martes, 24 de mayo de 2011

El paso por La Gomera

Tras el exordio de ayer, iniciemos la etapa de la docencia de Alfredo Mederos. Y bien joven debió finalizar sus estudios, con la consiguiente titulación, pues en La Opinión (26 de febrero de 1916, página 2) hallamos el siguiente anuncio:

“Se han recibido en la Dirección del Instituto –donde pueden pasar a recogerlos los interesados– los siguientes títulos:

De «Bachiller», de D. Francisco Herraiz Malo, y de «Maestros elementales» de don Cayo Julio González y López, D Manuel González y García, D. Robustiano Toledo y Torres, D. Antonio Hernández e Izquierdo, D Miguel Ruiz y Rodríguez Quijada, D. Alfredo Mederos y Galán, D. Víctor Pérez y Quesada, D. Buenaventura Maximiliano Benítez y Martínez y D. Francisco Delgado y Herrera”.

A modo de curiosidad, observen en la primera imagen el reclamo publicitario de un festival taurino en La Orotava.

Al finalizar ese año, ya se hallaba Alfredo Mederos dando clases en La Gomera (también su padre, Alfredo Mederos Cruz), pues en el periódico Gaceta de Tenerife (30 de diciembre de 1916, página 2) aparece inserto esta información:

“De La Gomera. Asociación.

En junta general celebrada el día 19 de Noviembre último por los Maestros de la isla de la Gomera resultó elegida por mayoría de votos la siguiente directiva:

Presidente honorario, D. Juan López Tamayo, Inspector Jefe de 1ª enseñanza y D. Leoncio Bento Casanova, Diputado provincial. Presidente efectivo, D. Alfredo Mederos Cruz. Vice-Presidente, D. Marcos Frías y Delgado. Secretaria-Tesorera, doña Aurelia Hernández Arocha. Vocales, D. Alfredo Mederos Galán, Dª. María Luisa Fagundo, Dª Rosa Bento y Dª Dominga Mendoza y Trujillo”.

Y también la croniquilla que se transcribe, a modo de Ecos de Sociedad:

“Hemos tenido el gusto de saludar en esta redacción a la respetable señora Maestra de Hermigua Dª Aurelia Hernández Arocha a la que después del correspondiente saludo de presentación nos manifiesta su grandísimo deseo de que hagamos constar en las columnas de nuestro diario las manifestaciones de agradecimiento al pueblo de Agulo por el sentimiento de patriotismo donde tanto ella como su compañero D. Alfredo Mederos fueron recibidos en una expedición hecha al referido pueblo.

A su llegada, dice, salieron a su encuentro, además del respetable señor Alcalde D. César Casanova, el señor Juez D. Jacinto Bento, y el señor Secretario D. Roberto García y los dignísimos Sres. D. Leoncio Bento Casanova Diputado provincial y su señor hermano el rico propietario don Ramón Bento, acompañando las Escuelas para ver el pintoresco pueblo de Agulo en compacto grupo todas las masas sociales, llevando luego a los niños al Casino Amistad donde fueron obsequiados por el Sr. Alcalde con dulces, pastas y vino, manifestando dicho señor el sentimiento de no obsequiarlos mejor por lo imprevisto de la gira que se hizo sin anunciarse.

A la salida del Casino hicieron uso de la palabra con muy bien cortadas frases don César Casanova y don Roberto García arengando a los maestros que no desmayaran en el camino trazado y que continuásemos visitando su pueblo. También fueron obsequiados los niños por la dignísima Maestra de Agulo, doña Rosa Bento y su señor esposo don Manuel Mora, con dulces y mistela servido por ellos mismos. No dejando nada que desear en la casa del señor Diputado don Leoncio Bento y su señor hermano don Ramón, allí se sirvió a niños, Maestros, Autoridades y todo el que se unió a ellos, fue un derroche de vinos, cervezas, champagne, dulces etc. La referida maestra nos ruega demos las gracias desde estas columnas a los referidos señores y al pueblo sin distinción de clases ni edades porque en compacto grupo y dando vivas a los maestros nos despidieron hasta la salida del pueblo”.

Era frecuente en el entonces. Hemos tenido la oportunidad de leer otras referencias de ‘excursiones’ y se estilaba la invitación con ciertas bebidas que no parecen en la actualidad muy consecuentes para los infantes. En el retorno de una gira de unos escolares de La Dehesa (Puerto de la Cruz), señalaba un periódico (creo recordar de principios de la década de los veinte del pasado siglo) que llegaron alegres, contentos y felices. No es de extrañar, pienso yo, con tanto vino, anís y demás.

Nos quejamos aún los docentes por la excesiva burocracia a la que se nos somete. Ignoro la casuística de los que se mentan en el Boletín Oficial de Canarias (19 de marzo de 1917, página 5), pero lo mismo estaban, como los actuales, hasta la mismísima coronilla:

“Inspección de 1ª Enseñanza de Canarias. Estadística Escolar. Anuncio.

Es verdaderamente lamentable que a pesar de los requerimientos repetidamente hechos por esta Inspección desde el Boletín Oficial de la provincia y de los periódicos de todas clases advirtiéndoles de la penalidad en que incurrían, existan aún Maestros y Secretarios de las Juntas locales de 1ª Enseñanza que no han llevado a cabo el servicio de estadística escolar establecido por Real orden de 17 de Noviembre último y conforme a las instrucciones de la Dirección General de 4 de Diciembre próximo pasado que se publica en el Boletín Oficial de la provincia de Canarias de 5 de Enero último.

En su virtud se hace saber que con esta fecha se han circulado las oportunas órdenes para que se les aplique definitivamente y sin ulterior recurso la suspensión de sueldo por diez días establecida por orden de la Dirección General, de 3 de Febrero anterior, a los Maestros siguientes que aún no han cumplido el servicio de esta estadística tan repetidamente reclamado:

La Laguna-Valle Guerra, Don Francisco Acevedo. Puntallana, Dª Encarnación Yanes del Carmen. El Rosario, Dª Elena Mora Sansón. Tanque, Dª Antonia Zamora. Yaiza, Don Rafael Cabrera Perdomo. Yaiza, Dª Marina Socas (Hoy en la Dehesa de Santa Cruz de la Palma). Artenara, Don Antonio Quintana Henríquez. Tejeda, Dª Eva Guerra. Las Palmas-Marzagán, Doña Dolores Sánchez Nuez. San Mateo, Dª Agustina Padilla Martínez. Teror, Dª María Jesús Rodríguez. Betancuria, Dª Juana Arévalo. Tetir, Dª Concepción Domínguez Mauricio. Alajeró, Dª María Antonia Gómez. Arure, Don Alfredo Mederos Galán. Valverde-Pinar, Don Francisco Miguel Armas”.

Luego se recuerda que se han hecho acreedores de idéntica sanción otros profesores que no habían subsanado ciertos errores en la confección de los estadillos.

Por último, una pequeña batería de breves:

“Sección Noticias: Don Alfredo Mederos y Galán ha sido nombrado maestro interino de la Escuela nacional de niños de Agulo, en la Gomera”. (El Imparcial, 30 de abril de 1917, página 3)

“De La Gomera. Noticias de Vallehermoso.

Para Valverde, a ocupar la escuela de su propiedad ha salido el laborioso profesor de primera enseñanza y buen amigo nuestro, don Francisco Llanos, a quien deseamos buena acogida y una justa recompensa a su meritoria labor. También ha vuelto a ocupar la escuela de Agulo el joven profesor D. Alfredo Mederos Galán acompañado de su joven esposa”. (El Imparcial, 30 de septiembre de 1917, página 1)

“Ecos de Sociedad: En Agulo (Gomera), ha fallecido un pequeño hijo de D. Alfredo Mederos Galán, maestro nacional de aquel pueblo. Le hacemos presente nuestro pésame”. (El Imparcial, 12 de junio de 1918, página 1)

Las pesquisas nos trasladan (siguiente entrega) a la escuela realejera de La Longuera. Hasta la próxima.