lunes, 23 de mayo de 2011

A bote pronto

No creo que me pueda ganar la vida haciendo cábalas y pronósticos. Y si las quinielas jugadas guardan relación con partidos políticos y elecciones, he podido comprobar que el año 1987 ya me queda demasiado lejos. Y que, por lo tanto, me va a resultar mucho más rentable pegarme un tiro de leche en polvo y morirme de blanco. Así que seguiré escribiendo –en y con algo hay que entretenerse– de otras boberías.
Dicho lo cual, felicidades a Manolo Domínguez, y su grupo, por el triunfo, sin paliativos, obtenido en Los Realejos. Las hago extensivas, asimismo, a Izquierda Unida por su retorno al Consistorio. Y me apetece dar la enhorabuena a la sanjuanera ramblera Fidela, al menos en desagravio por la ‘leña’ feroz que le han dispensado desde cierto ‘cuarto’ de comunicación. Que gobierne o no, ese será otro cantar.
Lo de CC, descalabro y castigo. Lo del PSOE, debacle, hecatombe; y deberá ser algo más que la deriva nacional. Además, en vez de reconocer que mucho debe estarse haciendo mal, se limitan al consuelo con el chivo expiatorio de la crisis. Eso sí, mañana empezaremos a trabajar.
Y ya está. Los sesudos analistas pondrán el resto. Me gustaría comunicar a los pocos atrevidos que osaron enviarme un posible resultado para estas elecciones en el pueblo, que no acertaron ni el reintegro. Uno que no me dio números, sí me señaló que el PSOE no había tocado fondo. A la vista está que tenía razón.
Ya se han iniciado los navajazos allende los mares. Se debe refundar el partido, dicen. Yo, que un día formé parte de él, estimo que se debe “refundir”.
Sigan leyendo lo de Alfredo Mederos. Eso sí que es interesante, imperecedero. El resto, aleatorio, transitorio, volátil.
Me voy a dormir, tengo la cabeza llena de números. Y uno es más de letras. Au revoir et à bientôt.