jueves, 18 de febrero de 2010

Mundo senior

Acabo de aterrizar en Los Rodeos. Entre el viento y el agua, no muy agradable, por cierto. Mañana, sin falta, les contaré algo de esta tercera edad, cada vez más joven, y que tanto en jaque trae a Zapatero con la dichosa jubilación. Ha llegado la luz hace un momento y el ordenador ya se está quejando. También vengo de un lugar donde el agua corrió de manera generosa y abundante. Se prolongue o no la alerta meteorológica, como he decidido que mañana viernes no pienso aparecer por el trabajo, les escribiré un fisco, un par de anécdotas, de la vejentud. Mientras tanto, me iré poniendo al día de lo que acontece por estos peñascos. Hasta luego.
¡Ah!, esta fotografía también es del Atlántico, pero de un atardecer más al norte de este Norte.