viernes, 10 de septiembre de 2010


Sí estoy de acuerdo con el apoyo decidido al sector agrícola y ganadero que ha señalado el candidato del partido socialista a la alcaldía de Los Realejos en La Cruz del Castaño. Como uno se crió entre vacas, cabras y rolos de la platanera, y ha sido testigo del desarrollo urbanístico posterior, no puede dejar de congratularse ante este tipo de iniciativas, siempre que no se queden en buenos deseos plasmados en un papel, pero que no llevamos posteriormente a la práctica. Bastantes errores se han cometido en el pasado, como para no ser capaces de mirar al futuro con optimismo. Espero fervientemente que de alcanzar responsabilidades de gobierno, se vaya más allá, mucho más allá de las declaraciones domingueras de Wladimiro.
Sí estoy de acuerdo con los desvelos de Paulino Rivero al ponerse al lado de la patronal en contra del pretendido incremento del coste de los fletes que quieren imponer las navieras que nos surten “de todo”. Lo malo es que la proximidad de las elecciones hace que esos esfuerzos se vean empañados con la coletilla de la amenaza: tribunal de la competencia, juzgado de no sé qué y órgano de control de no sé cuántos. No confundamos justas reclamaciones con el aquí estoy yo y cuidadito con que traspases la raya. A no ser que ciertos apoyos ‘editorialistas’ se le hayan subido a la cabeza, que todo es posible.
Sí estoy de acuerdo en que José Manuel Soria suba a Teror a rezar por todos los incrédulos que habitamos estas ínsulas. Falta nos está haciendo que tomemos ejemplo, nos pongamos pantalón corto, buen calzado e indicar al conductor del coche oficial que nos deje bien cerca (cuando nadie nos vea) y mezclarnos con el pueblo llano y sencillo. Y, a ser posible, llevar una calabaza al hombro, que es de más fácil carga que una piña de plátanos. Candelaria, Teror, Mancha Blanca, Vega de Río Palmas… Los 88 pueblos de estos peñascos deberían tener romería. Entre julio, agosto y septiembre (92 días) quedarían vistas para sentencia. A quien no he visto nunca de romera es a Rita. Y creo que le están haciendo falta unas penitencias. Sí, Jose, no decaigas, ora por nosotros.
Sí estoy de acuerdo con esa red de telecomunicaciones (fibra óptica) que conecta todas las instalaciones municipales de Los Realejos. Así los concejales no se podrán escudar en el “yo no me enteré”. Todo lo que acontece desde que tú presentas un escrito en el registro o preguntas por Salvador, mero ejemplo, es compartido a tiempo real con el interesado. No valdría, en el caso que nos atañe, el que se escude alegando que estaba en El Guindaste o echándose un cortado (o medio güisqui, si le apetece) en La Azadilla. Y me alegro enormemente por lo que a mí respecta. Ya no tendré que dirigirme a los grupos de la oposición (espero que hasta mayo) para trasladarle preguntas, porque Tomás estará siempre localizado, desde La Gañanía hasta Viera y Clavijo y desde la policía hasta Realserv. Ventaja indudable.
Sí estoy de acuerdo en que los tribunales hayan aclarado que Jaime Coello tiene derecho a seguir en las tres comisiones informativas. Porque una vez hecho el reparto al comienzo del mandato, si cada vez que haya una ‘pelea’ interna en un grupo debemos volver a cambiar, podríamos, al tiempo de cercenar la voz de un concejal, estar con permanentes modificaciones. Y si ya nos quejamos por la aparente poca seriedad y el escaso compromiso, el trasladar los problemas internos de las formaciones políticas a la gestión municipal es echar más leña al fuego. El PSOE portuense está necesitado de curas de humildad de puertas adentro, intentar aclarar sus notorias diferencias, ‘jubilar’ a más de uno y conformar una lista cohesionada para 2011. A Jaime, recordarle cómo han acabado los inventos de nuevos proyectos –que a decir de Antonio González son más de los que yo mencioné de Félix Real y Paulino Yanes (q.e.p.d.)–, y que las diferencias habidas con Padrón o Ferrer, o con ambas, no constituyen, per se, garantías suficientes. Porque el Partido –yo también me marché tiempo ha– trasciende ámbitos localizados, incluso enquistados.
Sí estoy de acuerdo en que la entrada de hoy ha llegado a su fin. Y mañana les recomiendo la lectura de “Exámenes (3)”, donde hallarán el amplísimo programa que una maestra proponía a la Junta local de enseñanza primaria de La Orotava para el control de sus alumnas. ¿Las quejas actuales?: peccata minuta. Por cierto, ayer escuché unas declaraciones de alguien de Fitapa y les puedo jurar que Milagros no hace una defensa mejor del inicio de curso. Quejones, sindicatos, que son unos quejones.