miércoles, 16 de febrero de 2011

Otro 'milagro' educativo

Hace unos escasos días, la consejera de Educación del Gobierno de Canarias ha negado que los alumnos del CEIP Santa Catalina (Las Palmas de Gran Canaria) estén “desatendidos” (el entrecomillado es mío). Y el subconsciente le jugó una mala pasada. Por supuesto que están atendidos. Los maestros sabemos muy mucho que entre nuestras múltiples ocupaciones está esa: atender, cuidar, andar con cien ojos, custodiar, vigilar. En estos casos de necesidad, menos educar, de todo. En este centro falta una tutora desde el pasado 13 de diciembre. Pero como Milagros sabe la tira de cómo se debe dar una clase, de cómo se organiza un colegio, de lo que su propia normativa (Reglamento Orgánico de Centros: ROC) señala acerca de la importante e ingente figura del tutor, máxime en estos niveles de primaria, alega que hay que “relativizar” (vuelve a ser mío el entrecomillado) las especialidades en primaria. Fiel seguidora de la línea marcada por Paulino III el Santo (¿o era Fernando?, ay, esta cabeza), ha aprendido a relativizar las cosas. Mira por donde, algo que yo también sé hacer. El aludido 13 de diciembre es el Día de Santa Lucía, patrona de los ciegos, a saber, de ella misma mismamente. Porque, dice el refrán, que no hay peor ciego que el no quiere ver. Se están luciendo y cubriendo de gloria. Y como se consuelan con encuestas amañadas publicadas en periódicos que mucho deben…
Algunos encumbrados (como Milagros y Paulino) darían comienzo a este segundo párrafo con aquello de ‘en otro orden de cosas’. Pues no, en el mismo orden de cosas, un amigo de correo electrónico y candidato socialista a la alcaldía de Tacoronte, Carlos Medina Dorta, me hace llegar la información de la manifestación habida en Guía de Isora, como protesta de la comunidad educativa del CEIP La Era por idéntico motivo: falta de maestros. Y aunque un servidor ‘se deba’ más al Norte, al tratarse de un tema relacionado con lo que uno trabajó bastantes más años que los que pueden aportar las dos autoridades mencionadas más arriba (súmenle, si les place, los de Ángela Mena), aquí estoy, en plan hidalgo de lanza en ristre o lanza en astillero. Resumo: haciendo El Quijote.
En la localidad sureña no han ido mejor las cosas que en el anterior caso aludido. De nada han valido cartas, reuniones, llamadas de teléfono y demás acciones dentro de los conductos reglamentarios para intentar que la Consejería de Educación enviara un sustituto para la tutora de un grupo de 5º del colegio La Era. Circunstancia que se une a otras bajas puntuales de maestros, amén de la eliminación de la plaza de la administrativa que prestaba sus servicios en el centro. Algo que no difiere de lo que, desgraciadamente, acontece en más colegios. El significativo número de personal adscrito al departamento de Milagros parece solo importarle para echarnos en cara que nos llevamos el pellizco más importante de los presupuestos de la Comunidad Autónoma. Además pretende que ni siquiera acudamos al médico. Mientras, el helicóptero sigue surcando los aires para pasear al señor presidente (aunque sea para ir a ordeñar una cabra en La Aldea; oye me recuerda una copla: Una noche muy oscura /un cabrero en Vallebrón, /en vez de ordeñar la cabra /quiso ordeñar al ca…), hay dinero para ir a Venezuela (y se jacta de haberlo hecho en casi un centenar de ocasiones), para los bodrios televisivos de La Nuestra (la de ellos), miles y miles de euros para sus traslados en la capital de España… Pero la culpa es nuestra. Que somos unos mimosos: madres, padres, profes, alumnos, auxiliares, personal de limpieza…
Los padres y madres del centro isorano alegan que “están viéndose lesionados los derechos de sus hijos a recibir la educación digna y de calidad que entre todos estamos pagando”. Son las consecuencias de una plan de sustituciones que bien quisiéramos los contribuyentes que lo pusieran en práctica los políticos en las diferentes instituciones. Pero eso solo se le ocurre a Cristina Tavío para aplicarlo en el ayuntamiento santacrucero, porque sabe que difícilmente podrá ser una realidad sabiendo de antemano que no alcanzará la alcaldía jamás en su vida (ni en bajada). Más claro lo tiene Rivero que piensa dialogar vis-à-vis con los responsables del informe PISA, para que le digan de una vez dónde demonios fallan ellos. No, ellos (el gobierno) no, los otros, los que realizan el estudio (deben estar aplicando mal las pruebas).
El pasado lunes (día 14, de los enamorados), para expresar públicamente el amor por el trato recibido, madres y padres se vieron obligados a impedir la entrada al centro de profesores y alumnos (las puertas del centro aparecieron bloqueadas con cadenas). “Sí en los próximos días seguimos sin solución, tomaremos medidas de presión aún más contundentes”, manifestaron las madres afectadas. Allí, a las puertas del centro, un nutrido grupo de madres, padres y alumnos se manifestó con pancartas y pitidos. Varias pancartas colgaban de las vallas del colegio o eran portadas por el alumnado del centro donde podían leerse textos como “Basta ya de mentiras. Educación de calidad ¡ya!”, “Milagros Luis Brito, sustitutos ¡ya!”, “No más bajas sin cubrir. Los niños no son culpables de la crisis”, “La educación de nuestros hijos es fundamental, pues son el futuro de nuestra sociedad”, entre otras.
Tras las primeras protestas a las puertas del centro, sobre las 9:30 horas, Policía y Guardia Civil se vieron obligados a regular el tráfico por varias vías del casco, ya que los manifestantes decidieron extender su protesta marchando hasta el otro colegio del casco, el CEIP Almácigo, donde a las puertas les atendió el inspector de Educación. Ante la imposibilidad de éste de aportar una salida al conflicto y una invitación para atender en privado un grupo representativo de familiares de alumnos varios padres y madres le increparon diciéndole que “no querían más reuniones, sino soluciones”.
Esto es lo que hay, pero aquí no pasa nada. Todo es relativo. Hasta las especialidades en primaria, como dijo la consejera. Luego llega el director territorial y reconoce que 10 de las 25 horas lectivas son impartidas por especialistas. Y como la tutora no está, las 15 restantes a repartir, como los cromos. No aprenderán estos críos, pero se divierten mucho saltando de aquí para allá. Más tarde acude presto Paulino y pretende que seamos bilingües en apenas unos años (dando las clases de inglés el de plástica, con mis respetos). Para lo que Melchior propone que nos vayamos a trabajar a Alemania. ¿Tú entiendes algo? Pero semos canarios, semos nacionalistas, semos así.
Hasta luego.