domingo, 27 de junio de 2010

Macedonia


Michael Ende nos deleitó con “La historia interminable”. Los políticos, no queriendo ser menos, nos sorprenden con demasiadas historias interminables. Y dos tenistas, Isner y Mahut, se sumaron a la fiesta con un increíble partido en Wimbledon, que casi bate el récord de la Guerra de los Treinta Años.
En esta ensalada de hoy nos queremos asomar al panorama preelectoral que estamos viviendo. Y a este paso, será considerado como tal al espacio de tiempo que va desde el día siguiente a unas elecciones hasta el día inmediatamente anterior a las siguientes. Vamos con unos ejemplos:
Melchior acusa a Paulino de pasar de los Cabildos. Por supuesto, pasó por la institución insular y prosiguió su meteórica carrera porque todo aquello por donde recalaba se le iba quedando corto. Y Rivero es un hombre de altas miras. Basta observarlo cuando le da el correspondiente beso a sus consejeras antes de las sesiones del Consejo de Gobierno. Fíjate bien, y luego hablamos. Los estadistas natos, querido Ricardo, no pueden detener su paso firme ante nimiedades. Su cabeza bien amueblada está en otros menesteres más sublimes.
Se sumó a la fiesta (no sé si de San Juan) el otro presidente, José Miguel Pérez, para manifestar que Rivero es “presa” de Soria. Nada más lejos de la realidad. De eso nada. De “Las Niñas” puede ser, pero la de “Soria” es de Soria. Cuando Jerónimo lo nombre Hijo Adoptivo en 2011, entonces sí. Porque en ese instante Soria sufrirá un descenso considerable en su caudal. Lo malo es saber cómo se lo va a tomar don José, muy amigo, como bien conocen mis lectores, de la isla de los secarrales (ilustración gráfica al canto).
Otra vez el inciso de rigor: mi más cordial felicitación, ya que estoy en Gran Canaria, a la Agrupación Folclórica Estrella y Guía por esos tan bien llevados treinta años. En los que han sabido ir dejando bien alto el pabellón de la ciudad guiense por infinidad de rincones, demostrando su buen hacer y marcando huella indeleble en cada una de sus actuaciones. A todos cuantos en la actualidad forman parte de esa extensa familia, a todos los que en estas tres décadas han aportado, mucho y bien, para alcanzar elevadas cotas, mi humilde, pero sincera, enhorabuena.
Fue Zerolo mencey por un día. No debió gustarle la leche de cabra recién ordeñada con gofio tierno y recental (¿o era queso?), y mandó el gánigo p´al carajo. Yo no dije eso, me entendieron mal. Yo hablé de mancomunar, y puse como ejemplo a nuestros gloriosos antepasados. Fue un mal día en que “vino caliente de abajo”, se le trabucaron las palabras y los periodistas, ignorantones históricos, escriben sin saber de qué.
Me voy a La Palma. Donde los altos cargos de la corporación insular, presidida por Guadalupe González Taño, verán reducidas las dietas de manutención a la mitad. Eso sí que son curas de adelgazamiento y no lo que nos venden por ahí. Si en la presente ocasión, por la inmediatez, no se enfundan todos ellos el traje de los enanos y se mandan el bailoteo, ya verán como en la próxima Bajada se hallan lo suficientemente ágiles como para alcanzar tan nobles metas.
Manolo Domínguez, candidato del PP a la alcaldía de Los Realejos –lo dijo él en la rueda de prensa del pasado viernes–, al que no se le caen los anillos y le tiran de las orejas desde la insular (me imagino que Cristina), habla exactamente igual que Soria. Ni malo ni bueno, ni chicha ni limonada. Pero como uno intuye que eso de las disciplinas de partidos todavía pesan mucho en la política actual, me imagino ver a los afiliados populares estudiándose el manual de ‘Cómo hablar en público durante tres horas sin decir nada’. Porque haz el ejercicio de estar una semana escuchando informativos y viendo telediarios, y observarás que las declaraciones de todos los dirigentes que aparezcan de un mismo partido son un calco. Yo creo que cuando se levantan, van al ordenador y leen –mejor, memorizan– las instrucciones de rigor que el ‘superior’ remitió en la madrugada.
Feliz domingo. Y qué mejor que algo ligerito. Como esta ensalada.