domingo, 16 de mayo de 2010

Reunión familiar


Tocó nuevamente en Punta Brava. Ya sabes, la reunión familiar. Y, una vez más, el recorrido de rigor. A pie. Porque te da opción a ir echando visuales a diestro y siniestro (por cierto, los espectros políticos están trastocados. Si gobernase el PP y el PSOE solicitara lo que ahora demanda el PP, que gobierna el PSOE… ¿Tú lo cogiste? En Los Realejos también. Lo que escriben los populares en su Gaceta lo hubiésemos firmado aquellos que nos presentamos a unas elecciones en 1983 por el Partido Socialista. Lo malo es que ahora donde dije digo…, y el papel se moja a los diez minutos. Cosas veredes, amigo Sancho).
Calle Benito Pérez Galdós, calle Alfonso García Ramos, Calle Pedro García Cabrera (urbanización Los Príncipes), Calle Viera y Clavijo (todos ellos unos completos desconocidos), calle Godínez (nombre que adoptó la Federación de Ampas realejeras, tan importante cuando aún no había distinciones), calle El Medio de Arriba (que todavía no ha limpiado los restos de los fuegos en la trasera del campo de fútbol), avenida Tres de Mayo, avenida de Canarias (los monumentos consabidos), calle San Agustín y enlazar con la antigua C-820 (edificio de aparcamientos ¿embargado?), travesía de Los Barros (quedó preciosa con su maravilloso puente y dos carriles en cada sentido, coches aparentemente abandonados en la vía pública…
Rotondas de El Castillo (ya lo he comentado en anteriores entregas), autovía hasta la conexión sur de la circunvalación (hermosa ‘redonda’), encantador El Bosque, frondosa la vegetación, elegante la ‘casita rural’ de lo alto equipada con un sugerente tejado de plástico negro, unas maravillosas esculturas que adoptan formas de tuberías de desagüe, carretillas viejas, cochambrosos restos de palas y maquinaria diversa, señales de tráfico, amasijos de piche, hierros retorcidos… En fin, un relajo total a la vista. Traduzco: se te van los ojos. Mucho más idílico que unos cuantos árboles de años atrás. El sendero que da la vuelta a lo que antes era la ‘Huerta Alta’ (aclaración para los que jugamos a ‘pun’ por aquellos contornos) está refinado, limpio, te invita a pasear… cuanto más lejos mejor.
El resto va mejorando: tenemos señalización, se estaba a punto de pintar las líneas de la calzada, la rotonda de La Frontera (alguno ya no sabrá a qué lugar me estoy refiriendo) va casi lista, y otro descenso vertiginoso hasta el Maritim (¡ay, cómo llueva!). Luego el consabido cuello por la depuradora (¿irá todo el caudal de agua a esta zona? De ser así, ¡chiquita piscina!). Me gustó (no todo van a ser peros y pegas) que sembraran tarajales, que de ellos hubo muchos por la zona, que coexistieron con más de un chiquero y sus hermosos puercos. Ahora se estilan más sueltos por esos mundos.
Lo mismo cuando se celebre la próxima cita ya bajo motorizado. Recuerden que hemos estipulado una velocidad máxima de 70 km/h. Me temo que la van a respetar tanto como el que sienten los funcionarios a Zapatero de unos días acá.
Propuesta final: Eliminen la web municipal (http://www.ayto-realejos.es), no sirve absolutamente para nada, y dejen solo el blog de Radio Realejos (http://radiorealejos.blogspot.com), pues nos presta un servicio informativo mucho más fluido. Con toda probabilidad sin tantos medios e informáticos que cobren. Otro ahorro. Falta que nos hace. Y concluyo: un buen amigo, asiduo oyente de esta emisora municipal, me comenta que ha notado un cambio. A mejor. Le preguntaré otro día, pues no sé exactamente a qué se refería.