martes, 25 de mayo de 2010

Qué vergüenza


Me está ocurriendo últimamente que en esos instantes en los que uno se dedica a recapacitar –lo recomiendo como ejercicio diario–, la mente se ha empeñado en desviarse hacia el acontecer político. Finalizo, obviamente, con dolor de cabeza, insomnio, jaquecas, aftas… He intentado entretenerme en asuntos de mayor enjundia, pero no hay manera. Estoy pensando muy seriamente darle un par de martillazos a la tele, la radio y al ordenador, desconectar para siempre jamás el ICP (interruptor de control de potencia) y clausurarme en la Cueva del mármol (después te lo explico).
Cierta vez, tiempo ha, me preguntaron el porqué de mi temprano retiro de la política. Y le respondí que la única, y fundamental razón, motivo o causa era que quería seguir siendo yo, a saber, Jesús. Nada más. O ‘más nada’, como se le responde al que nos despacha en cualquier comercio. Fíjate tú que ya nadie despacha, ahora trabajas tú y te cobran más. Como en las gasolineras. A lo que iba, que me pierdo. ¿Se habrán preguntado los políticos si lo que hacen y dicen tiene algún fundamento, alguna razón de ser, alguna consistencia? Entiendo que rotundamente no. Y vamos por partes:
Los partidos políticos dictan unas consignas que siguen todos sus militantes a pie juntillas. Parecen discos rayados. Por ejemplo: el discurso de doña Dolores de Cospedal en los últimos meses está formado por cuatro líneas en las que resume otros tantos conceptos bajo el mismo esquema musical. Y termina por cansarte. Lo de Soria, Paulino y resto de tropa canaria: la culpa es de Madrid. Igual que cierto periódico, pero sin el independentismo por medio. Ocurre, asimismo, en el ámbito local y donde creas oportuno situarte. Te acuerdas del anuncio de “todos venden lo mismo”. Pues eso. El único que en la actualidad no sigue un guión homogéneo (no dispone) es Zapatero. Se empeñó en tenernos entretenidos y se ha lanzado a la aventura de ser ‘diferente’. Y lo está consiguiendo. Nos ha vuelto medio locos, pero lo está logrando. No espera a mañana para cambiar de opinión, le basta con un par de minutos. Ya ha conseguido que muchos de sus ministros aprendan la lección y muestran unos zigzagueos impresionantes. Con el añadido de que mientras uno va, el otro viene. Pero por disímiles caminos. Gritan pero no es encuentran…
¿Hará esta gente gimnasia reflexiva, exámenes de conciencia? ¿Se mirará en el espejo? ¿Se percatará de que al salir a la calle, si él sube, los otros bajan? ¡Ah!, no sale a la calle. Vale. Ande yo caliente… No, los que estamos calientes somos nosotros, sebadales desprotegidos. No me extraña nada que ya corran rumores de que en Los Realejos se está pensando seriamente resucitar cierta plancha electoral ‘independiente’. Son los momentos en que un “Gil” cualquiera venga en plan salvador. Pienso que las romerías son desfiles carnavaleros de disfraz único. Pues ustedes son individuos clonados que repiten idéntica cantinela, aun en las situaciones más inverosímiles. Y lo dejo, porque ni siquiera se merecen que les dedique tanto tiempo. Y ya me está doliendo la cabeza otra vez. Cojan un fisco de vergüenza, que en la vida existe algo denominado dignidad que no puede venderse por el plato de lentejas que les ponen en el pesebre al final de mes a modo y manera de sueldo por sus ímprobos esfuerzos. Et… une merde.
No, no me he olvidado de la Cueva del mármol. Se trata de una galería que existe por la zona del antiguo Charco de las lisas, ahí por la Romántica II, en cuyo final hubo un enorme desprendimiento y existe un amplio espacio a modo de cueva. Allí, a través de las filtraciones, se han depositado sobre las rocas enormes cantidades de ¿carbonatos? que le dan un aspecto realmente encantador. Cuando éramos jóvenes entrábamos con frecuencia, pero ignoro la situación actual. Lo mismo podría constituir un nuevo atractivo turístico para el municipio. Pásenle el recado a nuestra concejala de turismo, porque ella no me lee. No tiene tiempo, pues está preparando los escritos para responder a Manolo. Consulten con algún geólogo. No les voy a cobrar comisión. Lo mismo nos equiparamos a cuevas como las del Drach, Nerja, El Soplao, Valporquero u otras. Otra idea para los momentos ‘críticos’ que vivimos. Observarán que persisto en el aporte de soluciones. Saludos cordiales.
Aclaración final: cuando ya tenía cerrado el compromiso de hoy, leo que las Escuelas Municipales realejeras van a ser regentadas por la Asociación de Fomento de Actividades Escénicas. Pregunta inoportuna: ¿para qué tenemos concejales cobrando un sueldo a final de mes (o antes)? ¿Concejal de servicios? Pero si los servicios son prestados por las empresas y hay un gerente al frente…