lunes, 7 de marzo de 2011

A por la mayoría absoluta

Redacté estas líneas ayer domingo. Para que ustedes, cuando a bien lo estimen hoy lunes, decidan asomarse a esta ventana. Es lo que pueden captar en los medios escritos cuando observan lo de hoy (por ayer), o algo así. Tras el pertinente repaso a la prensa, de cuyo ejercicio no me he llevado demasiadas sorpresas, sí creo conveniente resaltar algunas pinceladas. Puede que haya más de una que se repite, porque, eso dicen, los domingos es cuando la gente compra más el periódico (que lo lea es otro cantar). Y es, por lo tanto, cuando aprovechan los que necesitan estar en el ‘candelabro’ para publicar cuanta propaganda o publicidad crean menester.
Cuando restan unos meses para cada contienda electoral surge la figura del ‘articulista’ José Segura. Como si no tuviera poco con su verbo florido, nos ataca inmisericorde con los argumentos escritos que cree oportunos para su enésimo (o más) lanzamiento. Y así desde mil novecientos setenta y tantos. Esté nublado, haga sol o lloviendo chuzos de punta. Déjalo ya, Pepe, que se nos está cayendo el pelo.
Les conté hace unos días que recuperé mi libertad. Por consiguiente (Felipe González dixit), en todo lo concerniente a la figura de Santiago Pérez les remito al periodista Alfonso González Jerez, que en Diario de Avisos les mantiene al corriente: http://www.diariodeavisos.com/2011/diariodeavisos/content/9623/
Y ya que comencé con los enlaces, ahí va otro. Se trata de la homilía ‘wladimiriana’. Nueva disertación de las reformas que ‘hay que acometer’ en el agro isleño. Algo de lo que él jamás ha sido responsable, porque, como muy bien saben todos mis lectores, el otrora comunista no ha dejado su plaza universitaria en ningún momento. ¿El Cabildo? ¿Tú estás loco o qué? Lee. No hay derecho a los que estamos (nosotros, él no) haciendo con las papas. Menos mal que mi amigo Ángel sembró un saco allá en los altos de San Juan (José) de la Rambla: http://www.eldia.es/2011-03-06/criterios/4-Papas-dumping.htm
Se presentó en la Ciudad del Drago otro partido político más. ¿Y van? Se denominan Somos Icodenses  (SI) y se nutre de escindidos del PSOE. Parece estar de moda. Ingenuamente me pregunto si antes eran rambleros. ¡Ay, Moncho!
Después que don Francisco Camps firmara el popular manifiesto contra la corrupción, que otorga carta de naturaleza a cuantos desmanes crean oportuno (trajes incluidos), regresé al pueblo para ‘escuchar’ a mi alcalde, y nuevamente candidato de CC. Manifiesta no estar nervioso, aunque todos lo periodistas se empeñen en sacarle el retrato de Manolo Domínguez. Los pactos habidos en estos dos últimos mandatos, que no legislaturas, no han servido para nada. Sin embargo defiende que se ha hecho un montón de cosas. Pues vale, Oswaldo, si te empeñaste en pensar que soy imbécil, arráyate un millo. No te voy a quitar esa ilusión.
Como asimismo se le demanda su opinión acerca del controvertido Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a un número importante de trabajadores del hotel Maritim, reconoce que él no está para sacarse fotos (como otros), sino apoyarles, echarles una mano y mediar ante Gobierno y Cabildo. Eso sí, que no olviden que es un conflicto entre ellos y la empresa, aunque reconoce que se cometió un error por parte de un consejero del Gobierno de Canarias y, como consecuencia, tuvo lugar una reunión con el presidente, Paulino Rivero, y con el director general de Empleo, en la que el primero se comprometió con el personal. Vale, alcalde, muy bien, ¿pero dónde, en qué punto se halla ese compromiso? Ese consejero que metió la pata, ¿será, por casualidad, un militante de tu mismo partido, candidato a la alcaldía de Las Palmas de Gran Canaria (perdón, don José), y ascendido nada más y nada menos que a la Consejería de Economía y Hacienda en la última remodelación del Ejecutivo? ¿Eres tú el que dice que se equivocó o fue él quien lo reconoció? De una u otra manera, ¿ahí queda todo? Creo, con todos mis respetos que con actitud tan pusilánime no vamos a ninguna parte. Dice mi alcalde que tenían (los trabajadores) que haber presionado en el juzgado, como lo ha hecho usted. No lo entiendo. ¿Qué es eso de presionar a la justicia? ¿Acaso es mi alcalde seguidor de la escuela valenciana de los amiguitos del alma?
 Y a pesar de que, insisto, los pactos con PP y PSOE no aportaron absolutamente nada, a pesar de que CC ha gobernado en solitario apenas unos meses (y como solo hay dinero para cobrar a fin de mes y pagar la gasolina de los coches oficiales), son tantos los logros habidos (haz otro discurso, porque tal incongruencia se cae por su propio peso), que Amaro aspira a una mayoría absoluta. ¿A la quinta la vencida? Que sí, comenzaste la andadura en 1995. Ya sé que de número 3 (y Esteban Domínguez de número 8). Pues bastante que me alegro, porque Manolo (PP) se metió en política pensando en el sillón. Y dos va a ser que no. Bastantes problemas tuviste ya con Quico Amador. No he hablado últimamente con Regalado, pero me imagino que no se va a quedar de brazos cruzados contemplando el intercambio de disparos, y también aspirará a gobernar, ¿por qué no? ¿Mayorías absolutas? Permítame que lo dude. Está muy caro el mercado.
Pero están neurasténicos. Ambos. Tanto PP (que lo disimula mejor) como CC (que le pueden más los nervios). Y ya queda menos para que se haga oficial la convocatoria en el BOE. El asunto promete. Vayan adecuando una zona de mayor superficie, aunque sea en el sótano, porque después del 22 de mayo no van a caber en el actual salón de plenos. Si la mayoría absoluta se fija en once, ya tenemos 22 concejales entre Coalición Canaria y Partido Popular, a los que habrá que añadir los del Partido Socialista (qué menos que otros 11) y los de Izquierda Unida (que volvería a estar representada en el Consistorio).
Lo mismo aprovecho estos días que faltan, hablo con unos cuantos puretas y formamos otro partido que también tendrá las siglas SI (somos imbéciles) y nos presentamos. Puede que les fastidiemos las mayorías absolutas y nos convirtamos en llave. Porque el pueblo realejero es inteligente y puede pensar de idéntica manera que nosotros: ¿por qué vamos a ser menos clarividentes y preparados que el resto? Y como estaremos todos jubilados (no Tomás, tú quédate donde estás), podremos dedicar mucho más tiempo al ‘ayún’. Menos los ratitos para escribir en nuestras bitácoras. Hasta mañana.