sábado, 21 de agosto de 2010

Aires de El Penitente


En la otrora Ciudad Turística estamos necesitados de una mayoría absoluta. Lo he dicho por activa y por pasiva. Así podríamos descargar directamente culpabilidades –o aciertos– una vez cumplido el preceptivo mandato de los cuatro años. Porque el espectáculo actual no se le desea ni el peor de los enemigos.
A la mínima que se les presente, las tres formaciones políticas que conforman el Consistorio se lanzan, sin contemplaciones de ningún tipo, a la yugular del contrincante, y sin medir las nefastas consecuencias por la imagen barriobajera que se está brindando. Nadie parece percatarse de que Puerto de la Cruz requiere que todas las fuerzas se concentren en una única resultante: el relanzamiento del motor del Norte. Lo malo es que cuando hablas con cualquier edil, ni siquiera es consciente del daño que se está causando. Puede ser falta de ignorancia. Alegan que es el juego político.
Lo más triste es que estos denigrantes espectáculos son consentidos por las Consejerías de Turismo del Cabildo y del Gobierno, que se frotan las manos dando a entender aquello de ‘peléense ustedes que yo paso olímpicamente, como si no fuera conmigo’. Se imponen reuniones a todas las bandas posibles para que la ciudad vuelva a ser el meridiano referente que fue en aquellos años dorados del turismo. Porque, independientemente de la aparición de nuevos y sugerentes destinos, este norte tinerfeño sigue contando con atractivos suficientes –y diferenciados–, pero que es menester potenciar. Flaco favor hacemos cuando, cada dos por tres, acudimos a los medios de comunicación (que solo entienden de ventas de ahora mismo), a poner en solfa cualquier nimiedad.
Porque una solemne tontería es la ‘denuncia’ de un concejal del PSOE portuense al equipo de gobierno (CC-PP) por disponer un vehículo de la DGT (previsto para controles de alcoholemia) en la procesión de la Virgen de Candelaria en el barrio de La Vera. ¿Y qué?, pregunto yo. Si hubiese sido uno de la propia policía local, ¿habría cambiado la situación?, ¿habría ido mucho más protegida la imagen? En todo acto religioso que se lleve a cabo en la calle, hay un automóvil que abre la comitiva. Como en la Cabalgata de Reyes. ¿Qué importa marca, tipo, procedencia, quién lo conducía o cuántos pasajeros llevaba en su interior? Como si es otro vehículo cualquiera (el mío, por ejemplo) con cualquier identificativo luminoso. El señor concejal no ha tenido la oportunidad de ver películas al respecto, con persecuciones incluidas. Ni de ir a otros festejos en este mismo Valle. Como si es una moto, porque el coche tenía en ese justo momento una goma picada (en fino, cubierta inutilizada). Qué más da. Déjense de machangadas y dedíquense a trabajar. Todos.
Y es que doña Sandra no se le queda atrás. Y le gusta echar leña al fuego cual experimentada pirómana. Como la deuda del ayuntamiento alcanza cotas elevadas a la enésima potencia, y que reconoce como el fruto de gestiones de muchos años atrás (esta vez no aclara que la culpa es del PSOE, por lo que intuyo tácito reconocimiento de que CC y PP habrán ayudado algo al incremento desproporcionado), culpa a Zapatero porque intenta poner coto, precisamente, a estos desmanes y que las corporaciones locales sigan metiéndose en callejones sin salida. Mejor, con salida, pero a costa de los que ya sabemos (tú y yo), mientras los causantes (políticos) se van de rositas. Jamás he escuchado a un responsable de hacienda municipal que no hay dinero para pagar a los políticos (concejales) y allegados (enchufados). Seguro que tú tampoco. Por lo que coincidimos en que ese capítulo jamás se agota. Lo más que se atreven es a manifestar que no hay para las nóminas (funcionarios y personal laboral). Listos que son.
No se preocupen, en consecuencia, de que la página web de CC en Puerto de la Cruz esté abandonada. Es que Marcos, a tenor del paño santacrucero, no ha querido invertir en ella ni un euro de los que le corresponden a su grupo político. Está esperando a que el temporal escampe. Peor es lo de Los Realejos en que la que está fuera de servicio es la web municipal. Menos mal que a los ciudadanos nos queda el recurso del blog de Radio Realejos para estar debidamente informados. A pesar de los debates plenarios en los no se sabe a qué conclusiones se llegan. Les puedo jurar que escuché la retransmisión del último (mes de julio) y sigo en treinta y tres. Porque en dicha sesión se habló, y mucho, de estos soportes que nos brinda la Internet. Hasta mañana.