lunes, 12 de abril de 2010

Expo-Oportunidades 2010


El pasado sábado asistí a la “Expo-Oportunidades 2010”. En la plaza Viera y Clavijo de Realejo Alto se dieron cita muchísimos comerciantes y, al menos durante el buen rato que permanecí en el lugar, una afluencia de público bastante significativa. Ignoro el volumen de ventas. Atisbé que Radio Realejos y Radio Arena, o Radio Arena y Radio Realejos, se hallaban presentes con sendas programaciones en directo (música incluida). A los unos y a los otros saludé, pero, disimuladamente, al observar que el número de ‘autoridades’ por metro cuadrado excedía lo que yo considero normal, me escabullí y me dediqué a fisgonear, que para eso va uno a tales lugares.
Estuve un rato hablando con José Antonio, el curita, quien, por cierto, me enseñó su pasaporte con el sello del viaje de retorno. Cincuenta años en Venezuela y a partir de ahora irá como turista. Me señaló que había estado buscando unos animales en los puestos de la plaza, porque esos sujetos suelen ser mucho más fieles que los humanos. Como le aludí a los cochinos negros (recuérdese su procedencia icolaltera) que había yo mentado en la entrada de ese mismo sábado, tuvimos que dejarlo al rato de comenzar la conversa por el peligro evidente de mezclar estos asuntos ‘animales’ con la política. Y no quisimos que hubiese lugar a la confusión. Quita p´allá. Y habrá que tener sumo cuidado en mayo de 2011 cuando coincidan la feria de ganado con las elecciones municipales y autonómicas. Ahí sí que vamos a contemplar buenos ejemplares. De raza y autóctonos. Hicimos también un ligero comentario sobre la figura que da nombre al entorno y  estuvimos de acuerdo en considerarlo como uno de los escritores canarios que más se ha movido. La plaza la conoce al dedillo. Creo que esta última tampoco será la ubicación definitiva.
Como cuento con la ventaja de poder acercarme caminando, Godínez estaba ‘atestibando’. Sí, de coches aparcados. ¿Cómo? ¿No conocías el vocablo? Pues es el gerundio del verbo ‘atestibar’, que en culto significa llenar, henchir, plagar. Se usa en Tenerife y con toda probabilidad es una clara influencia del verbo estibar (del lat. stipare): apretar, recalcar materiales o cosas sueltas. Perdona la vena. Pero ya que estoy en ella, recordarles a los redactores de la revista informativa del PP realejero que cuando uno cierra un signo de interrogación (?) no hay que poner luego el punto. “Detrás de los signos de interrogación y exclamación no debe ponerse punto. El signo de cierre puede, per se, valer como punto y, cuando actúe como tal, lo que viene detrás debe escribirse con mayúscula”. (Ortografía de uso del español actual, Gómez Torrego, Leonardo, página 266). Lo siento, a veces me olvido de que estoy jubilado.
Charlé también un rato con el candidato del PSOE a la alcaldía en las próximas elecciones, Miguel Ángel Regalado, y coincidimos en que a este pueblo nuestro hay que volver a ‘ilusionarlo’. Y ello deberá lograrse con un equipo de gente preparada y que no crea en la política como un medio, sino como un fin. No podemos continuar a expensas de gentes que sólo pretenden medrar en los consistorios a base de un ‘trabajito’ que me solucione la papeleta el mayor número de años posible. La prueba la hallamos ahora mismo en que muchos cometidos son asumidos por las empresas municipales, cuando no por los propios técnicos, que suplen carencias flagrantes de la clase dirigente. Que, sin embargo, cobra a final de mes con una cara de agotamiento increíble. Y lo que es aún peor, con planchas electorales fabricadas en las agrupaciones sin pensar que es menester conformar equipos de gobierno, con responsabilidades compartidas y cometidos bien definidos de acuerdo con el perfil de cada cual. No, si ganamos, ya veremos. Y los que no salgan, los de relleno, también enchufados en tal o cual puesto.
Como un servidor sabe más por diablo que por viejo, en las líneas anteriores radica la diferencia entre los que echaron a funcionar esta democracia de la que hoy disfrutamos, y los que en la actualidad se ‘benefician’ de los pasos dados por aquellos. Recapaciten, hagan profundos exámenes de conciencia y piensen, mejor, actúen en consecuencia. El pueblo está necesitado de detalles, sí, pero de hondo calado. Y si hay papas bichadas, a la basura. Feliz inicio de semana.