viernes, 17 de diciembre de 2010

La Gomera en el recuerdo (7)

Hoy me apetece obviar la visita de Franco a la isla en octubre de 1950, la del capitán general de Canarias (marzo del 52) y la del ministro de Educación (noviembre de 1953), y centrarme en lo que podemos denominar curiosidades.
En un debate en las Cortes, el ministro del ramo informa a sus señorías de la situación de los puertos de Canarias. Tras un encendido elogio de los de Las Palmas y Santa Cruz, expone: Dentro de las Islas Canarias se está procediendo a la ampliación y construcción de otros puertos de menos importancia, como son: San Sebastián de la Gomera, Arrecife y Santa Cruz de La Palma. Estos puertos es conveniente colocarlos en una situación de funcionamiento que evite el gran transporte que tienen que sufrir los frutos de aquellas regiones con el consiguiente demérito de los mismos. (La Vanguardia Española, 4 de mayo de 1950, jueves, página 4)
Bien poco duró la alegría de la noticia anterior. Pero es algo que se sigue estilando en la actualidad, aunque ahora se hacen modificaciones de crédito y reconocimientos extrajudiciales. Porque la referencia de lo acordado en el Consejo de Ministros, facilitada por la Subsecretaría de Educación Popular, en el apartado de Obras Públicas, hallamos: Decreto por el que se declara rescindida, sin pérdida de fianza, la contrata del proyecto denominado “Terminación de las obras de la primera etapa del puerto de San Sebastián de la Gomera”. (La Vanguardia Española, 15 de julio de 1950, sábado, página 3).
Y de una anciana, pero bien anciana, van las noticias siguientes: En ABC, 31 de diciembre de 1950, domingo, página 46, nos encontramos con este titular: Una anciana de la Gomera tiene ciento veinte años. Y detalla a continuación: Santa Cruz de Tenerife, 30. Se encuentra en esta capital la vecina de la isla de la Gomera, Rosa Muñoz, que cuenta ciento veinte años de edad. Nació en 1830 en esta capital. Entre su descendencia figura un nieto de cincuenta años y cinco bisnietos, uno de ellos de diecisiete. Su esposo murió hace veinte años. Aún gasta tabaco en polvo y ha resistido perfectamente el viaje desde la Gomera con fuerte oleaje. Su alimento principal consiste en la leche, gofio y potaje.
Al año siguiente (La Vanguardia Española, 17 de julio de 1951, martes, página 3): Ha fallecido una anciana de 121 años.  Santa Cruz de Tenerife, 16. Ha fallecido a los 121 años de edad, Rosa Muñoz Hernández, que deja hijos de ochenta años y nietos de 50, así como once tataranietos, uno de los cuales tiene 13 años. Hasta hace muy poco realizaba vida normal y hace poco más de dos años fue operada de cataratas. Parte de su vida transcurrió en la isla de La Gomera, de donde regresó hace unos años, en la cubierta de un buque que fue violentamente zarandeado por un fuerte temporal.
El mismo medio (La Vanguardia Española, 18 de noviembre de 1951, domingo, página 4): Se hunde un vapor al ser abordado por un pesquero. Santa Cruz de, Tenerife, 17. El vapor de cabotaje “Boheme” dedicado al transporte de carga entre las islas, cuando cargaba abonos químicos y otras mercancías con destino a Gomera, fue abordado por el vaporcito pesquero “Juan”, de la matrícula de Barcelona, que maniobraba para buscar atraque. A pesar de que los tripulantes del “Boheme” al advertir el peligro que corrían, dieron marcha atrás, no pudiendo evitarse el choque. Personal de la Comandancia de Marina y del minador “Vulcano”, acudieron en auxilio del buque siniestrado y utilizando una lancha motora remolcaron al “Boheme” hacia tierra hasta lograr quedarse embarrancado, pero poco después se sintió gran crujido y el “Boheme” se partió en dos, por la popa, hundiéndose rápidamente. No hay que lamentar desgracias personales, ya que la tripulación pudo saltar a tierra.
Y finalizamos el 30 de agosto de 1953, domingo (La Vanguardia Española, página 3) con la  Visita a Canarias de unos botánicos suizos.
Santa Cruz de Tenerife, 29. Una expedición suiza de botánicos, presidida por el doctor Emilio Schmid, catedrático de la Universidad de Zurich; integrada por los profesores Ilse Bener, Doda Brob y Myrta Albrecht, y los especialistas Emill Zogg y Robert Goeldt, ha visitado el archipiélago canario, especialmente la isla de Gomera, con el fin de estudiar las características de la flora insular. Al dar por terminados sus trabajos de investigación, el doctor Schmid, manifestó que las islas Canarias son muy atractivas, no sólo para los turistas, sino también para los botánicos. Respecto a la isla de Gomera, dijo que se encuentran en ella los más famosos bosques de “lauráceas” del mundo, constituyendo su flora las únicas reliquias del periodo terciario de dichas especies. Agregó que la expedición ha dado resultados beneficiosos, pues han salido gratamente impresionados de la buena conservación de esta vegetación. Terminó con palabras de elogio para la isla de la Gomera.
Afortunadamente la flora gomera siempre ha sido una constante. Y no olvidemos que el Parque Nacional de Garajonay se extiende por una superficie que supera el 10% de la isla. Fue declarado como tal en 1981. Posteriormente, en 1986, la Unesco lo incluyó entre los bienes que forman parte del Patrimonio de la Humanidad. La magia natural de la isla invita permanentemente a recorrerla a pie. Raro es el día en que el punto de encuentro situado en El Contadero no se halle a tope. Y es el turismo alemán, fundamentalmente, el que mejor conoce sus intrincados vericuetos.
Hasta la próxima.