martes, 1 de junio de 2010

Estoy de vuelta



Ya les indiqué, tiempo ha, que si no observan nuevas entradas es que estoy “embarcado”. Acabo de regresar de La Palma, y valga la presente de salutación hasta que las neuronas vuelvan a coger el ritmo. Que será mañana, porque venía escuchando la radio y hay entretenimiento.
La constancia del periplo se refleja en estas dos fotografías. La primera, el lugar de la estancia: Casa Callejones, en Mazo, donde el silencio era “escandalosamente” notorio y significativo. La inserto, verán que también fue el Hyundai conmigo (si mi mujer se entera), por si Hermas Concepción Méndez me lee (háganle llegar el ruego), alcaldesa que fue de esta hermosa villa palmera. En la segunda, uno de los tantos balcones de la Avenida Marítima en Santa Cruz. Esta vez estaba el mar algo mejor; en la anterior me “enchumbó” todo.
Cuando le eche una visual con detenimiento a las fotografías, lo mismo le doy un cambio a la columna de la izquierda. Deja ver. Hasta mañana.