miércoles, 31 de marzo de 2010

Enredo


Ya funciona la fuente de las Islas en la Avenida de Canarias. Fue inaugurada el pasado Viernes de Dolores. Ignoro si el parto fue con epidural o no. Como hace tiempo que no hablo con Oswaldo, me pierdo en un sinfín de cosas de este pueblo realejero. Tendré que invitarlo a la presentación de “Pepillo y Juanillo”. Lo mismo consigo reunirlo en el antiguo cine de La Perdoma con su homólogo de La Orotava y mancomunamos algún servicio. Por mí que no quede. Ahora que la Villa de Viera se está empezando a parecer a La Villa (sin más), por aquello de las fuentes, podría ser buen momento para empresas de mayor calado.
Se propone Paulino que en unos años hablemos dos idiomas (los gomeros, tres). Se pica el rector de la Universidad de Las Palmas y manifiesta que tres (los gomeros, cuatro) o nada. Como ejemplos más preclaros del dominio idiomático en este país, hallamos a Zapatero y, sin ir más lejos, al propio presidente de esta nacionalidad ultraperiférica. Cada vez que deben representarnos en otras esferas, se les nota en la cara la alegría que les produce el echar mano de su señorío lingüístico. A uno, que no le gusta quedarse corto en sus propuestas, le encantaría ser osado en este tipo de cuestiones. Sugiero, que no impongo, que en el plazo máximo de un lustro, –prorrogable, por si surgen las inconvenientes de rigor– nuestras gentes –todas, sin excepción– sean políglotas. Eso, como mínimo, porque vete tú a saber si en unos años no inventamos otra palabra que la supere, y en vez de ‘versada en varias lenguas’ podamos definir ‘versada en infinidad de lenguas’. Como cualquier político que se precie.
Verbigracia, Mariano Rajoy, (gran)canario de adopción y esperancero (¿tendrá todavía la manta?) de corazón. Canarias es mi segunda tierra, dijo el gallego. Desconozco si subiendo o bajando la escalera. Para CC esta visita del líder de la oposición (lo de oposición si soy capaz de comprenderlo, lo de líder…) es una mera estrategia política. Y descansaron toda la Semana Santa después de pronunciar tan ingeniosa frase. No, vino a coger hierba p´a la cabra. Sí, la que Paulino ordeñó en La Aldea. Pero mis tiros van por Cristina Tavío. Para mí que esta mujer no está en sus cabales. Insisto, para mí, que para eso están los facultativos. Pero la impresión que uno tiene al contemplar las imágenes en las procesiones –en los pasos– por las calles de las tres islas visitadas, es que a esta mujer le da un tic facial y pega a reírse cuando el jefe pone la pata en el suelo al bajarse del avión y no se le quita hasta que el aparato haya guardado el tren de aterrizaje en el viaje de vuelta. Yo creo que está promocionando una clínica dental o algo parecido. Hablaré con mi odontóloga, doña Victoria, para que me saque de dudas. Chacho, chacho… y chacho.
Cuando uno era joven le dijeron en que consistía la cuaresma. Le hablaron del ayuno y la abstinencia. ¡Cómo han cambiado los tiempos! El pasado sábado (el día siguiente era Domingo de Ramos) hubo actos del carnaval en varios lugares de la geografía insular. En Lanzarote se lo pasaron chachi piruli. Hubo hasta fiesta de la espuma. Y las murgas compitieron en Gran Canaria. Parece que ganaron los de allá. Puede que más de un participante fuera esa misma noche a buscar los palmitos. Como sigamos así, lo mismo confundimos la procesión del burrito con otra cosa. Porque disfraces hay. Y bastantes. Menos mal que estamos en crisis.
Mañana es jueves. No sé si es festivo o no. El baile de fechas en las comunidades autónomas me tiene despistado. Pero ya nos adentraremos en abril. Intentaré preparar alguna bobería de las mías. La ventaja de poder descansar cualquier otro día me desconcierta a veces. Ya te dije que no te preocuparas. Todo llega. Y como Rajoy –o gana esta vez o le entra un ataque de risa a lo Cristina Tavío– va a poner la jubilación a los 55 años, no va a subir los impuestos, nos invitará a veranear en Mogán y viviremos a salto de ‘mata’… Ya vuelves a estar pensando mal y eso, en semana santa, no está bien. Sigan descansando.