jueves, 30 de diciembre de 2010

La Gomera en el recuerdo (9)

Y hoy relataremos informaciones que vamos a catalogar dentro del capítulo de ‘curiosidades’, salvo un accidente de un camión que, por despiste, no incluí en la entrega octava:
ABC, 21 de abril de 1955, jueves, páginas 41 y 42: Inauguración del servicio radiotelegráfico con La Gomera. Santa Cruz de Tenerife, 20. Ha quedado inaugurado el servicio radiotelegráfico con la isla de La Gomera, del cual se beneficiarán todos los pueblos de esa isla. El circuito radiotelefónico instalado para dar efectividad a este enlace se ha establecido entre Santa Cruz de Tenerife y San Sebastián de La Gomera, y las estaciones terminales se han construido en San Sebastián y Adeje, en el sur de Tenerife. La primera conferencia se celebró con el ministro de la Gobernación, D. Blas Pérez González, que, por intermedio del alcalde de San Sebastián de La Gomera, don Manuel Galván, envió una salutación a todos los pueblos de la isla.
ABC, 12 de enero de 1957, sábado, página 26: Un ciego de nacimiento logra ver a los treinta años. Santa Cruz de Tenerife, 11. En el Servicio de Oftalmología del Hospital Civil de esta capital ingresó hace aproximadamente un mes Francisco Negrín Torres, de treinta años, natural de Chipude, en la isla de Gomera, que nació ciego, igual que sus dos hermanos, y que hoy ha sido operado, con resultado satisfactorio, logrando la visión del ojo derecho. Esta noche ha embarcado para su tierra, donde, al cabo de treinta años, verá por vez primera la casa en que nació y los rostros de sus padres y hermanos. Hace algún tiempo fue operada su hermana, también con resultado satisfactorio.
La Vanguardia Española, 28 de octubre de 1957, sábado, página 7:
Benéfica labor de los helicópteros en las islas Canarias. Santa Cruz de Tenerife, 25. Uno de los helicópteros de la base de Los Rodeos, ha salido hasta la localidad de Hermigua en la isla de Gomera, con objeto de recoger a dos enfermos graves que precisaban inmediata intervención quirúrgica.  Durante el viaje atendió a los enfermos un médico de la Cruz Roja. El aparato aterrizó en el estadio y los pacientes fueron trasladados rápidamente al Hospital Civil.
ABC, 10 de septiembre de 1959, jueves, página 41: Un hombre de cien años, operado felizmente de apendicitis aguda. Santa Cruz de Tenerife, 9. Un centenario ha sido operado felizmente de una apendicitis aguda en el Hospital Provincial, sin que se presentara complicación posoperatoria alguna. D. Juan Marichal Correa, natural de Arure, isla de La Gomera, que cuenta cien años y dos meses de edad, se encuentra ya fuera de peligro de la intervención quirúrgica. Ha tenido veinte hijos en sus dos matrimonios, de los que actualmente viven seis. Su padre alcanzó también larga edad, pues falleció a los noventa y seis años. Juan Marichal ha estado en dos ocasiones en Cuba trabajando en plantaciones de caña de azúcar, y no conocía, en cambio, Tenerife, anhelo que ha visto logrado ahora.
ABC, 30 de diciembre de 1959, miércoles, página 84, y que bajo el epígrafe de  ‘Accidentes de circulación en España’, nos señala: Un hombre resultó muerto y otros dos gravísimamente heridos en la isla de la Gomera cuando un camión, propiedad del contratista de Obras Públicas Antonio Mora Gaspar, conducido por Manuel Ramos Plasencia, se dirigía desde la villa de San Sebastián a Vallehermoso, por la carretera general de la isla, y al llegar al kilómetro 9, se despeñó por un precipicio, quedando materialmente destrozado. Resultó muerto en el acto el conductor y además sufrieron heridas de carácter graves dos obreros que viajaban en el camión: Domingo Darias Medina, con residencia en Vallehermoso, y Daniel Vera Rodríguez, natural y vecino de Agulo.
Y revuelve que te revuelve, vuelvo a encontrarme otra joya de crónica firmada por Francisco Rodríguez Batllori (ABC, 20 de julio de 1958, página 7), y que lleva por título: ‘Lenguaje silbado’. Tampoco me resisto a transcribirla, aunque deba teclear el resto de esta entrada y toda la siguiente. Creo que vale la pena. Cuando finalicen su lectura, seguro que quedarán complacidos:
La riqueza de contrastes que ofrece la geografía del archipiélago canario tiene su paralelismo en una gran diversidad de costumbres y tradiciones populares, cuya pureza originaria se conserva intacta a través del tiempo. No es extraño sorprender en el campesino isleño, en su vida y en sus actividades, en sus palabras y en sus gestos, rasgos espirituales y físicos pertenecientes a otra época y que apenas han sufrido alteración en el transcurso de los años. El lenguaje silbado de los gomeros es una de las manifestaciones más acusadas y expresivas de las múltiples notas de recio tipismo que en el archipiélago se conservan desde épocas anteriores a su hispanización
(continuaremos mañana)