miércoles, 17 de marzo de 2010

Digno de repulsa


Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, la niña asesinada en Huelva en enero de 2008, ‘ficha’ como asesor del PP. Y lo hace directamente por arriba, en una entrevista personal con Mariano Rajoy en la mismísima sede de Génova. Tomo nota, Paulino, si quieres que te eche una mano, requiero que la charla la hagamos en pleno vuelo de helicóptero y situados, exactamente, sobre La Graciosa. ¿Que qué gracioso? ¿Y qué?
Pues sí, don Juan José, que ha dicho que no se utilice, por favor, el caso de su hija, entiende que hay que endurecer las penas. Me surgen demasiadas preguntas. Primero, la mención que ha hecho de su propia hija se califica por sí sola. Segundo, por esa regla de tres que se propone, en aquellos países donde está aún establecida la pena de muerte no tendría que haber delitos. Y miren por donde suele ocurrir ello en los lugares en los que cada paisano guarda un arsenal bajo la almohada. Pongan ustedes los ejemplos. Tercero, los creyentes estimarán que la niña estará ahora en el cielo, pero ¿orgullosa de la actitud de su padre?
Este modesto observador cree que lo que procede es dotar a la administración de Justicia de los medios adecuados para que desarrolle su labor con mucha mayor diligencia que ahora. De tal suerte no habría tanto chorizo en la calle y no se ‘echarían a perder’ tantos sumarios como ocurre en estos momentos. Con un caso Gürtel que huele cada vez más a Naseiro. Creo que la legislación actual (demasiada quizás) tiene las ‘armas’ suficientes para todo tipo de delitos. Salvo que entendamos que es mejor aplicar, sin más la ‘ley del talión’. En ese caso no cuenten conmigo.
Domingo Berriel Martínez, majorero él, es el actual consejero de Política Territorial. Es decir, el principal valedor del Medio Ambiente en los consabidos peñascos, incluyendo Alegranza. En Lanzarote se han hecho tropecientas mil barbaridades urbanísticas, se han pasado la ley por el Islote de Hilario, hay hoteles –sentencias firmes– que deben derribarse… Pues va a ser que no. Berriel, insisto, el que tiene la obligación de predicar con el ejemplo, hará todo lo posible para que la ‘justicia’ no se salga con la suya. Si acaso alguno ‘fabricó’ un ático –sin segundas– de más, ya se estudiará. ¡Ay, Domingo, especie protegida –por Paulino–, tendremos que echarte de comer aparte! Eres más peligroso que todas las tormentas del pasado mes de febrero juntas. Y la alternativa, el PSOE, sigue con sus guerras intestinas en busca del líder perdido.
Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE –¡chiquito ejemplo!–, jugó la pasada semana unas líneas en la primitiva. Pero le pasó lo que a mí: ni el reintegro. Aunque ahí sigue, agarrado como un pulpo esperando que el tiempo escampe. Le sugiero que llame a Zerolo, que es un artista en arreglar este tipo de situaciones, especialista en “allanar” los tortuosos caminos de la crisis. Dejó de gustarle aquella preciosa foto en la que, cabeza con cabeza, flirteaba (de flirtear: mantener una relación pasajera y superficial) con Angelito, y quiso cambiar de partenaire. Y donde haya una Cristina… Casi me pierdo. No hay derecho a que le estén cerrando todos los grifos a don Gerardo. ¿Por no pagar? Eso también ocurre en Puerto de la Cruz. ¿Por ser insolvente (que no puede hacer frente a una obligación)? Consejeros y concejales a punta pala.
He citado tres ejemplos. Saben que me gusta limitar los comentarios diarios a un folio, aproximadamente. Por supuesto, coincido plenamente contigo: cienes y cienes.
Hasta mañana. Por cierto, se acerca la primavera. Tengan cuidado con la alergias.