
1111x1111=1234321
Fui a investigar en Internet y hallé muchas simplezas acerca del 111. Incluido el disco de Tiziano Ferro. Pero lo dejo a tu elección. Mejor es que no vayas, pues hay quien lo relaciona todo con supersticiones, horóscopos, enfermedades, el día de Todos los Santos… Chacho, déjalo estar.
Mira por donde ya completé, casi, la 112. Cuando en el futuro aparezca otro número bonito, a lo mejor hago otro inciso en la política. Te aclaro, por último, que debí cambiar el contador de visitas –los fisgoneadores–, porque el anterior se quedó paralítico, inmovilizado. Siempre es buena la renovación y de vez en cuando te añado nuevas ‘letras menudas’, otras ‘frases célebres’… No te preocupes, no suele haber grandes agobios de tiempo, lo tengo bien distribuido.
¡Ah!, el otro “Pepillo y Juanillo” va bien, lo mismo lo presentamos en abril (bonito mes para ello). Y por si acaso alguien se me adelanta, les anticipo que estoy enfrascado en una nueva bobería. Más corta que proyectos anteriores, porque las editoriales no están por la labor de mamotretos de centenares de páginas. Pues mejor, así me salen más. Puede que sea un “Potaje de cuentos”. Con gofio y en medio de un temporal: ¡me supo! Hasta mañana.