sábado, 25 de septiembre de 2010

Exámenes (6)

La marcha de una comisión de la Junta local de instrucción lagunera a los pagos de Tejina, Valle de Guerra y La Punta, para asistir a los exámenes generales en las escuelas públicas, así como el haberse celebrado en la escuela de niñas de Guamasa, dirigida por Dª. Rosalía Rodríguez, son motivo de información, en la sección de “Noticias”, de Noticiero Canario (La Laguna, 13 y 15-julio-1904, año I, números 88 y 90, página 2).
“Un buen colegio” es el titular elegido por El Regional (La Orotava, 7-enero-1905, año I, número 2, página 2) para dar a conocer el resultado satisfactorio de los exámenes acaecidos en el centro de las hermanas Torréns. Gran adelanto mostrado por las alumnas, mucho más notorio que en el anterior, lo que demuestra que los esfuerzos de las profesoras no es agua que se arroja en tierra de cascajos. Los desvelos por la enseñanza y la predilección por la educación de la niñez y juventud, poco a poco se van coronando; lento pero con paso firme y seguro.
Es de suma importancia, señala el artículo, el estudio de asignaturas esenciales e indispensables para la cultura de la mujer, para ocupar puesto distinguido en la Sociedad, pero más práctico –pese á las feministas “enragé”– es inculcar ideas y conocimientos prácticos, deberes para el hogar, para cuando éste las llame a engalanarlo con su hermosa presencia. Esto es lo que hacen las hermanas Torréns con sus discípulas; hacerlas mujeres, seres útiles, no bibliotecas ambulantes de á perra la entrega ó loros parleros, que dicen de carretilla lo que se les enseña.
Exaltación al método inductivo como altamente beneficioso para la mujer, a la que se le debe enseñar con el ejemplo, con hechos que no admitan dudas, de resultados inmediatos.
Igualmente, de los exámenes en un colegio particular de niñas, “La Santísima Trinidad”, dirigido por Dª. Teresa de Vega, en Las Palmas, trata la pequeña crónica que El Progreso de Canarias (Las Palmas, 25-julio-1905, año I, número 28, páginas 7 y 8) titula “La enseñanza de la mujer”.
Chicas compenetradas con las materias sometidas a su inteligencia, clases debidamente atendidas, instrucción sólida, dominio de las asignaturas, competencia de las profesoras... Doña Teresa de Vega une á sus vastos conocimientos las facultades propias de una mujer nacida exclusivamente para educar, y acostumbrada á devolver mujeres útiles á la sociedad de las angelicales criaturas sometidas á su educación.
¡Qué diferencia con las escuelas públicas! No solamente por la supuesta diferencia de formas y contenidos. Que las había, seguro. También en el tratamiento informativo. Que se acrecentaban, que se sesgaban, seguro.
Nueva convocatoria de exámenes en las escuelas públicas de la Villa de la Orotava, que publica en la sección de “Información”, el orotavense El Defensor (La Orotava, 4-julio-1906, año I, número 90, página 2) y que agradece al alcalde, Sr. Ponte, la atención tenida al invitar al periódico a concurrir a dichos actos. El calendario fue el siguiente:
Niños de La Concepción: día 11, a las 11.
Niñas de San Juan: día 12, a las 11.
Niños de San Juan: día 13,  a las 11.
Niñas de La Concepción: día 14, a las 11.
Niños de La Perdoma: día 16, a las 11.
Adultos de La Concepción: día 13, a las 8 de la noche.
Adultos de San Juan: día 14, a las 8 de la noche.
Y presididos por la Junta local, verificación de exámenes generales en las escuelas públicas de Valle de Guerra y Tejina el día 12 de julio de 1906 (Noticiero Canario, La Laguna, 12-julio-1906, número 676, página 2).
Como altamente satisfactorios son –fueron– los celebrados en el colegio que en la calle Tabares de Cala, 35, dirige el ilustrado profesor D. José Rojas Rodríguez, y que Noticiero Canario (La Laguna, 23-diciembre-1906, número 694, páginas 1 y 2) reproduce del colega El Tiempo.
Parabienes al Sr. Rojas por el esmero e ilustración de sus discípulos, y que merece especiales plácemes por ser un maestro verdaderamente católico de los que practican, de los que enseñan con el ejemplo, rara avis en este malhadado tiempo de laicismo.
Un comentario de “F. Raimundo” nos da conocimiento de los exámenes celebrados en Puerto de la Cruz, acto al que fui atentamente invitado por mi amigo D. Pablo Marrero, ilustrado profesor de Instrucción primaria.
Con este encabezado, difícilmente es creíble la intención de “manifestar con entera franqueza las impresiones recogidas sobre el terreno”. En el tribunal examinador, Clara Marrero, Directora de la Normal de maestras de La Laguna y sobrina del referido maestro.
Todo cuanto pudiera decir de lo bien que se portaron los diminutos alumnos, resultaría pálido ante la realidad. La Religión, Geografía, Historia de España, Aritmética, Astronomía, lectura, escritura y análisis de la misma, constituyeron la base del programa. Se leyeron poesías dedicadas a la bandera española. Loable el fomento del ahorro mediante la existencia de una alcancía en la clase, cuya recaudación es repartida cada cierto tiempo entre las familias necesitadas de la población. También una colección de plantas y árboles bajo el inmediato cuidado de los alumnos...
Recuerdo del párroco, D. Benigno Mascareño, al antecesor (maestro), D. Benjamín J. Miranda; reparto de premios (libros) y entrega de medalla conmemorativa a los alumnos distinguidos.
Luego, como epílogo de la fiesta, todos los Sres. asistentes fueron expléndidamente [sic] obsequiados con pastas y licores por el amigo D. Pablo...
(continuaremos)