jueves, 12 de agosto de 2010

Quiero y no quiero


Quiero y no quiero querer a quien no queriendo quiero, y he querido sin querer y estoy sin querer queriendo… Algo así era. Ignoro la autoría. La ignorancia y la vejez corren paralelas. Ayer, tras recibir la buena noticia de que Realejos Deportivo reanuda su andadura a partir del próximo lunes, no se me ocurre peor cosa, para celebrarlo, que echarme una siesta –algo que Basilio me reprochará– y enchufar la tele para ver las noticias de la Autonómica. De ahí el titular.
La parte afirmativa (positiva) para ese noble empeño de difundir toda la actividad deportiva de Los Realejos en este vehículo informático que conduce magistralmente Basilio Labrador. Cuyos comentarios ‘saludables’ escucho cada vez que puedo a través de Radio Arena. Lo malo es que ya me hallo en esa edad en la que, como decía mi suegra, “ahora que puedo (económicamente), ya no puedo (físicamente)”. Sí, el tiempo (experiencia) lo da todo, pero también lo quita (por la edad). Disquisiciones filosóficas al margen, debemos todos congratularnos por esta nueva puesta en marcha. Me quiero imaginar que detrás del proyecto habrá más de un entusiasta empujando para que todas las facetas del deporte tengan cabida y vean plasmadas sus inquietudes y logros. Reitero públicamente lo que ya le comenté a través del correo electrónico: cuente usted con el modesto apoyo que uno pueda brindar. Caminar un fisco, sí; no me exijan los sacrificios de la marcha o de cualquier otra disciplina atlética, porque podrían dejar huérfanos a estos dos chiquillos, hermanos por más señas, que son Pepillo y Juanillo. Por cierto, se me acaba de ocurrir, qué buen concejal de deportes tendríamos en la figura de este veterano marchador.
La parte negativa, los informativos ‘canarios’. Los he comentado en anteriores ocasiones y sigo sin entender la dinámica de los mismos. Porque ya tenemos el juguete policial con el que Ruano sueña cada noche. Y el competente, profesional y cualificado Willy juega asimismo a revolver en la toda la basura que halle en cualquier esquina del fragmentado territorio. Debe estar fomentando el turismo, como si no tuviéramos bastante con la consejera. Ya que soy un cero a la izquierda y estos comentarios llegan a los que llegan, me gustaría que los siete presidentes de los Cabildos insulares hicieran el ejercicio de contemplar las lindezas de los “telediarios”. Que para mayor desgracia y abundamiento repiten hasta la saciedad en las ediciones posteriores. Eso sí, me encantaría que me trasmitiesen las conclusiones.
Hora de comienzo: 14.30. Se desarrolló el siguiente guión:
Calor y viento (quinta ola); los que vayan al Sur tengan cuidado porque hay marejada. No salgan a la calle, alerta amarilla, termómetros disparados…
Rescatado por unos surfistas el cuerpo sin vida de un joven en la ‘Playa del Hombre’ (Telde). Bandera roja, señales de peligro, no hacemos caso, no es la primera vez…
Robo en un supermercado en El Médano con paliza incluida al encargado de la vigilancia, brutales acometidas al susodicho (pronóstico leve)…
Se atrapa al tercer componente de la pandilla canina que acabó con un rebaño de ovejas en Teguise, su base de operaciones se hallaba en el vertedero insular de Zonzamas (imágenes de refuerzo)…
Noticias de pa´fuera: catástrofe incendiaria en Rusia (entrevista a una ciudadana canaria), más ayuda para Haití (imágenes grabadas por dos médicos cooperantes que no sé si pretendían su promoción personal-profesional o concienciar a este mundo de lo mal que está aquel otro mundo), otro incendio en Galicia, pelea multitudinaria en Mallorca entre dos bandas de moteros; españoles muertos en las riadas de la India, medusas y aguavivas en las playas…
De vuelta a casa: vertidos fecales al mar en Gáldar (lindas tuberías y no menos lindos chorritos de “eso asqueroso”), cinco días sin agua en Granadilla; hay que salvar la pesca (imágenes de Playa Santiago en La Gomera), playas con menos socorristas en este verano…
Y, por fin, a las 14.52, es decir, 22 minutos después, la primera noticia ‘agradable’: rehabilitación del Museo de la seda (La Palma). Poca, muy poca diferencia con las intrépidas reporteras de “Código abierto” (¿se han fijado en las poses?). Solo falta que este gobierno justifique la implantación de otro canal informativo. tipo 24 horas. Ojalá fuera, única y exclusivamente, la sequía veraniega. Al final viene a resultar que cualquier tele local, con una escasez impresionante de medios técnicos y humanos, te brinda un noticiario mucho más digno que los bodrios comentados. Me temo que debo comenzar a darle órdenes al mando de la tele, al estilo de las encomendadas a este cacharro que tengo delante. Hasta mañana.